Nuestro derecho a las drogas

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Un eterno debate este de las drogas. ¿Tiene un ciudadano cualquiera derecho a consumir lo que crea oportuno? En un mundo al que tenemos acceso a las armas, al dinero como mecanismo de destrucción o a otras drogas que pasan por legales cuando no se diferencian tanto de las prohibidas, ¿es normal esta prohibición? ¿No sería mucho más saludable que las drogas se cortasen en las boticas como se hacía antes? En fin, estas y otras preguntas de interés es lo que nos presenta en el ensayo Nuestro derecho a las drogas el profesor Thomas Szasz.
Defiende el autor que todo el entramado legal que prohibe las drogas es un enorme mecanismo de control estatal al que nos someten dejando nuestra libertad individual en entredicho. Arranca con esa premisa para desarrollar toda la tesis.
El texto es apasionante, está muy bien escrito y se arma desde una sensatez que casi nunca aparece en los debates sobre este asunto. Mientras otros dan voces defendiendo una postura u otra, Szasz organiza el discurso desde la negación absoluta a ese paternalismo estatal que quiere cuidar de todos y desvía los ingresos hacia zonas bajo su propio control, pero lo hace sin obligaciones para el lector. Eso sí, la potencia de las ideas que maneja el autor hace que, al menos, la conciencia del lector se remueva. Desde el sí o el no. Eso es lo de menos. La obra es provocativa para todos y eso es siempre de agradecer.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lectura: Fácil y entretenida.
Tipo de lector: Dispuesto a entender nuevas miradas.
¿Dónde puede leerse?: Tirado en un parque. fumando un peta o sin fumarlo.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.