La gaviota

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Como en otras de sus novelas, Sandor Marai, un escritor húngaro que nació con el siglo XX, desarrolla en esta los temas sobre una cuenta pendiente: el pasado que regresa, inexorable.
La amenaza es una mujer elegante y hermosa que guarda un secreto, se encierra con el protagonista en interiores evanescentes, amenazados.
El narrador es intuitivo, sabe que el personaje principal quiere vivir apartado de los escenarios de una historia, que aun así le acosa; que analiza las causas de cada gesto, los mecanismos que desencadenan lo inefable, lo que está llamado a suceder.
La gaviota es la obra más interrogativa y filosófica de todas las traducidas al castellano de Marai; es también –por momentos- repetitiva y cansina como lo es esa pequeña fiesta que sucede antes de que se apague Europa; es una gaviota oscura, alegórica; cuenta sin verla la guerra, el amor, lo cruel de la condición humana, lo atávico de las migraciones que compusieron un continente variado y extravagante.
Esto era Europa, piensa, asomándose al palco para mirar hacia abajo, al semicírculo de luces, a la orquesta y su director, el telón de terciopelo rojo, la suntuosa decoración de la sala: lo observa todo igual que un turista contempla los restos del anfiteatro de una ciudad destruida, donde antaño se interpretaban obras de Sófocles hasta que sus habitantes, que integraban aquella cultura y frecuentaban aquel teatro, y sus viviendas fueron arrasadas por la lava.
Sandor Marai se quitó la vida en 1989, tras cuarenta años de exilio.
En el momento en que se inicia la novela, nuestro actor principal acaba de firmar un edicto que va a ser publicado. En todo caso, únicamente cumplía órdenes.

Calificación: Lírico.
Tipo de lector: Adictos a Marai y a las decadencias.
Tipo de lectura: Levemente empastada.
Argumento: Ausente.
Personajes: Él es firme y real, ella una fantasmagoría.
¿Dónde puede leerse?: En Budapest, claro.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.