Laura

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Una característica común a muchas de las novelas de Pío Baroja, escritor vasco de la Generación del 98, es la de ofrecer desde un tipismo de época una visión de cómo era la incipiente vida burguesa a finales del XIX, principios del XX. En ésta, en concreto, además de utilizar a personajes que viajan por todo el mundo en busca del amor, la vida o la inquietud perdida, se nos habla desde una profunda desazón del ruido en ciudades como París o Madrid, un ruido que convierte a estas ciudades en algo mestizo, donde la inmigración y la pobreza de espíritu definen tanto el hablar como el hacer de sus personajes, miembros todos de un mismo bodegón. Centrando la trama esta vez en Laura, hija de los Monrroy, debilucha y afanosa estudiante de Medicina, su retrato parece dibujarse desde la convención en el carácter; su rebeldía, si es que la hubiera, es mansa e introspectiva y el autor, sabio en estas lides, opta por no culpar de ello ni a la expansiva Mercedes ni a su madre viuda; parece contener más este libro voluntad de matización sociológica o sobre los usos y costumbres, que voluntad literaria heroica, y es así como no sólo se imbuye de una aparente falta de trascendencia, sino que su importancia estriba en que el lector se vea a través de sus ojos grises; y es que Laura siente una soledad sobre sus hombros que la lleva a la insatisfacción; siempre sola en medio de tanta gente que la rodea, siendo descrita ésta hasta la extenuación del detalle, lo que hace que quede desdibujada, pero no por ello, maltrecha, sino vitalmente suspendida, como lo está toda existencia.
Todo ello en medio de un conflicto bélico entre blancos y rojos que lleva a una familia de clase media baja a una precariedad vital de la que necesitan huir.

Calificación: Interesante, como lo es el visionar Cuéntame por parte de las nuevas generaciones.
Tipo de lectura: Sencilla, pierde cierta amenidad en su transcurso.
Tipo de lector: Incondicional del Baroja novelista y hasta del memorialista.
Argumento: De cómo sentirse solo a pesar de estar rodeado de gente.
Personajes: Saben estar en su sitio, si bien hay demasiados secundarios.
¿Dónde leerlo? En el metro.


Comentarios cerrados.