Indignaos

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Miembro de la Resistencia francesa durante etapas en conflicto, el autor de este pequeño ensayo (Stephanne Hessel) es más pertinente hoy que nunca. El prólogo de José Luis Sampedro y la proliferación de las reivindicaciones socioeconómicas unidas en tantas y tantas ciudades españolas, en torno a los manifiestos Democracia Real Ya y El estado del malestar entre otros, han propiciado que el ideario pacífico de este reservista haya llegado a la calle, adquiriendo voz propia a pesar de lo heterogéneo de la condición de los allí reunidos.
Esta manifestación silenciosa ha sido apoyada por muchos, boicoteada por los medios de comunicación de masas y ha dado lugar a que los miedos de muchos acusados hayan florecido como tulipanes en Holanda.
Reseñar, del libro, la capacidad para empatizar con el pueblo palestino en épocas y sitio donde opinar contra ciertos sectores israelíes es más que peligroso; asimismo, la llamada a la rebelión descartando el intento sartriano pro-marroquí es más que loable como reivindicación, y es que no estamos en mayo del 68, por más que algunos radicales anti-sistema quieran hacernos ver lo contrario.
Lo bueno o malo de Hessel es que la necesidad de sentirnos apañados a nuestro rol se descubra más como una mentira, otra, del sistema, aquella por la que habría que ver si los indignados realmente lo son por iniciativa propia o es el propio sistema el que los hace parecer anti-yo.

Calificación: Necesario.
Tipo de lector: Inconformista.
Tipo de lectura: Sencilla, pero aún hoy algo contaminada.
Argumento: Base textual de toda una reivindicación que va más allá.
Personajes: Todos.
¿Dónde leerlo?:  En Grecia, donde también han crecido como movimiento.


1 Respuesta en “Indignaos”