dic 19 2011

La expedición de Ursúa y los crímenes de Aguirre

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Nos entusiasman las introducciones del editor Javier Marías, del prologuista Pere Gimferrer, y de la traductora Soledad Martínez de Pinillos, a quienes se ve apasionados por ésta historia novelada.
Nos emociona la referencia a los hechos legendarios, la expedición en busca de El Dorado.
Agradecemos la edición porque es necesario conocer las diferentes visiones de los hechos, rescatar a su compositor, Robert Southey, reivindicar el género.
No es oro todo lo que reluce.
La expedición -iniciada por Pedro de Ursúa y concluida por Lope de Aguirre- que atravesó el continente americano desde el Perú hasta la desembocadura del Orellana, terminó como el Rosario de la Aurora, su crónica es espeluznante, una sucesión de crímenes innecesarios y de actos de tiranía que convirtieron la marcha en un despropósito, sus líderes han pasado a la Historia como grandes infames, insertando en ella una página negra, que desborda lo cuestionable de las hazañas de Cortés, Pizarro o Alvarado y se adentra en el lado oscuro, porque nos muestra –solamente- el envés descarnado de la conquista, la codicia desenfrenada, el ansia de poder y la crueldad extrema de unos hombres alienados por la grandeza de lo que estaban viviendo y por la naturaleza pesadillesca que los envolvía, pero sobre todo por su propia maldad, enfrentados a su dios, despóticos, levantiscos y traidores.
Robert Southey toma la historia de Piedrahita, de Garcilaso, de Ulloa, de Simón, la convierte en una novela de aventuras, Gimferrer ve en ella acentos de tragedia shakespeariana y los ve con razón. El tono y el leguaje trascienden el ochocientos porque la novela se podía haber escrito hoy, y no hubiera sido desacertado restituir las fuentes castellanas que cita el texto original, aunque fuera en un apéndice, lo que hubiera sumado en vez de restar.
Dice Southey de Aguirre que había en su carácter algo notable a la vez que monstruoso.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Interesados en la historia de la conquista.
Tipo de lectura: En algunos momentos se hace algo monótona por la sucesión de crímenes y la reproducción de los levantamientos.
Argumento: Intenso.
Personajes: Detestables y crueles.
¿Dónde puede leerse?: Hamacándose en uno de los barcos que cubren el servicio amazónico.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual, o en Méndez, en la calle Mayor de Madrid www.libreriamendez.net


dic 18 2011

Buen amigo (Bel – Ami)

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Guy de Maupassant, escritor francés, vivió en la segunda mitad del siglo XIX.
Se le puede considerar realista en lo literario, siguiendo la estela de Gustave Flaubert que fue maestro y amigo suyo.
Y realismo es aquí la objetividad aparente, la introducción de cada personaje en la novela con el detalle de una fotografía nítida, es incrustarlo en un interior o en un paisaje descritos minuciosamente, una sola vez quizás, pero con una fuerza tan poderosa que el lector lo recrea después, por su mera mención, a lo largo del relato; es también retratar lo que Balzac quiso dejar definido como comedia humana, las ambiciones, comportamientos y pecados de una sociedad reconocible; Maupassant tuvo perspicacia para detectar los detalles de la personalidad de la época y vestir con ellos a sus seres de ficción.
Bel-Ami es la historia de un ascenso social y de un descenso moral, con ella el escritor llegó todo lo lejos que podía en el camino del escándalo, recogió las inquietudes morales que flotaban en el inicio de la Tercera República Francesa, se mostró antirreligioso y anti burgués.
Bel-Ami es una historia de pequeñas decepciones, hoy nos puede parecer tibia con sus frases ambiguas, decentes y complicadas, bajo cuyas palabras hay sentidos ocultos y que expresan todo lo que uno quiere decir con sus reticencias bien calculadas –palabras con las que intenta dar Georges Duroy, su Bel-Ami, para expresarse-; ayer sentenció a una clase social, delatando su hipocresía.
El retrato de ese Bel-Ami, poderoso por su belleza, despiadado con las mujeres, cínico y vividor se ha convertido en un arquetipo de la literatura.
María Teresa Gallego Urrutia, ha usado de su oficio para traducir el apodo del protagonista que da nombre a la novela -Buen amigo- en vez de mantenerlo en el francés original, rompiendo una larga tradición, descontando que el lector debería tener interiorizados los matices de ese sobrenombre legendario; en algunos momentos esto no funciona. Sustituirlo también en la portada ha sido osado y discutible, por eso sospecho que el editor le ha enmendado la plana incluyéndolo entre paréntesis.
En 1945, Isabel O. de Palencia lo tituló, en una edición mejicana El buen mozo. No iba descaminada.
Se dice que Toulouse-Lautrec retrató a nuestro Bel-Ami bajo los rasgos de Monsieur Louis Pascal, y sabemos que se avecina una versión cinematográfica de la novela, protagonizada por el vampírico Robert Pattison, que seduce a Kristin Scott Thomas, Uma Thurman, y Christina Ricci; la ha dirigido Declan Donneland y parece que el actor se desnuda en el filme, no es el único que lo hace en Bel Ami.

Calificación: Buena.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: Interesante.
Personajes: Apasionados y ambiciosos.
¿Dónde puede leerse?: En París.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


dic 17 2011

13,99 euros

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Autodestructiva, nihilista y falsamente hedonista resulta esta lúcida visión de la publicidad, escrita desde dentro del oficio por Frederic Beigbeder, para hacer reventar todos y cada uno de los engranajes por los que subsiste. Su autor emplea un manuscrito lleno de notas existenciales con propósito de que vean la luz y así despedirse como creativo senior de una agencia que, llevando la campaña de Madone (marca que no existe, pero que resulta fácilmente reconocible), debe hacer un spot para la línea de productos Delgadín.
Octave, que así se llama quién empieza narrando en primera persona, para convertirse sólo en los puntos suspensivos de un claim vulgar contado por ellos, sabe del poder de las palabras como subterfugio que seduce por sí mismo, siendo consciente de que con ellas no se cambiará el mundo, sino que como mucho, se maquillará para que parezca otra cosa; por debajo de un oficio demasiado bien pagado para soportar toda ética, Octave pasa de ser conductor de deseos insatisfechos o morbo, a convertirse en un ramplón y exquisito cocainómano en cura de desintoxicación. Desde el principio, su visión del mundo es aberrante, pero él ejerce de amo que con su pluma es capaz de dominar el mundo. No pide que sus anuncios gusten o no. Da por supuesto que es muy bueno, porque lo que hace vender él, pobre diablo, es insólito; él, a quién le gustaría gustar sólo por haber escrito menos de la mitad de medio párrafo de lo que cualquiera de sus admirados escritores muertos dejó escrito en cualquier cuartilla.

Calificación: Demoledora.
Tipo de lectura: Asequible; existe hasta una película con este material.
Tipo de lector: Capaz de vislumbrar un falso techo sobre lo lúdico en publicidad.
Argumento: Diario de un naufrago vital, que no profesional.
Personajes: Nuevos ricos.
¿Dónde leerlo?: En una cafetería cercana a AZCA, lugar de ejecutivos.


dic 15 2011

Ernesto Sábato según él mismo

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Fragmentos de la conversación que en 1977 Joaquín Soler Serrano mantuvo con el escritor argentino Ernesto Sábato. El vídeo completo está AQUÍ

Imagen de previsualización de YouTube


dic 15 2011

Diccionario de literatura para esnobs

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Soy esnob, cantó Nacha Guevara, y casi que atisbamos a Nacha adquiriendo sin dudarlo un ejemplar de este libro en cuanto lo viera en los anaqueles de la librería.
Lo mismo que he hecho yo.
Es un anecdotario, una relación de malditos, periféricos y accesorios, compuesto por entradas alfabéticas, que quedan al albur de los gustos personales de su autor -director de cultura y libros de la edición francesa de la revista Marie Claire-, sometidas al despliegue de su erudición literaria, que es mucha y parcial.
Se habla poco sobre libros y no lo suficiente sobre sus autores, no nos abre el apetito lector  -aunque despierte súbitos chispazos de interés por algunas cosas- porque insiste demasiado en lo anecdótico, en algunos movimientos que parece conocer bien y que son sus marcas generacionales -beatnicks, algonquines- más los adscritos a dos o tres cenáculos literarios de las pasadas décadas de los sesenta y los setenta; porque basa todo en lo escabroso y el escándalo.
La visión es francófona, por lo que es comprensible que apenas aparezcan dos escritores españoles: Max Aub, y José Carlos Llop que por cierto escribe el prólogo mencionando el detalle, encantado de haberse conocido. No, no está Emilio Sanz de Soto, pero tampoco Marie Laure de Noailles y eso sí es imperdonable, Marie L´Or. Ni el vizconde de Lascano Tegui.
La entrada que corresponde a Marcel Proust es elegante y memorable por lo ingeniosa.
El tono es chispeante y sarcástico aunque superficial, pero registra frases impagables, como la de Anna de Noailles, poniendo punto final a una discusión teológica: ¡Ya está bien, si Dios existiera, habría sido la primera en enterarme!
Este Diccionario de literatura para esnobs puede servir para consulta, divertimento y brújula literaria, para darnos cuenta de todo lo que nos queda por leer.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Esnobs.
Tipo de lectura: Entretenida.
Personajes: Artistas desquiciados.
¿Dónde puede leerse?: En el bar del Ritz, place Vendôme.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual, o en La Buena Vida http://labuenavidaweb.wordpress.com lo edita Impedimenta en bonita edición.


dic 13 2011

El tango en sus letras

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La editorial Losada nos acerca este volumen firmado por Óscar del Priore que recopila un buen número de tangos, milongas y valses. Son más de doscientos.
El prólogo del autor es francamente bueno y detalla aspectos más que interesantes sobre la temática que se trata en las letras. Avisa, con buen criterio, que la letra de un tango se escribió para ser cantada y que sin la melodía nos encontramos ante un tango mutilado. La madre, las flores, la muerte, Buenos Aires o el propio tango se deslizan, página a página, para llegarnos en forma de borrachos, bellas mujeres o el entrañable barrio al que se refieren unos versos que, muchas veces, alcanzan gran belleza. Podemos saber (leyendo este libro) los cantantes mejor colocados por ser los que más temas estrenaron o cantaron, lo que significa cada cosa en las letras, el trato que reciben los diferentes asuntos, cuándo se estrenó cada pieza, dónde fue, quién interpretó la primera vez una milonga y las versiones de cada tema quién las firmó.
A modo de muestra, dejo aquí la letra de una de las piezas más famosas de la historia. Y por la que siento debilidad desde hace muchos años. Escrito por Homero Manzi y compuesta la partitura por Lucio Demare, se estrenó en 1941.

Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su corazón.
A yuyo del suburbio su voz perfuma,
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá en la infancia su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón,
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol.
Malena canta el tango con voz de sombra,
Malena tiene pena de bandoneón.

Tu canción
tiene el frío del último encuentro.
Tu canción
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no sé
si tu voz es la flor de una pena,
só1o sé que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento más buena,
más buena que yo.

Tus ojos son oscuros como el olvido,
tus labios apretados como el rencor,
tus manos dos palomas que sienten frío,
tus venas tienen sangre de bandoneón.
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callejón,
cuando todas las puertas están cerradas
y ladran los fantasmas de la canción.
Malena canta el tango con voz quebrada,
Malena tiene pena de bandoneón.

Calificación: Curioso.
Tipo de lectura: Se puede leer como un libro de poemas. Muy entretenida.
Tipo de lector: Amantes del tango, claro.
¿Dónde puede leerse?: En Buenos Aires, desde luego, pero, si le pilla retirado, cualquier sitio es bueno.
¿Dónde puede comprarse?: En la libraría habitual te lo encontrarán.



dic 12 2011

Juan Rulfo: Lectura de “No oyes ladrar los perros” y entrevista en cinco partes

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Lectura de No oyes ladrar los perros

Imagen de previsualización de YouTube

Entrevista realizada por Joaquín Soler Serrano al escritor en el programa de TVE A Fondo en 1977. Es más que interesante.

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube


dic 12 2011

Mooch

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Podría traducirse como Mangoneo este excelente libro del hijo de John Fante, Dan Fante, que nos llega por Sajalín, esta vez dotando a su protagonista, que nos narra en primera persona una peripecia digna de tal título, las desventuras de un cínico Bruno Dante, vendedor de aspiradoras al que el peso de un genio de las letras, le lleva a tener problemas con el alcohol y con un sistema en avanzado estado de descomposición, ya que si el sueño americano nacía ya podrido en los años 20, sólo queda recoger migajas en forma de ramalazos resignados que nos lleven a someternos a la explotación de un trabajo de teleoperador para una empresa que reemplea a colgados de toda condición.
Lo que en Bukowski o John se considera brutalmente honesto, aquí no cabe; nos encontramos con un personaje que no comulga ni con los ideales católicos de su padre y que considera estúpido y, a la vez, inevitable acudir a las sesiones de Alcohólicos Anónimos en nombre de un Cristo al que enunciaron charlatanes y otros genios de la estafa. Así de desgraciado comienza siendo Bruno, uno más, hasta que conoce a Jimmi Valiente, de quién apenas sospecha nada sobre su adicción al crack o las felaciones que le hace a cada tipo que se encuentra. Pero Jimmi le detesta y le considera una presa fácil y desechable a voluntad.
Brillantes diálogos, acción trepidante y escaso humor salvo en las imágenes, convierten este Mangoneo en la historia de un perdedor sin concesiones, que por más que se redima y encuentre lo que busca en su camino, hallará en los bordes altos grados de insatisfacción testosterónica. Es ésta, pues, una bestia que trae consigo los genes de la locura y el talento.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Ágil, amena, sencilla.
Tipo de lector: Todo el que haya sufrido cualquier tipo de empleo basura.
Argumento: La escritura como algo viejo, caduco, obsoleto.
Personajes: Magistrales.
¿Dónde leerlo?: En cualquier motel de la Ruta 66.