Hicksville

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Imprescindible. El tebeo de Dylan Horrocks es una joya del género. Divertido, profundo y ácido, se presenta como un homenaje al cómic, a sus autores y a la forma de vida que representa (para bien o para mal) eso de contar historias utilizando todo nuestro vocabulario (dibujo y palabra).
En un blanco y negro demoledor (esto es posible que haga dudar al posible lector) cuenta la historia de un crítico de tebeos, de un escritor de cómics pequeños y muy personales, de un famoso autor, de un faro extraño que contiene un secreto, de amores, de lo cotidiano. Las piezas que van apareciendo, poco a poco, encajan sin forzar la maquinaria narrativa, con precisión. Los gráficos se van acomodando a lo que se cuenta en cada momento convirtiendo el libro en un conjunto magnífico de registros.
No es extraño que este tebeo sea uno de los más vendidos en el mundo o que esté traducido a diferentes idiomas. No es extraño que se convirtiera en un tebeo de culto con rapidez. No es extraño que los aficionados a la novela gráfica lo recomienden siempre que pueden. Como yo hago desde aquí.

Calificación: Extraordinario e imprescindible.
Tipo de lectura: No es fácil hasta que el lector entiende lo que el autor trata de hacer. Pero muy, muy apasionante.
Tipo de lector: No estaría mal leer algo más sencillo antes.
No sobra una sola viñeta. Engancha desde la introducción (maravillosa) del autor.
Personajes: Dibujados con perfección. En todos los sentidos.
Argumento: Lo que pasa alrededor de un pueblo en el que todos quisiéramos vivir.
¿Dónde puede leerse?: Al borde del mar. Viendo un faro lejano.
¿Dónde puede comprarse?: No hay problemas para adquirir ejemplares.


Comentarios cerrados.