Las minas del rey Salomón

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ignoro si se reimprimirán algún día las historietas de Walt Disney que protagonizan los patos -Donald y sus sobrinos, su tío Gilito- siguiendo esa larga estela de humanización de las características animales iniciada en Mesopotamia y continuada por los griegos Hesíodo y Esopo.
Porque me temo que a ningún niño le gusta leer viejos libros usados.
Deberán buscar los pequeños lectores en otra parte conocimientos y evocaciones que les abran los ojos al mundo y a sus cosas, a la profunda religión que es viajar.
Nuestros protagonistas se lanzan a una aventura viajera en la que se menciona al rey Salomón y las ciudades perdidas del desierto, los sonidos indescifrables mediante los que se comunican los animales, las minas de plata de Bolivia y las inmensas plantaciones de té, en Bengala; la arena especial con la que se fabrica el vidrio, quizás en Suecia; los beduinos del desierto y los enigmáticos alfabetos de los árabes y de los antiguos.
Todo eso y mucho más en veintinueve páginas de dibujos con texto.
Australia, Groenlandia, Cachemira, nombres que hoy solo llegan a los niños en la voz de los locutores de la televisión, o en los videojuegos, unidos a sus desgraciados destinos: las catástrofes naturales, los desastres bioclimáticos, la guerra y la devastación de un mundo manchado.
Hay otra historia en la que el protagonista es el eco, y el episodio de Supergoofy y un rayo congelante manejado por alienígenas; la historia del rey Midas es el pretexto para que los astutos cerditos se escamoteen del Lobo Feroz. Y más.
La colección Dumbo se imprimió en España durante los años sesenta y setenta del siglo que terminó con la inocencia. Hoy solamente se encuentran sus tebeos en establecimientos para coleccionistas.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Niños y no tan niños. Nostálgicos.
Tipo de lectura: Divertida.
Argumento: Ingenioso.
Personajes: Donald, Supergoofy, Lobito…
¿Dónde puede leerse?: Con niños.
¿Dónde encontrarlo?: En librerías de viejo y de coleccionista.


Comentarios cerrados.