Nieve en Otoño

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Un cuento más que una novela.
La ficción está construida sobre fragmentos de realidad procesados por la mente del escritor; en muchos casos, se intuyen en su biografía.
En la literatura de la escritora francesa Irène Némirovsky, los fragmentos son Rusia y el exilio, el desarraigo, la podredumbre del régimen zarista, pero también las injusticias que lo enterraron, la destrucción de una forma de vida y el retrato de un mundo que se desvanece, los cálidos y esperanzadores brazos del asilo, el viento frío de la guerra; son Francia.
Lo aterrador es cuando el autor es capaz, por intuición o por designio, de reflejar retazos del futuro. Lo espantoso es cuando ese futuro es funesto.
Irène Némirovsky vivió la mitad de un siglo XX que sepultó la civilización bajo las ruinas de las ciudades devastadas. Fue infortunada protagonista de todos sus capítulos. Sus obras, aún las más sencillas como es esta, deberían ser el faro que ilumina la conciencia de Europa.
Los temas que se tratan con sutileza y empatía, son: la fuerza de los recuerdos, la añoranza de los fantasmas del pasado, y el mapa emocional de los lugares idílicos para una felicidad perdida. La nostalgia de la Nieve en Otoño representa el agotamiento de los esquemas sociales que despertaron el siglo.
Es un relato escrito con sencillez y honestidad, rico en emociones.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sencilla.
Personajes: Vivos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería lo deberían tener.


Comentarios cerrados.