nov 13 2010

Isla de Pascua

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Si una novela va a ser traducida a catorce idiomas diferentes, si la apuesta editorial por ese trabajo es clara, si el esfuerzo promocional que se realiza es importante; lo más prudente es buscar la razón por lo que esto ocurre. Podremos encontrarnos en ese análisis, entre otras cosas, con productos mediocres (desde una perspectiva literaria) que necesitan una comercialización agresiva y feroz para competir en el mercado editorial, algo que suele ser muy habitual en los tiempos que corren, o podremos encontrarnos, entre otras cosas, con buenas novelas que necesitan de esos recursos para no pasar desapercibidas.
Isla de Pascua, primer trabajo de la autora Norteamérica Jennifer Vanderbes (Nueva York, 1974), será traducida a catorce idiomas, una editorial importante como es Alfaguara apostó por esta novela y, además, es un buen relato.
Presenta algunos problemas en el arranque de la narración. Los primeros capítulos de cada trama -tres en total- son algo extensos, lo que provoca una demora en ese arranque que llega muy despacio. También en la elección de tonos puesto que no se percibe un cambio claro de registro al narrar las diferentes historias cuando sería muy necesario en esta novela y, sin embargo, se perciben cambios de tonos dentro de cada una de las historias que, por no estar justificados, difuminan la figura de un narrador que, por otro lado, queda finalmente construido a base de cierto rigor técnico. Y, por último, en el uso del diálogo que se presenta con unos contenidos informativos en exceso, lo que impide una construcción clara del cosmos de cada personaje y que dejan la sensación de vacío narrativo en algunos momentos. Pero esos problemas, que es verdad empañan algo el trabajo de Vanderbes y que si apareciesen en el trabajo de un escritor consagrado serían muy graves, no sobresalen de forma especial por encima de sus aciertos narrativos. Isla de Pascua es una buena primera novela en su conjunto; un trabajo muy bien documentado que se sostiene sobre los tres personajes femeninos que terminan bien perfilados a pesar de los problemas apuntados, sobre una descripción objetiva que dibuja los escenarios con gran claridad y un tempo casi decimonónico necesario para hacer verosímil una narración que nos lleva desde una Inglaterra aún victoriana hasta un momento histórico muy cercano a nosotros; una novela que da cuenta de un trabajo muy cuidado ( la experiencia de Vanderbes como profesora de escritura creativa se deja ver desde las primeras líneas); un texto con el que la autora ha sabido tomar la distancia justa evitando así que se perciba, por parte del lector, una labor que podría aparecer como excesivamente académico en alguna de sus zonas expositivas más arriesgadas.
Bajo la sospecha de recibir un nuevo título desde Estados Unidos unido a la tradición del best seller, encontramos con agrado Isla de Pascua. Una buena primera novela firmada por la que, posiblemente, llegue a ser una excelente escritora.


nov 12 2010

Catálogo de objetos imposibles

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Durante el año 1990, la Caja de Madrid (sí se llamaba entonces), patrocinó una exposición que mostraba los objetos ideados por el pintor, escultor, ilustrador y escenógrafo, Jacques Carelman. Estructurados en cinco modalidades (trabajo, casa, tiempo libre; hombre, mujer, niño y animal; y otra denominada varios, los objetos imaginados por Carelman se podían contemplar en los bocetos o como productos acabados. Desde naipes transparentes con los que es imposible tirarse un farol a pipas de fumar semanales (una boquilla común y siete cazoletas para el tabaco); de bicicletas simétricas completamente absurdas a copas para dar de beber a perros con el hocico largo; puzzles imposibles pero que dejan ver el motivo o tiendas de campaña con la forma de un rascacielos. Una exposición muy divertida que no estaba exenta de una gran creatividad.
Por supuesto, se edito el catálogo de la exposición (AURA Comunicación) en la que aparecen todos y cada uno de estos inventos que rebosan arte y lírica en muchos casos.

Calificación: Curioso y divertido.
Tipo de lectura: Muy entretenida. Es un libro muy recomendable para niños y jóvenes. Y para adultos.
Tipo de lector: Cualquiera.
¿Dónde puede leerse?: Con un cuaderno al lado y un lápiz por si llega la inspiración. El lugar es lo de menos.
¿Dónde puede encontrarse?: Habrá que probar en la red. Será muy difícil encontrarlo en las librerías habituales.


nov 11 2010

Métrica española

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Magnífico libro este de Antonio Quilis que edita Ariel. Contiene toda la carga teórica de la métrica sin que el paso del tiempo haga viejo lo que se dice de ella. Va del verso a la estrofa para terminar examinando el poema y con unos comentarios métricos de lo más atractivos.
¿No sabe lo que es un encabalgamiento? Pues lo busca en el libro de Quilis. Su hijo le pregunta qué es eso de un braquistiquio. No se apure que para eso está el libro de Quilis. ¿Su hijo no sabe nada de nada antes de un examen (o usted)? Todo está en el volumen de Quilis. Tranquilidad.
Todo el contenido teórico se salpica de ejemplos prácticos muy esclarecedores. Y, como ya he dicho, se cierra el volumen con una serie de comentarios métrico-estilísticos que van muy bien para el que se quiera iniciar en la escritura poética (el que se hace del poema de Rafael Alberti, A Miss X, es especialmente agradable de leer). No es que se vaya usted a convertir en un escritor de primera línea, pero, al menos, no dirá cosas que puedan resultar comprometedoras en público.
Merece la pena tener siempre a mano este librito mientras se lee para comprender (si es que eso sirve de algo) la forma de la poesía. El fondo es otra cosa. No hay libros que expliquen eso. Y los que lo intentan son destructores, casi siempre.

Calificación: Conveniente.
¿Tipo de lectura?: Consultas de todo tipo que tengan que ver con los poemas.
¿Tipo de lector?: Cualquiera que tenga la más mínima duda sobre el asunto.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar del mundo si uno se encuentra en apuros.
¿Dónde puede comprarse?: No problem.


nov 9 2010

Historia del jazz

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Historia del Jazz, firmado por Ted Gioia, es uno de los volúmenes clásicos sobre el jazz y pasa por ser imprescindible para todos aquellos que se acercan a este tipo de música e incluso para los que la conocen bien, pues abunda en datos y discografía que siempre son de gran ayuda.
Repasa desde la prehistoria musical (en la que residen los ritmos africanos que llevarían hasta el primer jazz en Nueva Orleans) hasta el jazz moderno. Y lo hace explicando los cambios que se fueron produciendo en momentos históricos determinados. No entra en profundidades que hagan difícil la lectura aunque sí enfrenta asuntos que no podrían entenderse sin la ayuda de un buen disco sonando para entender eso que dice Gioia. Con esto quiero decir que este libro no ayudará a nadie a saber de jazz. Tan sólo a reconocer nombres y fechas. La música se llega a conocer escuchándola.
Inexplicablemente, algunos interpretes y compositores aparecen en alguna página suelta casi tan rápido como desaparecen. Es en estos detalles donde encontramos al autor (las preferencias del autor es más exacto) y esto no deja de ser un inconveniente porque Bill Evans (por poner un ejemplo) es un grande del jazz y Gioia le convierte en un espectro. Hay varios casos parecidos que roban lustre a lo que podría ser una obra excelente.
Aporta el autor una relación de discos recomendados que son, francamente, inolvidables y sólo eso es una buena razón para hacerse con un ejemplar.
Por otra parte, señalar que la zona más interesante de la obra es la que abarca el nacimiento y desarrollo de lo que vino a llamarse BeBop. Da la sensación de que es la que domina el autor y la que más admira.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Fascinante si se escucha a la vez ese disco del que se habla o un tema en concreto.
Tipo de lector: Amantes del jazz. También caben los que quieran iniciarse por curiosidad.
Faltan algunas referencias a compositores e interpretes. Imperdonable.
¿Dónde puede leerse?: En casa, con música, una copa y el tabaco a mano.
¿Dónde puede leerse?: Seguro que lo encuentras en cualquier sitio. Es un clásico.


nov 9 2010

La broma infinita

Artículo escrito por: Carmen Neke

David Foster Wallace era un escritor excesivo, prolijo, desmesurado. Y es que era un escritor de un enorme talento creativo, un auténtico constructor de mundos propios. Sabía, como hoy día saben pocos autores, que un mundo no se crea en un par de horas y unas cuantas líneas, que hay historias que necesitan tiempo y espacio para desarrollarse. Y en La broma infinita le concedió a su historia y sobre todo a sus personajes todo el tiempo y el espacio que necesitaban, que era mucho. Resulta increíble que hubiera un editor lo bastante loco para publicar una novela de tal envergadura, que se tomara en serio un manuscrito de más de mil páginas más notas finales. Pero lo cierto es que quien tenga los arrestos de embarcarse en esta lectura, quien esté dispuesto en estos tiempos de prisas y placeres instantáneos a dedicar semanas o meses a un solo libro, va a poder tener una experiencia lectora inolvidable.
La novela es extraña, caótica e irracional como la vida misma. Los personajes se nos van presentando a retazos y sin explicaciones, en su presente y en su pasado, en sus circunstancias independientes que acabarán formando una red de conexiones personales a veces lógicas, a veces insospechadas y algunas veces totalmente absurdas. Todos los personajes comparten su desarraigo, sus adicciones diversas de las que intentan escapar, sus torpezas humanas y sociales que se interponen a sus anhelos de conectar con algún otro sere. El detallismo con el que el autor se extiende a la hora de relatarnos las miserias y los fracasos de estos personajes se une al humor y a la fina ironía que alejan todo patetismo, también a la enorme empatía hacia sus criaturas que siente su creador, para quien el infierno en el que viven sus personajes no debió de ser muy ajeno. Todos estos elementos, unidos a la incuestionable destreza narrativa de Foster Wallace y su perfecto dominio del complejo entramado estructural que maneja, hacen de esta novela una lectura demoledora, compulsiva, amena y gratificante, al menos para quien aún sea capaz de ingerir enormes dosis de literatura en estado puro.

Calificación: Fuera de categoría.
Tipo de lector: Con la musculatura lectora en muy buena forma y con el estómago a prueba de bombas.
Tipo de lectura: Extrema, de las que cortan la respiración de lo buena que es.
Engancha desde la primera línea, pero algunos pasajes requieren buenas dosis de paciencia.
No le sobra ni una sola página de las mil y pico que tiene.
Argumento: La vida tal como puede llegar a ser dentro de muy pocos años, aunque para algunos ya es así en la actualidad.
Personajes: Seres desgarrados y desgarradores de toda clase y condición, capaces de mantener diálogos inolvidables en las circunstancias más absurdas.
¿Dónde puede leerse?: Donde le dejen tranquilo durante un buen rato, el libro exige y merece concentración por parte del lector.


nov 6 2010

Tríptico del Mal

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Se publicaron juntas en 2004, bajo el título de Tríptico del Mal, tres novelas del escritor español Juan Goytisolo que han sido aquí reseñadas convenientemente: Señas de Identidad (1966); Reivindicación del Conde Don Julian (1970), que revisada para esta nueva edición pierde el conde y la reivindicación en el título, aunque la mantiene en la textualidad, y Juan Sin Tierra (1975).
La edición demuestra la validez del mensaje por encima de su adscripción a corrientes literarias y mensajes políticos.
No es justo con un escritor que pagó con el apartamiento y la censura, su lucha por derribar los tópicos, que encasillemos su obra en lugar alguno, pero como el compendio lo sitúa por encima de lo crítico y lo académico -puesto que lo es en sí mismo- y dada su calidad literaria y rupturista, es indiferente que nosotros digamos, que por las características de su construcción formal, en su relación con el fondo, los estudiosos de la literatura lo sitúan dentro del experimentalismo. Y ha de entenderse aquí la experimentación como meta y como voluntad, más que como búsqueda.
Se justifica la edición porque las tres novelas pueden formar un todo literario que se lee sin solución de continuidad, aún cuando se extinguen en sí mismas si se consideran de manera autónoma e incluso fragmentaria.
Son algunos temas globales de esta compilación, la subversión, la denuncia del régimen político español sustentado sobre la cobardía interna y la hipocresía del exterior, el rechazo a toda idea identitaria y la definición del escritor -expresada y encubierta- como referente necesario e insobornable.
Juan Sin Tierra está menos cohesionada que las otras dos, pero en cambio proyecta claves interesantes para la interpretación del conjunto, sobre todo en la recreación metaliteraria de las figuras del narrador y del personaje.
El Tríptico del Mal es una lectura imprescindible para entender la literatura española contemporánea e interpretar la historia reciente. A pesar de que en algunos momentos pueda ser agotadora, es una lectura placentera por el dominio que Goytisolo ejerce sobre el vocabulario y la construcción del lenguaje que da la sensación de un fluido orgánico que chorreara directamente, desde cerebro del escritor.

Calificación: Imprescindible.
Tipo de lector: Intenso y voluntarioso.
Tipo de lectura: Compleja en la forma y en el fondo.
Argumento: Argumentos.
Personajes: Son símbolos y son reales en su discontinuidad.
¿Dónde puede leerse?: Se ha dicho.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


nov 4 2010

Fantasmas del Invierno

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela escrita por el gran autor leonés, Luis Mateo Díez, afincado en Madrid y académico de la Lengua; cuenta desde el contexto de la posguerra española y con narración desde un territorio simbólico y onírico, una historia de desvelos y afrentas y de cómo la vida rural y gris de un pueblo no es ajena a las visitas de Franco, a Hitler o los aviones de la Legión Condor que quieren controlar la vida de cada uno de sus ciudadanos; con cierta resonancia a territorios comunes a Delibes, existe un feísmo atmosférico que va más allá de los conflictos tan llenos de muerte y enfermedad, posiblemente irrecuperables ya por la mentalidad de los supervivientes. Otra característica es el hecho de que todo parece narrarse desde el recuerdo, lo cual suaviza y hace aún más tibio la podredumbre, miseria y grisura de los días en que se cuenta.
Voldián es el personaje-narrador, una especie de cronista ajeno a la voz del pueblo; en él no cabe otra inquietud que la de sentirse extraño por dos razones fundamentales: de un lado la aparición del Diablo como ente incorpóreo que nos sumerge más y más en un estado catatónico y de otro las noticias que sobre Franco se escuchan desde una radio de galena, que emite el programa factótum desde el que se anuncia a salto de mata lo que pasa, podría pasar o recela de hacerlo en un clima irrespirable donde nadie es inocente.
Sorprende encontrar en Voldián, un territorio lleno de paisanos que conoce a la perfección la venganza y odio hacia sí mismos y los demás, como clase en extinción, formado por gente de nombre simple frente a los que lucen un apellido y es que este mero rasgo ya indica oportunidad y raigambre; éstos son los potentados que no quieren aceptar el hecho de que los emigrantes se ganen su trozo de pan.

Calificación: Densa.
Tipo de lector: Aficionado a releer, abstenerse aquellos que en una primera lectura quieran entender intencionalidades ocultas en sus personajes.
Tipo de lectura: Compleja.
Argumento: Sobre la España profunda y sus gentes.
Personajes: Potentados, emigrantes, extranjeros de sí mismos.
¿Dónde puede leerse? Lejos de toda referencia a la Memoria Histórica establecida.


nov 3 2010

Por favor no empujen

Artículo escrito por: Carmen Neke

Un joven aspirante a escritor con bloqueo crónico, cuyo mundo gira alrededor de su mesa habitual del café El Parquetito. Desde ahí va a interactuar con camareros, conocidos a los que no desea ver, otros clientes, gente que pasa y le dirige o no la palabra. Con más pena que gloria, con más cinismo que alegría, pero siempre desde la humilde arrogancia del escritor sin ideas y sin dinero que busca desesperadamente algo que escribir, mientras esconde su desesperación detrás de un cool desapegado e huraño. Porque Gustavo Fernández es un gran escritor y el mejor poeta del Perú después de Vallejo, y necesita tener una oportunidad para demostrárselo al mundo y sin duda también a sí mismo a pesar de todas sus bravuconadas.

Con este planteamiento y con un lenguaje sabroso, directo y brutal, Fernando González Nohra ofrece en su primera novela (o libro de relatos, que los críticos parecen no saber a qué carta quedarse) un retrato tan gamberro y cínico como emotivo y personal de una fauna humana de todas las clases sociales e intelectuales de una gran ciudad que podría ser la nuestra. Mirar a Gustavo es mirarnos a nosotros mismos y a nuestra circunstancia, en un espejo grotesco y poco halagador pero tan verídico y tan divertido que vamos a aceptar sin problemas esa caricatura despiadada de lo mezquino de nuestras vanidades diarias.

Calificación:  Un libro estupendo. Léaselo si tiene la ocasión porque merece la pena.
Tipo de lector:  Que busque algo más que entretenimiento en sus lecturas y no se escandalice con excesiva rapidez.
Tipo de lectura:  Amena, divertida, gamberra pero susceptible de dejar hecho un trapo al lector incauto.
Argumento:  Ser escritor treintañero no mola nada si se es pobre y no se tiene éxito.
Personajes:  Grotescos, caricaturescos, creíbles. El protagonista narrador es de antología.
¿Dónde puede leerse?  Junto a un parque, en un café donde todavía se pueda fumar.