Las amistades peligrosas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Les Liaisons Dangereuses.

Sin que se pueda descalificar la transcripción más popular del título, recordamos que la palabra liaisons tiene unas connotaciones en francés –y en inglés también- ambiguas y adecuadas a la trama de una novela que está compuesta por un intercambio de cartas: enlaces, correspondencias, relaciones amorosas.
Las Amistades Peligrosas es una red social. El wikileaks que publicó la moralidad de una clase social y colaboró en provocar la revolución.
Una clase ociosa y parasitaria que devoraba los recursos de Francia y a la que Pierre Choderlos de Laclos quiso retratar pervertida, carente de ética y de principios, donde los hijos se educaban en la ignorancia de la vida. Una sociedad en la que solo la mojigatería y el fanatismo religioso se oponían a lo amoral, y para la que la Ilustración se había convertido nada más que en un barniz que lo oscurecía todo.
Por Laclos el lector se convierte en corruptor y en depravado, en madre herida y en adolescente encerrada en un convento; en mujer atormentada por la pasión; en observador, en fin, de un mundo mentiroso e inquietante donde los actores esconden su perfil y todos tratan de enterarse de algo; donde se dicen, a medias, verdades y mentiras. Un soporte en el que se publican cartas y se esconden acciones, mientras que la información se actualiza en tiempo real. Una red social que estallará cuando se sepa todo.
El escritor, que hizo la carrera militar, más como escalera social que por vocación, encubrió su mensaje -crítico y libertino a partes iguales- bajo sucesivas máscaras, disfrazándolo de fábula moral, quizás para que a ejemplo de la protagonista, hagamos tabula rasa y podamos crear(nos) unos principios, formados con el fruto de profundas reflexiones. Unos principios en los que las acciones, los pensamientos y las apariencias deben viajar por lugares diferentes y paralelos.
Los principales protagonistas, el vizconde de Valmont y, sobre todo, la marquesa de Merteuil, se erigen en divinidades a las que todo está sujeto y permitido; gobernadores de sentimientos y de destinos por la sola fuerza superior de su nacimiento y de su ingenio. Poco a poco se van desnudando, ayudados por el servicio numeroso; rodeados de un aparato lujoso formado por palabras, porque con elegancia, todo se puede decir; enfocados por las luces engañosas de las bujías que distorsionan las siluetas; con una coreografía de minueto.
A diferencia de los intercambios virtuales de este siglo XXI, el lenguaje utilizado entre los amigos es elegante y refinado, su sotileza se revela en las introducciones y las despedidas de cada carta, en su variedad. Aunque los temas que se traten sean tan escabrosos como los de hoy: el engaño, la astucia y la maquinación; la pasión y los celos; la erótica del poder.
Estas Amistades Peligrosas estarán siempre vinculadas a las interpretaciones de los actores Glen Close, Uma Thurman, John Malkovich y Michelle Pfeiffer en la película célebre de Stephen Frears, de 1988.

Calificación: Soberbio.
Tipo de lector: Malvado y libertino.
Tipo de lectura: Sorprendentemente cercana a pesar de que utiliza el leguaje cortesano del XVIII.
Argumento: Intrigas y libertinajes.
Personajes: Algunos, como los dos principales protagonistas, Valmont y Merteuil, de una gran profundidad psicológica.
¿Dónde puede leerse?: En un gran parterre a la francesa, sea el de El Retiro, Las Tullerías o Versalles.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librero de nuevo o de viejo.


Comentarios cerrados.