Cumbres Borrascosas

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela que supuso un revulsivo dentro del movimiento decimonónico del Romanticismo, por su modernidad. Desde el principio existe una declaración de intenciones sobre lo que ser mujer y publicar un libro suponía en la época y más si se quería experimentar en este hoy basto cajón desastre que es la novela. Se utilizan dos narradores y una atmósfera enfermizamente agobiante para definir los sentimientos de los personajes. El yo romántico corresponde al de la parcela que da título al libro, un yo intenso en virtud de los seres que lo pueblan, hombres y mujeres, amantes y testigos que entran y salen del interior de sí mismos como si se tratase de enfermos incurables de amor, que con tal de recibir algo de cariño, son capaces de cualquier cosa, aún a sabiendas de que su destino está profundamente marcado por la desdicha.
Otra característica de esta estupenda, pero absorbente novela, es la presencia de la naturaleza como algo moderno y, a la vez, integrado en el movimiento romántico; cuestiones cómo la pretensión absurda de abordar lo inabordable se hace patentes, más que nunca. El juego es el siguiente, dos territorios o casas pobladas de un halo de misterio: de un lado Cumbres borrascosas, donde el clima se traza desde el misterio, pero que ofrece la mejor fisonomía posible a evocar; de otro, la Granja de los Tordos, un lugar donde la ocupación y el trabajo absorben de tal forma, que no cabe sentimiento alguno. Los habitantes del segundo necesitan de Cumbres para explayarse, pero ¿qué hay realmente en el primer lugar, cuál es su historia?, ¿el terror al vacío por la muerte que tanto preocupa a Catalina, llevándola a ver morir a su mejor amiga Elena, que la contempla severa e impasible?, ¿el territorio que una vez ocupó Heathcliff y al que desea volver, debido a una insana nostalgia de la nostalgia?.

Calificación: Excelente y difícil.
Tipo de lector:  Clásico, pero acostumbrado a ciertos brotes de polifonía.
Tipo de lectura: Absorvente, a veces hasta poco llevadera.
Argumento: Destinos fatales con signos modernos de existencialismo.
Personajes: Descontentos, tristes, inadaptados.
¿Dónde leerla? En cualquier sitio, lentamente.


Comentarios cerrados.