El Maestro y Margarita

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Potente sátira sobre la Rusia comunista, censurada en su día y con altas dosis de lirismo. Narra el intento de un profesor que aprende a desamar a una muchacha, por rehacer su vida a partir de la reconstrucción de una novela empezada en torno a Poncio Pilatos. Montada como la protesta de un loco hacia un mundo enloquecido por la presencia del Diablo, el autor no deja títere con cabeza y trata la esquizofrenia desde un punto de vista social e individual; de cómo un hombre es empujado a que le arrolle y mate un tranvía nace un enredo en el que por acción u omisión, cualquiera puede ser culpable o dar pruebas de ello; en este sentido, se denuncia desde lo absurdo y caricaturesco, un mal que leemos como social, pero que sentimos inapelablemente unido a la condición humana.
Berlioz, personaje que es utilizado en su tercer nombre para sembrar confusión con el músico, podría ser un genio, pero la esquizofrenia es otra cosa, fea y que a partir de cierto momento se vuelve lírica, debido a que las aspiraciones se volatilizan y a la buena de Margarita le acaba importando un bledo que su amado nazca muerto; el dilema es encontrar algo de paz, una vez el destino converja.
Dice Alain de Botton en FED.com que lo que diferencia lo snob de lo prosaico o literal es la existencia de una madre. Bulgakov reniega valientemente del mundo donde vive, para construir uno paralelo donde la fantasía y potentes personajes cargados de imágenes hacen de las suyas; el gato con botas que huye de ser un estereotipo o el perro apaleado la primera parte y resurgido de sus cenizas la segunda nos hacen partícipe de una visión onírica que parte del delirio de persecución hacia el Diablo, pero finalmente acaba en la imaginación.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Acostumbrado al caos y sin ánimo de armar un rompecabezas delirante.
Tipo de lectura: Difícil y con demasiados elementos como para que el lector quede pronto fuera de combate.
Argumento: Distinto, original, caótico.
Personajes: Desdoblados entre lo que quieren y lo que pueden y cómo esto lo lleva a la exageración sin ser paródico.
¿Dónde leerlo? Mezclando actitudes y con calma, por ejemplo, en la Alemania recién inaugurada tras la caída del muro.


Comentarios cerrados.