La ciudad y los perros

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La ciudad. Los perros.
Lima. Los cadetes de una escuela militar, su iniciación a la vida y a la instrucción.
Una ciudadela sellada. Aquellos que les lamen o les ladran.
Esta es una narración en la que desfilan ante nosotros las diferentes caras de un prisma, sus facetas que se oponen, o convergen, en un estilo de escritura fragmentada, sobre la que el gran escritor peruano -y español- Mario Vargas Llosa, levantaría el edificio de su obra indispensable y monumental, que explica y -nos explica- las sociedades latinas de América.
El Perú.
Novela de iniciación: a la vida para sus protagonistas, a la literatura para un escritor novel, a la renovación para las letras hispánicas.
Dos narraciones básicas que se multiplican en el tiempo y en el espacio entrelazándose y de esa manera se hacen inquietantes y poderosas.
Un infierno que son los otros, formado por la violencia, la pobreza, el machismo, la insensibilidad y los prejuicios. Claustrofóbico espacio interior que se refleja en los paisajes.
Una lección de camaradería y superación para los expatriados de una ciudad que se intuye amada, debajo de la niebla, esa garúa metafórica –y real, y ficcionada- que la envuelve, la protege y la esconde.
Son diálogos sin acotar, incrustados en el hilo de las voces narrativas; superposición de tiempos, absoluto y relativo; flujo de conciencia, paralelismo vital.
Un mecanismo perfecto. Curso de escritura creativa y motivación lectora que se debe apreciar.
Se plasman en la novela hechos, circunstancias, y periplos del autor, y esa presencia no puede ser circunstancial, sino buscada y querida. Catártica.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Inquieto.
Tipo de lectura: Exigente.
Argumento: Sólido.
Personajes: Vivos.
¿Dónde puede leerse?: En Lima, sumergidos en la garúa.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


Comentarios cerrados.