El antropólogo inocente

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Crónica de un desastre anunciado, el antropólogo inglés, Nigel Barley, nos hace un regalo; en forma de documentado reportaje en primera persona. Cuenta las desventuras que todo trabajo de campo y en concreto de su particular etnografía sobre Camerún y el poblado de los dowayos que habita tres ciudades de este pequeño país; desde el humor flemático y la sátira, el viaje empieza con una llegada en avión sorpresiva y termina cuando harto y acostumbrado a un modo de vida primitivo, llega a Londres tras ser desvalijado en la ciudad de escala, Roma.
Fiel a la idea del academicismo en que se ha formado, Barley vive la enfermedad de la malaria, la incomprensión proveniente del fulani (lengua autóctona) y del raro francés que los lugareños practican o el aburrimiento consistente en recopilar datos muertos junto a misioneros. Ante todo, Barley sabe que la aventura es la aventura, cosa que lo entronca con el periodismo de batalla de Kapuscinski, pero a la vez pretende una exhaustividad que llegado un momento huye de lo políticamente correcto. En un sitio donde las mujeres saludan con taparrabos y los hombres celebran la circuncisión (entendida originariamente como un modo de taponar el culo) hasta cuando muere uno de los suyos, el choque de mentalidades y el humor que de tal fricción aparece, no tiene desperdicio.
Otros personajes que habitan el universo indígena son sacerdotes que entienden el protestantismo de un modo sui géneris o funcionarios desapegados a la vida del lugar que les hacen votar en un único sentido, a pesar de que luego se proteste sin saber muy bien a qué obedecen estas quejas.
Este libro pasó a formar parte del anecdotario del British Museum, donde su autor trabajó tras acabar quemadísimo de ésta y sucesivas expediciones. Imaginamos que como tesis doctoral jamás le habrían aprobado. Ellos se lo pierden.

Calificación: Excelente, brillante.
Tipo de lectura: Amena y disparatadamente divertida.
Tipo de lector: Conocedor de ambos lados, pero sólo con que reconozca su Universidad, disfrutará.
Argumento: Fricciones entre la civilización y el Tercer Mundo.
Personajes: Al menos, curiosos todos ellos.
¿Dónde leerlo? Mirando la base de datos de cualquier biblioteca, ante un auxiliar estreñido.


1 Respuesta en “El antropólogo inocente”

  • Montse Vila ha escrito:

    Buen articulo señor Daniel. Me ha gustado todo excepto este final, innecesario por lo demás, donde nos califica a todos los auxiliares de bibliotecas de seres estreñidos. No tenia noticia de que todos, todos, estuvieramos en esta triste situación. En fin, me siento, si cabe, más afortunada. Lei este libro más o menos en 1992, hace tiempo ya, pero de todas maneras me ha gustado volver a leer una opinión de este libro. Y mira por donde, he aprendido una cosa nueva.