sep 29 2011

Taras Bulba

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Nicolas Gógol fue un autor muy discutido. Estar colocado en la época romántica haciendo de nexo con el realismo, hizo que no todos los críticos y lectores de su obra entendieran su mensaje, su humor seco y el sarcasmo contra la burocracia rusa.
Con Taras Bulba intenta una historia de Ucrania desde la novela, pero la poética del autor transforma el proyecto alejándola de esa intención. Todo se deforma entre un lenguaje tendente a la lírica. Pertenece la obra a la época más romántica del escritor y, por ello, termina siendo un relato algo atacado. La novela se llena de personajes convertidos en mitos (o casi), la lírica exagerada desdibuja lo histórico, los diálogos pierden credibilidad casi siempre a causa del uso de frases demasiado rebuscadas tratándose de personajes con una fisonomía muy concreta.
Cuenta las batallas entre ucranianos y polacos, entre ucranianos y tártaros. Cuenta la defensa de la fe ortodoxa, la defensa cosaca del cristianismo. Y cuenta los excesos de los cosacos con los enemigos (militares y civiles) aunque Gógol lo maquilla con justificaciones de todo tipo.
A pesar de los defectos apuntados, Taras Bulba es una novela que se lee con facilidad y que, incluso, puede entusiasmar al lector que se acerca sin prejuicios y sin buscar una estructura de relato moderno que está muy alejado de lo que escribió Gógol. Tiene un buen ritmo narrativo ganado desde una voz cuasi omnisciente y es muy entretenida. No es lo mejor de Gógol. Ni el poco humor de la narración ni la cercanía (en algunos tramos del relato) al realismo parece suficiente para igualar novelas como Las Almas Muertas. Pero se deja leer.

Calificación: Bueno.
Tipo de lectura: Muy sencilla.
Tipo de lector: Amantes de la época romántica rusa.
Argumento: Las batallas cosacas.
Personajes: Algo atacados por la lírica.
¿Dónde puede leerse?: En casa y con una botella de vodka cerca.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


sep 28 2011

Tutankhamen

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El 23 de junio, moría a los noventa y ocho años de edad, en la localidad de Sézanne, en Marne, la egiptóloga francesa Christiane Desroches Noblecourt, Gran Cruz de la Legión de Honor.
¡Viva entre nosotros su recuerdo para siempre!
Merced a su trabajo quien escribe estas líneas consiguió, siendo un niño, asomarse atónito a las páginas de un libro para ver lo mismo que Howard Carter vio en el interior de la tumba del faraón Tutankhamen, cuando la luz de la primera antorcha encendió el brillo del oro y los esmaltes en el interior de la cámara mortuoria, inviolada durante tres mil años: ¡wonderful things!, cosas maravillosas.
Porque madame Desroches Noblecourt consiguió en esta biografía rozar la perfección, conjugando el ensayo histórico riguroso con la amenidad de una novela de aventuras, la intriga palaciega y la descripción de prodigios, levantando el velo sobre la vida del rey niño, un eterno adolescente cuyo rostro nos observa encarnado en oro a través de los siglos.
Una obra con un aparato iconográfico extraordinario, las setenta y seis fotografías en color de F. L. Kennet.
Nueve capítulos que resumen una vida y una historia de amor, el furor apagado de una primera herejía, y los rumores del cortejo funerario que la enterró en las arenas del desierto tebano; un catálogo de tesoros y la relación de unos nombres robados al tiempo.
Hoy, desafiando a la muerte, como Tutankhamen, queremos recordar a Christiane Desroches Noblecourt como salvadora de los templos de Nubia, e invitamos a todos a pronunciar en voz alta las palabras de André Malraux, que unieron a las naciones del mundo en un esfuerzo titánico:
Nos habla en una voz tan importante como la de los arquitectos de Chartres, como la de Rembrandt (…) Su súplica es histórica, no porque proponga salvar los templos de Nubia, sino porque con ella la civilización global demanda por primera vez y públicamente el arte del mundo como su herencia indivisible. Solamente hay una acción sobre la que la indiferencia de las estrellas y el eterno murmullo de los ríos no tienen ningún dominio, es el acto por el cual el hombre arrebata algo a la muerte.
¡Gracias, señora, y que encontréis a Isis y a Neftis en el momento propicio!

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena y reveladora.
Argumento: Aventurero y romántico.
Personajes: Tiernos y humanos.
¿Dónde puede leerse?: En el vestíbulo del Cosmopolitan, antes de salir hacia la plaza Tahrir para visitar el Museo Egipcio; o en los salones del Winter Palace antes de cruzar el Nilo hacia el Valle de los Reyes.
¿Dónde encontrarlo?: En libreros de viejo. Puede haber alguna edición moderna.


sep 27 2011

Logicomix

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Fascinante cómic firmado por Apostolos Doxiadis y Christos H. Papadimitriou e ilustrado por Alecos Papadatos y Annie Di Donna.
Eligen como narrador principal a Bertrand Russel que cuenta en una conferencia cómo se interesó por las matemáticas, por la lógica; y cómo la filosofía fue apareciendo en su pensamiento. Puede parecer que el asunto es duro y sólo accesible para los que ya estén iniciados es estos tres campos. Pero, sin embargo, los autores (hábiles y astutos) aparecen como personajes de la propia narración aclarando algunas ideas e indicando el camino más recto al lector para entender y disfrutar. Lo hacen representados como autores y dibujantes con la obra en marcha.
Los mejores pensadores de finales del siglo XIX y principios del XX llegan descargando su sabiduría a través del narrador que convierte en toda una aventura su propio aprendizaje.
Los textos son magníficos. Justos y claros. Bien medidos para no llegar a zonas farragosas aunque suficientes para no quedarse en tierra de nadie.
La ilustración es brillante y trabajada. El color destaca las zonas más relevantes y las zonas más oscuras matizan los textos en los que las sensaciones (por ejemplo, los miedos del niño Russell) necesitan ser elevadas a través de trazo. Y no es que los autores carezcan de un discurso potente para expresar esas sensaciones. Ese no es el problema. Es que el espacio para el dibujo existe bien definido y cumple con su papel.
Excelente novela gráfica que nos acerca al filósofo, a la ciencia y a una filosofía que cuestiona el universo.

Calificación: Muy buena
Tipo de lectura: Conviene que sea pausada para asimilar bien lo que se lee. Pero es muy agradable a la vez.
Tipo de lector: Jóvenes. Es una oportunidad única para que descubran ciencia, pensamiento y lo que significa la lectura.
Personajes: Interesantísimos y llenos de ideas.
Argumento: La verdad.
¿Dónde puede leerse?: En casa. Con tranquilidad.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


sep 26 2011

Cuentos completos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No sé porqué decir cuentos cuando son relatos interrumpidos, novelas sin desarrollar, retazos de vida. Casi todos retratan a la misma clase social y se desenredan en aventuras rocambolescas dominadas por un humor transversal y siniestro. En el fondo guardan siempre las impresiones de lo británico, de las casas de campo y el peerage que deslumbraron al snob que fue Evelyn Waugh.
Más que la sorpresa y los recursos habituales del género nos encontramos con esqueletos narrativos confeccionados con el esperpento y el enigma.
La fotografía del escritor que presenta la tapa, perteneciente al archivo Bettmann/CORVIS, y de la que quizás no se conozca el autor, es perfecta para ésta edición y representa de manera soberbia sus escritos: enmarcado en un telón expresionista, Waugh mira al objetivo fijamente; es un hombre hermoso, de facciones regulares, con el pelo rubio cuidadosamente peinado; mirando en esos ojos vemos el niño que fue, pero también el adulto en el que se va a convertir. Posa de una manera artificiosa y afectada, destacando para nosotros sus manos; por su forma de vestir, por la pipa, sabemos que pretende el dandismo (ceci n´est pas une pipe), reconocemos al hijo de un mundo que declina, intuimos la nostalgia del Retorno a Brideshead, en medio de la noche siniestra de dos guerras que el Imperio Británico ganó para sí mismo y para el mundo.
La dedicatoria de Fragmento de una novela -A mí, Evelyn Arthur St. John Waugh, sin cuyo reconocimiento y afinidad no habría visto la luz, está dedicado este libro- sugiere leer al escritor en patafísico.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Peculiar y divertida.
Argumento: Variados.
Personajes: Invariables.
¿Dónde puede leerse?: En Londres o en el countryside.
¿Dónde encontrarlo?: Es novedad en las librerías.


sep 24 2011

La ciudad y los perros

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La ciudad. Los perros.
Lima. Los cadetes de una escuela militar, su iniciación a la vida y a la instrucción.
Una ciudadela sellada. Aquellos que les lamen o les ladran.
Esta es una narración en la que desfilan ante nosotros las diferentes caras de un prisma, sus facetas que se oponen, o convergen, en un estilo de escritura fragmentada, sobre la que el gran escritor peruano -y español- Mario Vargas Llosa, levantaría el edificio de su obra indispensable y monumental, que explica y -nos explica- las sociedades latinas de América.
El Perú.
Novela de iniciación: a la vida para sus protagonistas, a la literatura para un escritor novel, a la renovación para las letras hispánicas.
Dos narraciones básicas que se multiplican en el tiempo y en el espacio entrelazándose y de esa manera se hacen inquietantes y poderosas.
Un infierno que son los otros, formado por la violencia, la pobreza, el machismo, la insensibilidad y los prejuicios. Claustrofóbico espacio interior que se refleja en los paisajes.
Una lección de camaradería y superación para los expatriados de una ciudad que se intuye amada, debajo de la niebla, esa garúa metafórica –y real, y ficcionada- que la envuelve, la protege y la esconde.
Son diálogos sin acotar, incrustados en el hilo de las voces narrativas; superposición de tiempos, absoluto y relativo; flujo de conciencia, paralelismo vital.
Un mecanismo perfecto. Curso de escritura creativa y motivación lectora que se debe apreciar.
Se plasman en la novela hechos, circunstancias, y periplos del autor, y esa presencia no puede ser circunstancial, sino buscada y querida. Catártica.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Inquieto.
Tipo de lectura: Exigente.
Argumento: Sólido.
Personajes: Vivos.
¿Dónde puede leerse?: En Lima, sumergidos en la garúa.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


sep 22 2011

Miscelánea criminal

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Miscelánea criminal (Tres ficciones, dos reportajes y una teoría) la firma Lorenzo Silva.
Se compone de tres cuentos muy breves que atacan asuntos delictivos de total actualidad. Relatos construidos sin grandes alardes técnicos y sin tramas desarrolladas en exceso. Son la expresión de un problema con pinta de literatura. Nada del otro mundo. Además de esos tres relatos, encontramos dos reportajes sobre un delincuente ya apresado. ¿Recuerdan a un tipo que se hacía llamar El Solitario y atracaba sucursales bancarias o mataba a la gente sin problemas? Ambas crónicas ya fueron publicadas en prensa. Por último (en el libro al principio), podemos leer una Teoría (informal) de la novela Benemérita. Este texto fue el que utilizó Lorenzo Silva en el homenaje a Manuel Vázquez Montalbán en la primera edición de BCNegra el año 2005. Es un desarrollo de la novela negra en el tiempo y de la literatura del autor desde que aún era inédito.
No deja de ser curioso este librito aunque nadie debería pensar que encontrará en él grandes pócimas capaces de hacer triunfar a cualquiera, ni las mejores crónicas negras, ni literatura de gran nivel. Es eso, una curiosidad que la editorial Destino publicó el año pasado. Supongo que más para aprovechar algún tirón de ventas que para otra cosa.

Calificación: Curioso.
Tipo de lectura: Sencilla y muy breve.
Tipo de lector: Fans de Lorenzo Silva.
¿Dónde puede leerse?: dando un paseito por Alcalá Meco.
¿Dónde puede encontrarse?: En bibliotecas públicas. O en la librería habitual.


sep 21 2011

Cartas familiares y Billetes de París

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Se ha quedado antiguo el título bajo el que se publicaron un puñado de artículos del escritor portugués José María Eça de Queiroz en una edición sin fecha de la Biblioteca Nueva -que se debió imprimir en los inicios del siglo XX-, pero los textos se leen hoy con la misma brillantez con la que se concibieron, y se convierten, para el lector contemporáneo, en crónicas que le llegan, no solo desde lugares lejanos, sino también desde momentos remotos.
Los Billetes de París se escribieron en esa ciudad como corresponsalía para una publicación periódica de Río de Janeiro y uno se da cuenta de lo que ha perdido el periodismo en un siglo, al pasar del refinamiento a la vulgaridad.
Eça de Queiroz es un escritor culto y vivaz, interesado por la época que habita; hombre político en el mejor sentido de la expresión, analista, crítico con la realidad que le rodea y atento a los gobernantes que se hacían respetar envueltos en su prestigio; cronista social. Incursiona en la sátira con mordacidad, como en su suelto sobre la legendaria Sarah Bernhardt.
Los artículos refieren la visita a Francia del zar, evocan la personalidad del duque de París, o profundizan en las tensiones en el Extremo Oriente, ironizando sobre las veleidades del clima, estudiando las aspiraciones de las repúblicas independientes de América, glosando personajes históricos, como el de Juana de Arco.
Pero destaca la preocupación por China -globalización, emigración, dumping salarial- que está en varios textos: en Las catástrofes y las leyes de la emoción, anticipa Queiroz la sonoridad y el tema de su novela El mandarín, y en Chinos y japoneses, encontramos el estudio de su envoltura formal.
Unos curiosos artículos con perfume modernista.

Calificación: Delicioso.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Brillante.
¿Dónde puede leerse?: En un viaje en tren.
¿Dónde encontrarlo?: La edición es rara, quizás en libreros de viejo o www.iberlibro.com


sep 20 2011

Rastros de carmín

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Mezclando el cartelismo, la fotografía, el collage y la ficción-realidad, el reseñista y estudioso estadounidense Greil Marcus, radiografía desde la sociología del arte una historia secreta del siglo XX, que sin obviar las revueltas protestantistas de la Edad Media o los movimientos de comuneros en el París decimonónico de Haussmann, comienza por analizar como revulsivo trascendental, la formación del grupo musical Sex Pistols en Inglaterra, abanderados de la causa punk que a su vez debe tanto a Dadá como a los situacionistas, en gran parte de sus proclamas.
Todo empieza como termina, desde una reivindicación libertaria a un movimiento minoritario hoy, pero que cambió la forma de pensar de una época o al menos hizo época; ¿indignados?, no lo sé, el caso es que los tres jóvenes que formaron la banda abogaban por consignas hoy no del todo ausentes; mayo del 68 está cerca y si algo se hereda de los chicos que declamaban poesía en el Cabaret Voltaire Dadá, es su reivindicación a la enfermedad mental, a llevar la vida contradictoria que todos desearíamos, a la libertad como metáfora que aniquila a todo bicho viviente o a la separación entre arte y vida, de tal forma que el primero sea sublime por sí mismo. Bebemos del surrealismo y el pop para destrozarlos y se planean acciones o performances tan dantescas y ruidosas como la sociedad que les ve vivir: desde el ataque a Notre-Dame hasta el boicot a Charles Chaplin, existiendo detrás un fondo ideológico ligado a los neonazis.
La locura vista hoy desde la ternura del 15-M poco tiene que ver con las ideas violentas de los enfermos, y si se les llega a estigmatizar en la actualidad, puede deberse también a esto.

Calificación: De cierto interés.
Tipo de lector: Reivindicativo, pero que le guste estudiar.
Tipo de lectura: Didáctica.
Argumento: Análisis de la radicalidad imperante. El autor vaticinaba una vuelta a estas ideas en los 90.
¿Dónde leerlo?: ¿Quién dice que los punks no van a las bibliotecas?