Venían a buscarlo a él

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Berta Vias Mahou pone la base de éste libro en unos hechos reales y jamás resueltos: una novela sin terminar, la biografía inconclusa de un hombre, una situación nunca aclarada, y la herida abierta en una sociedad que sesenta años después continúa supurando.
Hechos todos que nos traen al presente y a lo actual, porque el paralelismo es evidente. Sobre ellos se intenta construir un complot, una trama, la sombra de una conspiración.
Venían a buscarlo a él es una investigación, un homenaje y un tributo a la memoria de Albert Camus.
La personalidad central de la novela es por tanto poderosa, mítica, y quienes lean la novela, tendrán una sensación de luz de gas sobre ésta reconstrucción metaliteraria de la escritora, se sentirán un poco engañados por el truco.
Incluso quienes desconozcan todo sobre ese primer hombre sobre el que se levanta la ficción, irán encaminados hacia el final por el título y por los comentarios de la tapa. El juego estará roto y tampoco van a recibir un relato intenso que palie la revelación.
Porque Venían a buscarlo a él no pasa de ser un juego literario del que se hubiera esperado algo más. Porque se pierde en digresiones superfluas; porque no se atreve a sumergirse por completo en ese mundo literario, que sin embargo lo exige todo de quien osa atravesar el umbral. Como lo exigen sus lectores irredentos. Porque sus cabos sueltos quedan flotando en la superficie.
No deja de ser una novela interesante. Escrita sin extravagancias. Contenida. Con una soberbia construcción de la atmósfera de tiempo y de lugar, bien trabajada. Pero ni siquiera para los iniciados funcionan sus resortes de roman a clef y nos quedamos con la miel en los labios.
No se puede negar valor a la escritora. Sale airosa, pero no es suficiente, porque se ve obligada a concluir la ficción con unas notas que se debían haber incrustado en el texto de otra manera, trabajando sin ambages sobre la construcción literaria.
Venían a buscarlo a él nos deja con la impresión de su capacidad para generar opiniones contrapuestas en los distintos lectores, con seguridad. Y eso es ya decir mucho para una novela.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Profundamente interesado por la literatura francesa de la postguerra.
Tipo de lectura: Ágil y levemente engañosa.
Argumento: Algo desatado.
Personajes: Bien construidos.
¿Dónde puede leerse?: En Marsella.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.