Perder teorías

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Para los que nos acercamos al mundo literario a través de la lectura siempre es una sorpresa agradable encontrarnos con libros como Perder Teorías de Enrique Vila-Matas. Esta novela, corta, cortísima que, en realidad, debe considerase casi un ensayo sobre la espera, sobre la teoría de la construcción de la novela del futuro; es la perfecta continuación de  Dublinescas.
En Perder teorías el autor nos explica cómo durante la realización de un viaje a Lyon, en el que nadie le espera, pese a estar convocado por una fundación para participar en unas jornadas literarias, pasa de la inicial angustia de no tener a nadie que le espere ni le de cuentas del como ni el porqué de su estancia en aquella ciudad, al estado perfecto y deseado de espera. Un momento perfecto de encuentro con uno mismo. Ese estado del nada más que estar con sí mismo le llevará a la elaboración de una especial teoría sobre el sentido de esa espera, el sentido real de la vida y sobre como debe ser la novela del futuro. Una reflexión que concluirá con la idea de que hay que desechar las teorías elaboradas al respecto porque una teoría solo sirve para que se plasme lo que sobre ella se cree pero que, una vez plasmada, ya no sirve para nada. Las teorías sólo nos encasillan, nos meten dentro de un cinturón que oprime y mata la libertad, en este caso, la del escritor.
Perder teorías, donde las referencias a escritores de la talla de Liz Themerson o Julien Gracq, la convierte en una deliciosa novela para reflexionar sobre la necesidad de contar, o no, con patrones para la creación de una novela. Sobre cómo construimos para volver a destruir, no sólo teorías literarias, sino a nosotros mismos.

Clasificación: Novela, casi ensayo.
Tipo de lector: Interesados en las teorías literarias y amantes de Vila-Matas.
Argumento: Sobre el sentido de la espera y la novela del futuro.
Personajes: Sólo la conciencia de Vila-Matas.
Engancha: Pues va a ser que sí.
Donde puede leerse: En cualquier sitio donde tengan tiempo para detenerse cada dos minutos para pensar y tomar un café tranquilos.
Donde encontrarlo: En su librería de referencia.


Comentarios cerrados.