jun 20 2011

Aguirre, el magnífico

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Aguirre, el magnífico es una falla. Una gran estructura de cartón piedra con personajes grotescos pintados de colores a la que una vez confeccionada, exhibida y comentada, se le prende fuego en público. Ocurre en Valencia.
Tierra natal de Manuel Vicent, el autor.
Esto -claro- está bastante lejos del fresco valleinclanesco que el escritor pretende e imita.
El género en sí es bastante mezquino, quiere ser una autobiografía del propio Vicent, en la que se incrustan anécdotas y chascarrillos sobre Jesús Aguirre, intelectual y editor español, fallecido como duque de Alba. De lo que haya hecho Vicent de interesante en su existencia, quedamos ayunos, más allá de sus obras anteriores citadas en la solapa.
De lo que hizo de interesante el duque –y por lo que el duque es interesante- tampoco averiguamos nada con ésta fabulación.
Porque la supuesta novela se sostiene solo sobre una docena de anécdotas malvadas y de sobreentendidos, cotilleos de Black & White.
¿Por qué ha escrito entonces Manuel Vicent éste libro?
Porque el personaje llamado Jesús Aguirre, duque de Alba, vende; y es éste hecho venal el que precipita al autor en lo que critica del personaje, el esnobismo. Pero la pedantería y el cinismo con el que el escritor pinta al duque se vuelven contra el autor, retratándole a él.
Aguirre, el magnífico, intenta ser una crónica del último cuarto del siglo pasado, de su sociedad intelectual y literaria, pero se queda en una sucesión de datos y de nombres.
Hay incorrecciones sangrantes, pequeñas, pero mezquinas inexactitudes imperdonables que llegan a la zafiedad y el descuido; travestimiento de rojerío –por supuesto- y un lenguaje vanidoso y altisonante, lleno de tópicos, cursi, no exento de resentimiento.
Es bastante canallesco por parte de Manuel Vicent, no el hecho de salpicar los capítulos de sobreentendidos, como lo hace, sino la manera en que lo hace y el pretexto que busca para emprender ésta obra.
Suponemos, como siempre, la excusa de que la construcción de una ficción lo admite todo.
La duquesa Cayetana se quejó en una carta al director del diario El País, por la ficción construida con la vida de quien fuera su marido durante veinte años, lo hizo a sabiendas de que le daba publicidad gratuita a Vicent; lo hizo –declara- porque ya que no puede contestarle, lo hago yo, y demuestra con ese gesto lo que es: una señora.
En la carta, Cayetana de Alba dice que ese no es el Jesús Aguirre que ella conoció.
Los que no le conocimos nos quedamos sin saber, y con la impresión de que Manuel Vicent no es un señor.
Y de que nos ha tomado el pelo.

Calificación: Superfluo.
Tipo de lector: Marujillas.
Tipo de lectura: Entre lo corriente y lo pedante.
Argumento: Una serie de anécdotas.
Personajes: No hay dibujo de ninguno de ellos.
¿Dónde puede leerse?: En los camerinos de Sálvame de Luxe, esperando a que te maquillen.
¿Dónde encontrarlo?: En todas las librerías, sección novedades.


jun 15 2011

El malestar al alcance de todos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Unos relatos que nos incomodan, alternados con unos poemas que aún lo hacen más.
Mercedes Cebrián (Madrid, 1971) demuestra ser una escritora subversiva, hábil para captar las corrientes emocionales subterráneas en la sociedad, ese poso sutil y chocante que dejan las relaciones humanas.
Su campo de experimentación es la ciudad y la familia, el círculo de ¿amigos?, la maldad escondida en lo cotidiano, nuestras -las de los personajes, quiero decir- tiranías e intolerancias.
Hace en este libro Cebrián un elogio del raro, del inadaptado, de aquel que no consigue encajar en el grupo y que deja en el gran puzle de la vida social un hueco, a través del cual se ve el tablero de la mesa, un agujero informe, con pestañas en forma de ameba que se incrustan en las piezas adyacentes, penetrándolas; hiriéndolas con su vacío hostil.
El factor que aglutina todas las piezas del libro, es la irrupción de lo inesperado en la cotidianeidad.
Lo híbrido del género -poema/relato- potencia las extrañas asociaciones de ideas formando un conjunto inquietante de textos alternados.
Deliciosamente manipuladores y malvados.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Inquietante y divertida.
Argumentos: Engañosos.
Personajes: Mezquinos.
¿Dónde puede leerse?: En el metro, mirando a las caras de los otros viajeros.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de viejo.


jun 14 2011

Una vida en China

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Tercera y última entrega del cómic Una vida en China. Fascinante, inquietante y billete para viajar lejos y conocer un mundo ajeno que está a muchos kilómetros de distancia y a muchos años del nuestro.
Li Kunwu relata junto a P. Ôtié lo que han titulado El tiempo del dinero, ese momento en el que China abre las puertas al capitalismo; ese momento en que las diferencias se hacen monumentales entre un sector de la sociedad y otro, entre los nuevos ricos y los pobres de siempre; ese momento en el que occidente se cuela por debajo de la puerta de un país encerrado en sí mismo durante muchos años. Li Kunwu no pierde la oportunidad de mantenerse neutral, como si fuera un narrador pegado a la acción de forma objetiva. Pero algún asunto no puede enfocarlo desde ese lugar y sale de la historia arrastrándonos a los lectores para opinar, con calma y sensatez, pero para opinar.
En un blanco y negro duro y contundente (igual que en las entregas anteriores), el dibujo de Li Kunwu matiza cada situación dejando que sus personajes nos muestren una ficción más que solvente.
Con este volumen concluye una novela gráfica que puede servir de entretenimiento aunque, también, de enciclopedia. Más que recomendable para la gente joven. Más que recomendable para los adultos que seguimos anclados en una sociedad occidental que no mira a los lados. Una vida en China es entender la nuestra desde un ángulo maravilloso y desconocido.

Calificación: Muy bueno:
Tipo de lectura: Muy amena.
Tipo de Lector: De 15 para arriba.
Personajes: Estupendos, llenos de vida.
Argumento: El mundo según China.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar, pero con tiempo de mirar cada dibujo con atención.
¿Dónde puede comprarse?: No hay problema.


jun 13 2011

El cementerio de Praga

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El cementerio de Praga es una novela entretenida, que no es una de las cosas mejores que pueden escribirse sobre una novela producida por un intelectual.
Suponemos que Umberto Eco quisiera reproducir el éxito de su primera novela, El nombre de la rosa; éxito en mezclar lo intelectual y lo divulgativo, en la creación de una trama hipnótica y poderosa, en la afortunada utilización de dos niveles superpuestos de lectura.
Los lectores continuamos deseando que un éxito semejante se repita.
El listón –también es cierto- está situado muy alto.
Eco es un excelente narrador, conoce todos los trucos de la denominada novela postmoderna que él ha estudiado y contribuido a crear: la alternancia lúdica de narradores, los guiños hacia las élites intelectuales, la construcción de una ficción sobre la realidad, la interferencia (y la trascendencia) de lo mediático, las referencias metaliterarias; y utiliza todos estos resortes con eficacia, de manera impecable pero no consigue –aquí- terminar de rendirnos a su discurso.
Es una novela que se hace larga porque hay muchas cosas: la masonería, el caso Dreyfus, los protocolos de los sabios de Sion, carbonarios, paladistas, la marcha de Garibaldi, los procesos psicoanalíticos. Demasiadas cosas. Y con semejante exceso de continente y de contenido éste lector se termina cansando y desinteresado por el hilo de la narración.
No esconde en ningún momento el escritor su pretensión de renovar el folletín, por lo que la cantidad está justificada, y la actualización del género es correcta, aunque no sabemos si es también oportuna.
Interesante el marco histórico, del que –no obstante- parece escaparse en algunos momentos la voz narrativa. Como el escritor es astuto, todo está suficientemente justificado. Adecuados el lenguaje y el tono. Impecable la documentación de la época y su manufactura, sin duda el mayor valor y el mayor acierto de la novela, que abusa –empero- del lector en la sustitución de la causalidad por la casualidad en los encuentros y desencuentros entre sus criaturas de ficción.
Divertido el ajuste de cuentas con el presente y el pasado, y curiosas las reflexiones finales que nos debería producir.
Pierden fuerza las ilustraciones por el formato del libro y se quedan en anécdota, lo que nos lleva a pensar que lo verdaderamente postmoderno hubiera sido presentar la novela a los lectores por entregas, fiel a su forma, lo que sin duda hubiera producido interesantes interacciones, alimentándose de su trama y cargándose de sentido.
Eso sí que hubiera sido un experimento interesante, digno de su autor.
Es lúcido el trabajo del Umberto Eco sobre la impostura, la suplantación, el recurso de la escritura como regresión y reconstrucción de la personalidad; brillante la utilización de las palabras en su variedad olvidada.
Meritorio -en todo caso- el trabajo, intenso y cuidadoso.

Calificación: Entretenida.
Tipo de lector: Aficionados a la novela larga y al folletín, en los estilos de Dumas y de Sue.
Tipo de lectura: Requiere que el lector aporte la curiosidad.
Argumento: Denso de sucesos.
Personajes: Vestidos de ficción.
¿Dónde puede leerse?: Puede ser una buena opción para la playa (si son las del Sena en el verano de París, mejor).
¿Dónde encontrarlo?: ¿Dónde no encontrarlo?


jun 10 2011

Los Soprano forever

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Este volumen que firman varios autores (Noël Carroll, Fernando Castro Flórez o Rodrigo Fresán entre otros) repasa el contenido de la ya mítica (o casi) serie de televisión Los Soprano. Repaso de forma y fondo.
Naturalmente, el análisis se realiza teniendo como epicentro de toda reflexión al personaje principal de la serie, Tony Soprano, y, por tanto, todas sus ambigüedades, toda su zona luminosa u oscura.
La bondad, Dios, el diablo o las afinidades incomprensibles de los espectadores con un tipejo como Tony, son algunas de las cosas que se comentan con la suficiente profundidad como para ser entendidas aunque sin entrar en detalles que pudieran convertir el texto en algo inaccesible. Casi siempre se presenta el texto con acierto y defendido desde un discurso potente y bien estructurado.
Los seguidores de la serie pueden encontrar en este Antimanual anclajes más que interesantes para entender un universo inolvidable por su dimensión narrativa.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Sólo fans.
Tipo de lectura: Imposible si no se conoce la serie.
¿Dónde puede leerse?: En casa mientras espera un plato de pasta al dente.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


jun 9 2011

El astillero

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El astillero es un no lugar suspendido en el tiempo. Algunos han querido ver en su destrucción una metáfora del desamparo de las sociedades suramericanas en los años sesenta del siglo XX y un presagio de lo que vino después. Porque las dictaduras surgen de la ausencia de esperanza, de la ignorancia y del miedo.
Juan Carlos Onetti, uruguayo, fallecido en 1994 en Madrid, Premio Cervantes, se enfrentó a esos fantasmas en su vida y en su obra, destacada, precursora de la moderna literatura latinoamericana.
La novela se desarrolla en sucesivos capítulos, categóricos como otras tantas sentencias; en ellos, el escritor nos toma de la mano y nos introduce en una selva de adjetivos acertados y precisos por medio de un vocabulario voluptuoso, con un dominio magistral del tempo narrativo, unos personajes perfectamente dibujados en sus acciones minuciosas y la creación de una atmósfera viciada y solemne que nos remite a Kafka.
Crea un realismo en el que lo mágico es la utilización virtuosa del lenguaje para componer una realidad poderosa. A semejanza de El corazón de las tinieblas, de Conrad, el protagonista, Larsen, realiza un viaje interior que lo es a la vez al centro de la desolación. Más la formación de un presagio que su cumplimiento. Su explicación.
Un lugar en el que las ilusiones han muerto y solamente su resplandor ilumina un horizonte imposible de alcanzar.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Intensa
Argumento: Leve
Personajes: Patéticos pero firmes
¿Dónde puede leerse?: Entre ruinas
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual o en www.uniliber.es


jun 8 2011

Patty Diphusa y otros textos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Patty Diphusa es tremenda mujer, creada por el cineasta Pedro Almodóvar para sus colaboraciones en la emblemática revista de la movida madrileña, La Luna de Madrid. Eran los años ochenta de otro siglo, y lo que en su momento fue transgresor por su radicalidad sexual y libertaria hoy es casi pacato, en parte gracias al propio Pedro, que devoró la modernidad con sus películas como Saturno a sus hijos.
Porque como dice la propia Patty: resulta aburrido que la realidad imite al porno.
Patidifusa ante un paisaje urbano de una vivacidad inaudita, la heroína me trae a la cabeza –a mí- a la Mira Breckinridge de Gore Vidal y a Patti Hearst ¿recuerdan?
Patty es provocadamente queer y punk.
Se subtitula como Otros textos (Relleno), una miscelánea.
Destaca un género novedoso periodístico-psicoanalítico que el escritor-director borda, la auto entrevista, a pesar –escribe- de que no tengo nada que preguntarme y menos que responderme; y artículos que reflexionan desde el humor negro sobre su carrera como cineasta; un par de cuentos, y otros dos artículos de tono autobiográfico.
Hay una memorable distopía sobre los noventa, como futuro, que leída hoy produce pensamientos y escalofríos
Todo está plagado de las referencias que forjaron el genio del director manchego, desde Andy Warhol a Escarlata O´Hara, Los Panchos, Charo Baeza o Marisa Medina. Son textos de una calidad irregular y de interés documental. Un poco delirantes.
¡Parece mentira que haya pasado tanto tiempo!
Pedro Almodóvar es una de las personas que más ha luchado, con su trabajo, por la cultura y por la libertad en España, trayéndonos a la modernidad. ¡Gracias!

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Curioso.
Tipo de lectura: Divertida.
Argumento: Desquiciado.
Personajes: Intensos.
¿Dónde puede leerse?: En el metro, o esperando delante del edificio de la Telefónica.
¿Dónde encontrarlo?: Prueba en tus libreros de viejo o en www.uniliber.es


jun 7 2011

Pampanitos verdes

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

El burgalés Óscar Esquivias, conocido sobre todo por una novela en tres libros que recrea la Guerra Civil en clave de Divina Comedia Dantesca, entrega diez cuentos, esta vez sobre la adolescencia, cuentos que bajo una escritura sencilla esconden crueldad e ironía. Dedicados cada uno de ellos a compañeros de generación literaria, el autor parece no querer seguir ningún molde preexistente. Hacerse acreedor del valor de originalidad en un cuento es arriesgado, sin embargo, en él también caben guiños a vidas prestadas a partir de una imagen, por las que un intruso se cuela, un intruso que escribe en primera persona, metiéndose en la cabeza de sus criaturas con imaginación, que es de lo que se trata.
Destacar la capacidad para el monólogo teatral en El chico de las flores, la fluidez del relato que da título al libro, así como una divertida vena cruel en Que viene Gordon, más desinflada en Mail Pride Chicago 2008.
Todos los cuentos parecen contados por y para adolescentes, sin embargo si el lector se acerca con inocencia a ellos, no sólo encontrará cierta perversidad, sino también algún que otro vicio, por ello son éstos cuentos maduros en tanto nos acercan a una edad difícil de la que no siempre se sale airoso, todo esto consiguiendo que exista cierta espontaneidad que los haga frescos.
Imagino que la oportunidad que tiene el libro es además la de conquistar a un público adultescente, dada la modificación de hábitos de vida modernos; en este sentido, el lector sentirá una mayor inquietud a la hora de reconocerse en ellos.

Calificación: Divertidos.
Tipo de lector: Aficionado a la mecánica de cuentos moderna.
Tipo de lectura: Sencilla, con dobles intenciones.
Argumento: Adolescentes de provincias cuyas vidas no transcurren precisamente en Navidad.
Personajes: Irregulares.
¿Dónde leerlo?: En un geriátrico.