Los justos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Los justos es una de las obras que escribió para el teatro el autor y filósofo francés Albert Camus, que regresa en ella a una serie de temas sobre los que trabajó y que le obsesionaron, a unas reflexiones provocadas por las circunstancias de su infancia, de su juventud, de su lugar de nacimiento, que el escritor repercutiría sobre el mundo de las ideas del siglo XX.
Vuelve en Los justos a darle vueltas a ese poder de decisión que algunos hombres adquieren o pretenden sobre la vida de otros, por la violencia del terror o por el terror social. La pena de muerte, la condena, el asesinato meditado, la justicia con la que las ideologías se justifican para convertirse en razón, sin darse cuenta de que no hay felicidad en el odio.
Pero la vigencia de ésta obra se sostiene difícilmente, desbordada por los excesos del mundo moderno, que han quitado todo atisbo de romanticismo a la lucha terrorista, porque el terrorismo ha sido deslegitimado por la historia y por la mayoría de las sociedades, por su maldad intrínseca, pero también a causa de sus excesos y sus extraños compañeros de viaje, y las razones de las que se dotan éstos justos resultan excéntricas para comprender a los individuos de esas otras sociedades -o tribus- que aún lo legitiman.
No hay justos.
Porque hoy el terrorismo se ha convertido en un fin en sí mismo, en vez de un medio para llegar a alguna parte, como soñaron equivocadamente los movimientos socialistas y anarquistas del pasado, y los nacionalismos coloniales. Una tiranía, un fanatismo, una mafia.
Los justos está basada en los hechos reales que despertaron a Rusia de su sueño imperial.
Queda de interesante en el papel, el trabajo de Albert Camus sobre el poder de las ideas -y sobre las trampas del lenguaje- en una obra breve, de diálogos precisos e insuficiente dramaturgia.

Calificación: Obsoleta.
Tipo de lector: Aficionados al teatro y a Camus.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: Cerrado sobre sí mismo y obsesivo.
Personajes: Firmes en sus certezas y en sus dudas.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar es un texto breve.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.