dic 2 2010

La comedia de las equivocaciones

Artículo escrito por: Carmen Neke


Los intelectuales postmodernos que afirman con gran convencimiento que la intertextualidad ha supuesto la liberación de la literatura gracias a los nuevos avances tecnológicos, harían bien en repasar sus conocimientos de la historia de la literatura. La comedia latina fue la inventora del “remake” o el versioneado de obras ya existentes, su teatro se basó en comedias griegas cuyo original en muchos casos no ha llegado a nuestros días. Plauto se sirvió ampliamente de esta práctica, combinándola con la contaminatio es decir la mezcla de dos o más piezas teatrales, lo que ya en su época le valió amplias críticas de ciertos sectores que criticaban su falta de originalidad creativa y de respeto hacia las obras de las que se servía para elaborar su teatro. Todo ello no le impidió sin embargo gozar de una enorme popularidad y de ser reconocido entonces y en nuestros días como un estupendo autor teatral.

Muchos siglos más tarde, en la Inglaterra del siglo XVI, el joven William Shakespeare empieza su carrera como dramaturgo. Habiendo recibido una sólida formación académica, conocía bien los clásicos y las prácticas teatrales de la comedia de la antigua Roma. De esta manera, para escribir su Comedia de las equivocaciones , que bien podría haber sido la primera pieza que compuso, se dejó inspirar ampliamente por Plauto tanto para el contenido de sus obras como en sus métodos creativos. El argumento de esta comedia de Shakespeare, con el equívoco entre los hermanos gemelos como base de la trama, está claramente basado en Los Menecmos de Plauto (obra basada a su vez en una comedia griega desconocida hoy), pero Shakespeare la amplió introduciendo en ella elementos de otras comedias de Plauto, como Anfitrión. Está claro que los conceptos de originalidad, autoría y plagio todavía no se habían inventado, y que aún careciendo de ordenadores, la libertad creadora del artista tenía en aquella época muchos menos límites que en la actualidad.

Calificación: Muy entretenida.
Tipo de lector: Al alcance de todos los públicos.
Tipo de lectura: Fácil y amena.
Argumento: Las cosas no son lo que parecen.
Personajes: Dos parejas de gemelos provocan toda una serie de equívocos entre sus sufridos conciudadanos.
¿Dónde puede leerse?: Mucho mejor verla representada, si tiene ocasión.


dic 2 2010

Manhattan Transfer

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novelón de John Dos Passos que marcó época debido no sólo al uso de estructuras temporales novedosas, sino al hecho de ofrecer una visión caleidoscópica de los personajes y el relato, visión que permite que podamos ver trozos de vida como por el ojo de una cerradura; lo que convierte la novela en un fresco lleno de cuadros luminosos por catárticos sobre la realidad en que se fraguó la ciudad, desde sus orígenes, de Nueva York. A la vez, la obra va desde lo más bajo en cuanto a nivel socioeconómico de sus protagonistas hasta llegar a formar una pequeña Alejandría gracias a una arquitectura humana que toma como excusa entre otros temas o imágenes el del embarcadero a partir del cual nace una ciudad, su vertiginoso marchamo, un ruidoso espíritu de lucha y el dinero como afán.
La novela empieza en un paritorio; una pareja de hombre y mujer sufren y se desvelan al ver nacer de su seno una criatura procedente de sus entrañas; criatura que mágicamente se transformará en abogado sarnoso que defiende causas perdidas por las que obtendrá sustanciosas minutas así gane o pierda, en arquitecto o en self-made man dispuesto a delegar en sus hijos la herencia de lo ganado o perdido en forma de acciones bursátiles. El descalabro en la economía que supuso el crac del 29 es tan fundacional, que parece gestarse en la base de los edificios, en su punto gordiano o vertebral. También destacamos la presencia masculina en forma testosterónica, ya sea en la opulencia o indigencia y de la mujer como objeto o souvenir que suena a dinero (véanse imágenes tan potentes por elegantes como la de la indolente y a la vez poderosa caída de manos semejante a unos guantes sujetos desde su base en la muñeca).

Calificación: Imprescindible para entender a autores posteriores.
Tipo de lector: La crítica lo ha relacionado con La colmena de Cela, pero aquí la coralidad adquiere unos visos titánicos de intensidad; el lector que más la disfrutará no sólo es quién vea en ella el nacimiento de un signo de los tiempos, sino quién quiera disfrutar con la literatura.
Tipo de lectura: Accesible, desprejuiciada.
Argumento:  Tres generaciones sucesivas y sus ideas sobre el dinero, el trabajo y la educación.
Personajes: Perfectamente identificables.
¿Dónde leerlo?: En cualquier lugar escondido.