Cosmética del enemigo

Artículo escrito por: Carmen Neke

Amélie Nothomb ha sabido sacar buen partido de sus circunstancias familiares para perfilarse frente a la dura competencia literaria con novelas narcisistas y autodestructivas y en entrevistas televisivas donde el escándalo está garantizado: no cada día hay una hija de embajadores y sobrina de un jefe de estado que arremeta contra su familia, su país de nacimiento y la sociedad en general. Si hubiera puesto tanto empeño en su obra literaria como en su figura pública podría tal vez haber llegado a ser una buena autora, porque talento no le falta. Pero la Nothomb ha preferido usar la escritura de sus obras como ejercicio de exorcismo de sus fantasmas personales, y esto es algo que puede provocar una cierta curiosidad morbosa en el lector, pero que a la larga acaba hartando.

Cosmética del enemigo es el tercer libro que leo de ella (me resisto a llamar novela a una obra de 96 páginas en edición minúscula de bolsillo y letra gigantesca) y a pesar de las pocas expectativas esta lectura ha supuesto la decepción definitiva. El planteamiento era sin embargo prometedor, los diálogos ágiles y sin complejos, pero al parecer la inspiración abandonó a la autora a mitad del camino y tuvo que resolver la situación como buenamente pudo, aunque la solución elegida dista mucho de ser memorable. Lo más positivo que se puede decir de este libro es que tiene un formato ideal para leerlo en el transporte público.

Calificación: Libro de escritora mediática que todo el mundo va a leer.
Tipo de lector: Posmoderno.
Tipo de lectura: Amena, entretenida, ligera, decepcionante. Se lee en un suspiro y es igual de incorpórea.
Engancha desde la primera línea.
Le sobra toda la segunda mitad, o le faltan cientos de páginas, según se mire.
Argumento: Si resumo el argumento les cuento el libro entero.
Personajes: Dos cabezas parlantes.
¿Dónde puede leerse? La edición de bolsillo es ideal para llevar en el bolso y leer en cualquier parte a ratos perdidos, no hay hilo argumental alguno que se pueda perder.


Comentarios cerrados.