sep 7 2011

El antropólogo inocente

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Crónica de un desastre anunciado, el antropólogo inglés, Nigel Barley, nos hace un regalo; en forma de documentado reportaje en primera persona. Cuenta las desventuras que todo trabajo de campo y en concreto de su particular etnografía sobre Camerún y el poblado de los dowayos que habita tres ciudades de este pequeño país; desde el humor flemático y la sátira, el viaje empieza con una llegada en avión sorpresiva y termina cuando harto y acostumbrado a un modo de vida primitivo, llega a Londres tras ser desvalijado en la ciudad de escala, Roma.
Fiel a la idea del academicismo en que se ha formado, Barley vive la enfermedad de la malaria, la incomprensión proveniente del fulani (lengua autóctona) y del raro francés que los lugareños practican o el aburrimiento consistente en recopilar datos muertos junto a misioneros. Ante todo, Barley sabe que la aventura es la aventura, cosa que lo entronca con el periodismo de batalla de Kapuscinski, pero a la vez pretende una exhaustividad que llegado un momento huye de lo políticamente correcto. En un sitio donde las mujeres saludan con taparrabos y los hombres celebran la circuncisión (entendida originariamente como un modo de taponar el culo) hasta cuando muere uno de los suyos, el choque de mentalidades y el humor que de tal fricción aparece, no tiene desperdicio.
Otros personajes que habitan el universo indígena son sacerdotes que entienden el protestantismo de un modo sui géneris o funcionarios desapegados a la vida del lugar que les hacen votar en un único sentido, a pesar de que luego se proteste sin saber muy bien a qué obedecen estas quejas.
Este libro pasó a formar parte del anecdotario del British Museum, donde su autor trabajó tras acabar quemadísimo de ésta y sucesivas expediciones. Imaginamos que como tesis doctoral jamás le habrían aprobado. Ellos se lo pierden.

Calificación: Excelente, brillante.
Tipo de lectura: Amena y disparatadamente divertida.
Tipo de lector: Conocedor de ambos lados, pero sólo con que reconozca su Universidad, disfrutará.
Argumento: Fricciones entre la civilización y el Tercer Mundo.
Personajes: Al menos, curiosos todos ellos.
¿Dónde leerlo? Mirando la base de datos de cualquier biblioteca, ante un auxiliar estreñido.