oct 27 2011

R G (Bangkok – Belleville)

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Si el primer volumen de R G es espléndido, este lo es más.
Con los personajes ya perfilados en la primera entrega de la serie, Pierre Dragon y Frederik Peeters hacen que estos evolucionen entrando de lleno en su sicología, en su intimidad, en sus virtudes o defectos. Además, la trama de este cómic es divertidísima, bien trenzada y culminada con exactitud. esta ve, Dragon dedica sus esfuerzos a erradicar redes de prostitución y trabajadores ilegales de origen oriental. Narrado en primera persona (un acierto) lo que vemos desde ese punto de vista nos sumerge en la conciencia de un personaje muy redondo.
Peeters sigue con su detalle, con sus comparaciones entre el París turístico o francés y el que aloja a otros en su periferia. Tiende a utilizar viñetas que determinan de forma fulminante el carácter de los personajes al fijarse en un pequeño detalle del rostro, por ejemplo.
La persecución que dibuja Peeters por los tejados de París recuerda a Hitchcock, los diálogos a los mejores de la novela negra y el producto final a los mejores tebeos. Un trabajo en compañía de un agente secreto francés dedicado a contar su experiencia.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Amena. Mucho.
Tipo de lector: Jóvenes y adultos sin distinción.
¿Dónde puede leerse?: En un tejado. Con cuidado de no caer.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería habitual.


oct 27 2011

1q84 libro 3

Artículo escrito por: Carmen Neke

Después del trepidante final del libro 2 de esta trilogía, los lectores esperaban (o temían, según el talante de cada uno) una continuación similar en el libro que cierra la serie. Lo que nadie podía esperar era una continuación que tiene mucho más que ver con las primeras novelas del autor que con sus últimas obras. Murakami vuelve a sus orígenes presentándonos a unos personajes atrapados en unas circunstancias inexplicables contra las que no pueden luchar y sobre las que se sientan a reflexionar en los parajes más insospechados: una ciudad llena de gatos, un apartamento abandonado, encima de un tobogán mirando las dos lunas del cielo.
A Tengo y Aomame se les ha unido esta vez el abogado e investigador Ushikawa que pretende darles caza, pero es una persecución más bien filosófica e introspectiva basada en la inacción. Las tres figuras protagonistas se van presintiendo y desencontrando a lo largo de la novela, al parecer siguiendo las teorías de Ernst Jung, y llenan su tiempo en meditaciones sobre su presente, su pasado y su falta de futuro, al parecer siguiendo el modelo de En busca del tiempo perdido de Proust. El autor suelta en este libro gran parte del lastre argumental que fue acumulando durante las dos entregas anteriores, de manera que el lector que vaya buscando respuestas conclusivas se puede llevar un buen chasco. En cambio el lector que busque una buena lectura podrá disfrutar del ritmo lento y cadencioso de la obra, que va revelando una profundidad humana y emocional del trío protagonista capaz de enganchar al lector mucho más que todas las sectas y todas las lunas de los dos primeros libros. Las últimas cincuenta páginas están dedicadas a rematar la trilogía con un final de opereta, pero nada puede estropear ya el buen sabor de boca que deja esta obra. Murakami ha sabido finalmente reducir una historia que pecaba de excesiva a su más pura esencia.
Calificación: Sorprendentemente bueno.
Tipo de lector: Amante del Murakami más introspectivo.
Tipo de lectura: Hipnótica, lenta y cadenciosa.
Argumento: Realmente no pasa nada.
Personajes:  Tengo, Aomame y Ushikawa, tres personajes perdidos en sus propias circunstancias muy personales.
¿Dónde puede leerse? En algún sitio cómodo, es un libro que no querrán dejar de leer.