Carroñero

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Gonzalo Fernández, el protagonista de esta novela, es un carroñero, se alimenta de materia putrefacta, de cigarrillos, y de una buena dosis de mala leche con café, es la excrecencia de una sociedad a la que no le queda más remedio que aceptar como lo que es: una realidad prostituida. Es un gran inconformista, machista, intransigente, pero fiel a sus particulares principios. Los motivos que consiguen hacer que su vida avance son sexuales, venales, escatológicos: la lucha por la supervivencia.
Una vida de perro que adquiere una inquietante dimensión al saberle observado por un congénere.
Fernando González Nohra es un autor peruano, este es su segundo libro, está publicado en España por Editorial Quadrivium, y se desarrolla como si fuera una novela en marcha en la que se analiza -sin pudor- el vampirismo en el que cae todo escritor, trabajando sobre la suplantación, la trascendencia de lo fingido, las oscuras frustraciones que acosan al literato, al artista. Son fantasmas freudianos domesticados con la crudeza de un lenguaje, que percibimos no obstante, en la otra orilla del charco, coloreado y real en sus localismos. Porque el español es un idioma inmenso.
Planea sobre la novela la voluntad de exprimir una buena idea hasta secarla, de censurar con astucia comportamientos y lugares sociales a cuyas ofensas ya nos hemos habituado (Gonzalo Fernández, no), y que conviene que alguien nos meta de nuevo por los ojos, como un gran dedazo; está anclada en Lima, ciudad real y reconocible que es también metáfora de todas las ciudades, lugar de encuentro y desencuentro, de triunfo y de naufragio, tabla de salvación.
El escritor busca la complicidad con el lector, y la consigue, en una historia irreverente y mordaz en la que siempre hay algo (sexual, venal, escatológico) en lo que nos podemos reconocer, por más que nos pese.
Un ejercicio de divertido cinismo.
Carroñero es una novela ingeniosa y honesta, que huye de los fuegos de artificio y no hace concesiones a nada ni a nadie, salpicada de anécdotas que dibujan el mundo del protagonista.
Un armisticio en la guerra contra lo cotidiano.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Todos.
Tipo de lectura: Provocadora y contundente.
Argumento: Bastante ingenioso.
Personajes: Muy reales.
¿Dónde puede leerse?: En Lima, en el “Z”, ombligo del mundo carroñero.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.