Cartas familiares y Billetes de París

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Se ha quedado antiguo el título bajo el que se publicaron un puñado de artículos del escritor portugués José María Eça de Queiroz en una edición sin fecha de la Biblioteca Nueva -que se debió imprimir en los inicios del siglo XX-, pero los textos se leen hoy con la misma brillantez con la que se concibieron, y se convierten, para el lector contemporáneo, en crónicas que le llegan, no solo desde lugares lejanos, sino también desde momentos remotos.
Los Billetes de París se escribieron en esa ciudad como corresponsalía para una publicación periódica de Río de Janeiro y uno se da cuenta de lo que ha perdido el periodismo en un siglo, al pasar del refinamiento a la vulgaridad.
Eça de Queiroz es un escritor culto y vivaz, interesado por la época que habita; hombre político en el mejor sentido de la expresión, analista, crítico con la realidad que le rodea y atento a los gobernantes que se hacían respetar envueltos en su prestigio; cronista social. Incursiona en la sátira con mordacidad, como en su suelto sobre la legendaria Sarah Bernhardt.
Los artículos refieren la visita a Francia del zar, evocan la personalidad del duque de París, o profundizan en las tensiones en el Extremo Oriente, ironizando sobre las veleidades del clima, estudiando las aspiraciones de las repúblicas independientes de América, glosando personajes históricos, como el de Juana de Arco.
Pero destaca la preocupación por China -globalización, emigración, dumping salarial- que está en varios textos: en Las catástrofes y las leyes de la emoción, anticipa Queiroz la sonoridad y el tema de su novela El mandarín, y en Chinos y japoneses, encontramos el estudio de su envoltura formal.
Unos curiosos artículos con perfume modernista.

Calificación: Delicioso.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Brillante.
¿Dónde puede leerse?: En un viaje en tren.
¿Dónde encontrarlo?: La edición es rara, quizás en libreros de viejo o www.iberlibro.com


Comentarios cerrados.