Canción de navidad

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Leer a Charles Dickens significa algunas cosas más que importantes. Por ejemplo, acercarse a un tipo de literatura que hoy nadie se atrevería a publicar, pero que explica el lugar en el que se encuentra la creación literaria actual. Otro ejemplo; los narradores son otros, los personajes se construyen desde lugares muy retirados a los que se utilizaban en el siglo XIX y la presencia del propio autor en la narración (hoy un pecado casi mortal) habitual y casi necesario.
Pero, sobre todo, leer a Charles Dickens significa conocer la inmortalidad de una obra literaria, lo universal de unas líneas. Porque Dickens es un autor que funcionará mientras el mundo sea mundo.
Sus personajes somos todos, sus tramas son creíbles desde lo verosímil de la ficción por siempre jamás. Una novela de Dickens es un mundo que encaja perfectamente en la realidad (sea cual sea el momento histórico que viva el lector). Ni el lenguaje victoriano y decimonónico, ni la candidez e inocencia en lo narrado que hoy no encontramos en ninguna publicación, ni ese olor a folletín del que los autores modernos escapan como si fuera la peste; nada, puede hacer de una obra de Dickens algo sin valor.
Canción de navidad es una narración llena de matices que la convierten en un territorio común para cualquier occidental. Todos podrían ser Ebenezer Scrooge. Cualquiera de nosotros podríamos dar la espalda a una realidad que nos llevara a cumplir con nuestra misión en este mundo. Lo que le sucede a ese personaje es algo habitual aunque esté disfrazado de esto o aquello. En navidad, en verano o dentro de una caverna. Porque lo que cuenta Dickens es cómo un ser humano se olvida de sí mismo, cómo lo material suele ganar la batalla a lo espiritual, cómo el hombre deja de ser hombre.
Mezcla realidad y fantasía; pasado, presente y futuro; bondad y maldad; generosidad y avaricia. Todo se contrapone a su contrario en este pequeño relato para que el lector se pueda situar ante algo tan cotidiano como extraordinario.
Por si era poco, Canción de navidad es una obra muy divertida, inquietante, llena de valores que antes eran el pan nuestro de cada día y que hoy parecen ser despreciados por muchos.
Los jóvenes encontrarán en este relato una forma de acceder hasta la lectura de obras clásicas. Cómodo e infalible. Los adultos que ya saben lo que supone un libro, recordarán la importancia de los clásicos.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena y sencilla.
Argumento: Un hombre olvida lo que es.
Personajes: Muy bien diseñados y desarrollados.
¿Dónde puede leerse?: A solas. Para poder pensar.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.