Una lectora nada común

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

¿Lee la realeza? ¿Es el mundo en el que viven el mismo en el que nos movemos los demás? ¿Qué pasaría si una reina decubriera que el universo es uno muy distinto al que ella tenía por cierto?
Una lectora nada común relata cómo una reina, la de Inglaterra para ser exactos, entra en una biblioteca pública móvil que se encuentra cerca de palacio. Decide llevarse un libro prestado y con él descubrirá que las cosas no son como ella creía. Es una novela muy divertida que puede allanar el camino hacia la lectura. Con una buena dosis de diálogos (esto es muy cotizado entre los jóvenes que son obligados a leer en casa o en el centro de estudios; un error que el buen lector olvida más adelante), de fino humor con el que Alan Bennett arremete contra la clase política y estamentos, llena de fina ironía removedora de inteligencias.
Los padres buscamos novelas que hagan disfrutar a nuestros hijos e hijas. Esta es una de ellas. No es gran literatura, pero, sin profundidades, desarrolla una trama muy entretenida que puede hacer pensar al lector. Que la reina de Inglaterra cambie su forma de ser, su forma de mirar al resto de personas, no deja de tener su gracia.

Calificación: Entretenido.
Tipo de lector: Jóvenes sin un criterio literario muy definido.
Tipo de lectura: Fácil. Muy agradecida.
Personajes: Reina y el resto. Finalmente, el resto y la reina.
Argumento: Un libro puede cambiar la vida.
¿Dónde puede leerse?: En Londres, claro. Pero si es en Getafe también puede servir.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería de siempre.


Comentarios cerrados.