Morir de cine

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

José Luis Garci, crítico y director de cine madrileño, artífice del programa de TVE Qué grande es el cine, presenta su primer libro de artículos sobre el invento popularizado por los Lumiere en 1895 en París; leído en su conjunto resulta un encomiástico rodeo sobre el cine como distracción y disfrute, con una visión de las películas desde la nostalgia del cine ya cerrado de pueblo, desde la necesidad de soñar y estar, a la vez, pegados más a la tierra. Tiene Garci un secreto y a veces incongruente amor por el Hollywood de los 30 y 40, rescatando con cierto tino a directores y películas antaño despreciadas o no vistas y ensalzando desde nuestra patria chica a unos, para olvidarse deliberadamente de otros.
Empieza el tomo, haciéndose gala de erudición, con la presentación de la primera crítica escrita por él, haciendo gala de un gusto especial por los filmes de Dino Risi, que posteriormente sería abanderado del neorrealismo italiano; pero la parte que corona esta 7ª edición es el rico y sublime afiche dedicado a John Ford, escrito desde una pasión que tal vez le venga contagiada de su amigo Eduardo Torres Dulce.
No deja fuera ningún género por apostillar, escribiendo con el mismo entusiasmo de LaCava, Siodmack, Bogdanovitch, Stanley Donen o Henry King, que lo hace de fútbol o boxeo, de mujeres o del madrileño Parque del Retiro, tan cercano a ese barrio de la Estrella donde habitó su primera máquina de escribir.
Tiene también el autor su peculiar templo de olvidados y aunque trata la serie B con cierto simplismo, sus apuntes resultan por momentos acertados.

Calificación: De relativo interés.
Tipo de lector: Aficionados al cine como distracción.
Tipo de lectura: Amena y a veces contagia pasión por el oficio.
Argumento: Conversaciones sobre cine dirigidas al gran público.
Personajes: Sobran algunos, faltan otros.
¿Dónde leerlo?: En cualquier sitio.


Comentarios cerrados.