dic 7 2010

La Casa Verde

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La Casa Verde es el prostíbulo de una remota ciudad peruana, atrapada en una lluvia discontinua de arena, en ella moran las habitantas. Casa Verde es también la selva, en la otra parte del relato, oscura, amenazante; realidad compuesta de mil matices cambiantes, asfixiante y embrutecedora, dentro de ella hay personas que luchan por sobrevivir a ese territorio fronterizo y salvaje; hay indios.
Para plasmar esas realidades en el papel, Mario Vargas Llosa se sirvió de un lenguaje plagado de localismos, una composición fragmentada y una manera de tramarla, que mezcla los parámetros espacio-temporales y altera los transcursos lógicos de los diálogos. Para mostrar la evolución de los personajes, concibió una novela extensa.
Logra lo que persigue a costa de sumergir al lector en una selva inextricable de palabras y convierte la lectura en un acto de notable compromiso. Difícil.
La novela que tiene vocación de crear un universo, da la sensación de un rompecabezas inmenso que se va formando poco a poco, y en el que finalmente todas las piezas encajan si la atención y la memoria no han sido vencidas por la fatiga.
Para quien esté muy interesado en la obra de Vargas Llosa, en los temas profundos que toca ésta novela-que tienen que ver con el desamparo y con el drama de las sociedades criollas-, y en la literatura, puede ser indispensable una segunda lectura.
Pasados cuarenta y cinco años de su publicación, las críticas a la densidad de la narración y la innovación excesiva, se disuelven en el mito que conforma el canon de los escritores del llamado boom latinoamericano y es considerada -y seguramente lo es- de una maestría técnica excepcional por la solidez con la que encajan todas sus piezas.
Como otras obras coetáneas, La Casa Verde actuó como un motor de aceleración en la regeneración de la literatura en español.

Calificación: Muy Importante.
Tipo de lector: Muy interesado o muy voluntarioso.
Tipo de lectura: Densa. Desesperante en algunas partes.
Argumento: Notablemente desarrollado y dispuesto.
Personajes: Muy bien construidos, encerrados en sí mismos.
¿Dónde puede leerse?: Leerla en la selva puede ser una experiencia muy intensa.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería.


dic 7 2010

Perder teorías

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Para los que nos acercamos al mundo literario a través de la lectura siempre es una sorpresa agradable encontrarnos con libros como Perder Teorías de Enrique Vila-Matas. Esta novela, corta, cortísima que, en realidad, debe considerase casi un ensayo sobre la espera, sobre la teoría de la construcción de la novela del futuro; es la perfecta continuación de  Dublinescas.
En Perder teorías el autor nos explica cómo durante la realización de un viaje a Lyon, en el que nadie le espera, pese a estar convocado por una fundación para participar en unas jornadas literarias, pasa de la inicial angustia de no tener a nadie que le espere ni le de cuentas del como ni el porqué de su estancia en aquella ciudad, al estado perfecto y deseado de espera. Un momento perfecto de encuentro con uno mismo. Ese estado del nada más que estar con sí mismo le llevará a la elaboración de una especial teoría sobre el sentido de esa espera, el sentido real de la vida y sobre como debe ser la novela del futuro. Una reflexión que concluirá con la idea de que hay que desechar las teorías elaboradas al respecto porque una teoría solo sirve para que se plasme lo que sobre ella se cree pero que, una vez plasmada, ya no sirve para nada. Las teorías sólo nos encasillan, nos meten dentro de un cinturón que oprime y mata la libertad, en este caso, la del escritor.
Perder teorías, donde las referencias a escritores de la talla de Liz Themerson o Julien Gracq, la convierte en una deliciosa novela para reflexionar sobre la necesidad de contar, o no, con patrones para la creación de una novela. Sobre cómo construimos para volver a destruir, no sólo teorías literarias, sino a nosotros mismos.

Clasificación: Novela, casi ensayo.
Tipo de lector: Interesados en las teorías literarias y amantes de Vila-Matas.
Argumento: Sobre el sentido de la espera y la novela del futuro.
Personajes: Sólo la conciencia de Vila-Matas.
Engancha: Pues va a ser que sí.
Donde puede leerse: En cualquier sitio donde tengan tiempo para detenerse cada dos minutos para pensar y tomar un café tranquilos.
Donde encontrarlo: En su librería de referencia.