Danger Book: Suicide Fireworks

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Jugando desde la paradoja, Cai Guo-Qiang deja abierto su trabajo a múltiples e interesantes reflexiones con la producción de nueve libros -ejemplares únicos- utilizando pasta de pólvora.
Las imágenes que crea son por sí mismas significativas y potentes, nos remiten al test de Rorschach y a la pintura Shan Shui: manchas negras, de materia espesa, sobre papel blanco; amalgamadas con los grumos, unas cuerdas combustibles emergen del libro y se unen con un mecanismo infernal de fósforos en el lomo de cada ejemplar.
Son las mechas del artefacto.
Por supuesto que la obra sugiere la performación y el artista la ejecuta; lo recogen Kai Ming Leung , Lukas Hauser y Laurent Petty en un audiovisual para el estudio del autor, que consigue así un prototipo que es creado/destruido por medio del fuego mediante la explosión/implosión de un fuego de artificio en miniatura.
No se debe de perder de vista en cuanto al fondo político que Cai Guo-Qiang es chino, y que trabaja habitualmente siguiendo la estela de las milenarias tradiciones del Imperio del Medio, entre la que están la pólvora, el feng-shui y los fuegos de artificio (como los que creó para los juegos olímpicos de Pekín, en 2008; colaboración criticada y polémica).
Nos enfrentamos pues a un libro, símbolo de todos los libros; que puede ser peligroso por lo que encierra, susceptible de convertirse en arma o de autodestruirse con lo que contiene. Remite a las hecatombes de las bibliotecas chinas y las destrucciones de la Revolución Cultural.
Un trabajo conceptual e interesante en torno a los libros y su poder.
El mérito editorial es de Elena Ochoa para Ivory Press.

Calificación: Revelador.
Tipo de lector: Atrevidos y terroristas.
¿Dónde puede leerse?: En una gasolinera.
¿Dónde encontrarlo?: en www.ivorypress.com


Comentarios cerrados.