nov 20 2010

El Maestro y Margarita

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La lectura de El Maestro y Margarita hace un efecto distorsionado y extraño.
Por encima de todo es una novela muy divertida, con un humor delirante que se acerca al esperpento; el retrato de una sociedad soviética atrapada en la sin razón, un ambiente viciado del que Mijaíl Bulgákov huye mediante el artificio de una fábula.
La mirada se abre, amplia, sobre un sistema arbitrario y corrupto; donde el soborno, el oportunismo y la delación, campan a sus anchas, mientras que los individuos intentan mantener la cordura de esa colectividad esquizofrénica. Para retratarla, el escritor invierte los términos de la ecuación entre lo lúcido y lo demente, con un hábil manejo del absurdo.
Entonces aparece el Demonio.
No importe que algunas referencias sobre las que se construye la novela, escapen a la inteligencia del lector, son múltiples, difusas y complejas; pero la narración es transparente.
No se pueden identificar las caricaturas con facilidad -por motivos de distancia- pero se sospechan, y es seguro que un conocimiento del ambiente del Moscú contemporáneo de Bulgákov, pondría cara a alguno de los personajes y lo convertiría en quien sabe cuál de las personas que impidieron al escritor publicar esta novela en vida.
El resto del esqueleto narrativo, se establece sobre juegos intertextuales: La Margarita de Fausto que regresa a la literatura dispuesta a tomarse la revancha, envuelta en la música de Berlioz y acompañada por la cohorte que se presupone al músico: Quincey, Goethe y Nerval. Enfrente está una Jerusalén posible, bajo la sombra del quinto procurador de Judea, Poncio Pilatos. Pushkin vigila.
¿Cómo ha conseguido Bulgákov amalgamar todo esto con éxito, y conseguir que lloremos de risa en algún momento? Quizás porque era ruso.
Una ópera de Höller, basada en El Maestro y Margarita, avala la ambición de los temas sobre los que se desenvuelve la novela, que nos recuerda inevitablemente en algunos momentos a la Alicia de Carroll, y nos remite en otros a una fábula de Andersen.

Calificación: Muy Buena.
Tipo de lector: Cualquiera con ganas de reírse y un afilado sentido del humor.
Tipo de lectura: Dinámica, enredosa en algún momento pero en otros, inolvidable. Los capítulos titulados La Magia Negra (12) y El Gran Baile de Satanás (23) desbordan el surrealismo.
Argumento: Menos absurdo de lo que a primera vista parece y bastante vertiginoso.
Personajes: Muy divertidos.
¿Dónde puede leerse?: En Moscú, en el Estanque del Patriarca.
¿Dónde encontrarlo?: Por ejemplo en la librería Méndez de Madrid, en la calle Mayor www.libreriamendez.com


nov 19 2010

El Loco, Alas rotas, Espíritus rebeldes

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Colección de cuentos y microrrelatos del poeta libanés, Kalil Gibran, editado por Losada; supone un acercamiento algo complaciente a lo que por aquellos lares se entiende por literatura. El autor utiliza elementos de la naturaleza para sugerir estados de conciencia, de esta forma están presentes la luna y el río así como personajes sencillos, pero no simples, que juegan a interpelar a otros que son testigos huraños de lo que aparece.
En el libro El loco, destacan las piezas que, no por aleccionadoras, incitan a la reflexión (la ausencia de este principio es lo que convierte sus relatos más largos en plomizos), como por ejemplo, el poema La derrota, a la vez práctico y bello, en tanto su imagen es fuente de aprendizaje, discernimiento y en ocasiones el único arma de conocimiento de la humanidad, llegando así a alcanzar un carácter coránico o incluso bíblico donde el tema de la purificación del sufrimiento es fundamental. De tema fabulador, pero no menos interesante son El espantapájaros o Ambición.
Kalil Gibran se despacha contra monjes y sacerdotes como únicos detentores de una fé universal en Espíritus rebeldes; al reflejar, en estas escenas más largas, el abuso del clero contra el campesinado y los obreros que vivían en condiciones más depauperadas; el poeta opta por denunciar esta realidad simplemente nombrándola, sin intentar transformarla siquiera anímicamente desde dentro de los personajes, sino desde un afán de cambiar y cambiarlos desde una exaltación de la libertad e individualidad de la que se siente demasiado orgulloso.
Por último, Alas rotas es una sucesión de relatos de amor y espiritualidad, en que se nos narra en primera persona, la fascinación por Selma, la hija de un anciano amigo del personaje.

Calificación: Facilona.
Tipo de lector: No desde luego uno que quiera entender la realidad más que desde una manida y única visión.
Tipo de lectura: El loco promete y da, lo demás es, sencillamente, demasiado pretencioso.
Argumento: Aprende y vive, el mensaje pudieron tomarlo cinco psicólogos listillos como principio de curación en manuales de autoayuda.
Personajes: Tampoco llegan a cuajar.
¿Dónde leerlo? Lejos de cualquier artículo de Paulo Coelho en que se ensalce su virtud, para no quedar aún más contaminado de supuesta alta espiritualidad.


nov 18 2010

Cielo nocturno

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela de la escritora zaragozana, Soledad Puértolas, afincada en Madrid, que narra el mundo vital (desde la infancia a la temprana juventud) de una muchacha criada en un colegio religioso de una ciudad indeterminada de España. Existen en ella demasiados personajes circunstanciales, que no anecdóticos: familiares, amigos, novios…, que tratan de definir una personalidad, cuya voz se define desde la timidez y la tristeza de avatares comunes a toda vida; no obstante, sabe la autora trazar un árbol genealógico tanto desde el argumento como desde la atmósfera, relatando a la vez sobre la apertura y cierre de unos almacenes de tela, en cuya buhardilla se cose y teje a destajo, siendo la imagen de sus mayores del trabajo hasta la extenuación una constante en su infancia. Contada de forma sencilla y amena, vive junto a sus padres, su tío Cosme y la mujer Inés y sus traviesos y precoces primos. Más tarde acude al colegio y se divierte clasificando los tipos comunes de monja que le dan clase.
Se salta adrede, creemos, Puértolas, la etapa de primera adolescencia, quizás por el carácter reservado del personaje, al que el recato y el provincianismo mantienen siempre dentro de toda corrección textual y moral, y por tanto acomodaticia con el que lee; sí se nos cuentan sus veranos en un pueblo junto a unos tíos que viven ociosos el estío, pero a pesar de que considera a sus primos unos gamberros, el verdadero despertar a la vida del personaje-narrador se realizará cuando entre en la Universidad y conozca a Mauricio y Carlos; la protesta política, los grises y la necesidad de implicarse en una causa social o solidaria común se ven en estos dos personajes de modo desinteresado por un lado, y cínico y descreído por otro. Vivir como hippies o ser consecuentes con nuestro status. He ahí el problema.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: No especialmente exigente con el hecho literario, dispuesto más a conocer lo exterior que lo interior. Puede cambiar la experiencia si no se conoce un pasado relativamente reciente.
Tipo de lectura: Amena, sencilla
Argumento: Despertar a la madurez de una chica timorata que se inicia lentamente a la vida.
Personajes: Es importante para la protagonista que tengan algo reconocible con la infancia, lo que hace que estén estructurados en una superficial visión de árbol genealógico.
¿Dónde leerlo? Como lectura ligera, en cualquier sitio.


nov 17 2010

Vida Secreta de Salvador Dalí por Salvador Dalí

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

En 1.942 Salvador Dalí publicaba  el libro Vida Secreta de Salvador Dalí por Salvador Dalí. El año 1.981 DASA Edicions lanzaba una nueva edición del volumen.
Cuando tenía seis años quería ser cocinero y a los siete, Napoleón. Desde entonces mi ambición ha ido en aumento sin parar. Así es como comienza el libro.
Dalí hace un repaso por su vida de forma muy divertida y, a la vez, profunda e íntima. Su niñez, su adolescencia, el paso por los diferentes centros de formación, su evolución como artista, la llegada de las nuevas formas de expresión y el recibimiento que hacía el mundo y el suyo propio.
Debidamente ilustrado (en blanco y negro todo el libro) podemos disfrutar del trabajo de Dalí mientras leemos su vida salpicada de anécdotas. Leer el mundo de un artista de la talla de Salvador Dalí es una delicia. ¿Cómo veía Dalí a los otros? Ramón (Ramón de Hermosa) tenía la virtud de decir las cosas menos interesantes de l mundo con una minuciosidad y un tono épico dignos de la Ilíada. ¿Cómo percibe Dalí el entorno? Subí a la cubierta del Champlain y vi de pronto a Nueva York. Se levantaba ante mí, verdete, rosa y crema. Parecía un inmenso y gótico queso de Roquefort. Me encanta el roquefort, y exclamé: “¡Nueva York me saluda!”. Pero inmediatamente el orgullo de la sangre catalana de Cristóbal Colón que corre en mis venas me gritó: “¡Presente!”, y yo a mi vez saludé la cósmica grandeza y la virginal originalidad de la bandera norteamericana.
El libro, dividido en prólogo, tres partes y un epílogo, se puede leer de forma desordenada puesto que lo que impera no es la linealidad de lo narrado sino cada mirada del autor al mundo. Magnífico libro sobre un magnífico genio.

Calificación: Estupendo.
Tipo de lectura: Muy entretenida.
Tipo de lector: Cabe cualquiera.
¿Dónde puede leerse?: Dando una vuelta por el mundo. Pero en casa también puede ser.
¿Dónde puede comprarse?: Habrá que intentar en librerías de viejo. O en internet.


nov 16 2010

Áyax, Las Traquinias, Antígona, Edipo Rey

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Edipo es sin duda el Rey en este cuarteto de textos teatrales, unidos únicamente en la edición por motivos compilatorios. Siguen la secuencia temporal, supuesta en la creación de los textos, aunque no hubiese sido inoportuno alterar el orden de los dos últimos para facilitar su comprensión dramática.
Sófocles es considerado como uno de los padres del teatro. El Mármol de Paros, sitúa su nacimiento cuatrocientos treinta y cuatro años antes del nacimiento de Augusto. En ese gran siglo de oro, Atenas asiste al nacimiento de la democracia, que descarga del poder a los dioses, y enfrenta al individuo con su destino.
Edipo Rey es una obra decisiva en la historia del teatro, que es la de la literatura. Por la creación del mito, enraizado en lo subconsciente y lo primitivo; por la perfección de su composición dramática, que mantiene la tensión con un dominio de los recursos equilibrado y eficiente; pero sobre todo por la composición de un conflicto íntimo y desgarrador que deviene público, y que materializa un ambiente de pesadilla que captura al espectador, y en menor medida al lector. Edipo nace con un pecado original que le deja preso de la arbitrariedad del destino, pero también colabora en precipitarse dentro de una de las grandes tragedias de la literatura.
La confrontación de Antígona -hija de Edipo- con Creonte, es la que enfrenta al ciudadano con la ley; al individuo con la sociedad; pero también a la mujer con un mundo de hombres. Cuestiona el ejercicio del poder y la sumisión, en un contexto en el que el peso de la religión y de las tradiciones comenzaba a cambiar (como hoy, dos mil quinientos años después, sigue comenzando a cambiar, de ahí la actualidad del texto).
Esas dos obras son mucho más poderosas que Las Traquinias, en donde sin embargo se reflexiona sobre temas cruciales y se hace desde el punto de vista de la mujer: los celos, la reversión del Amor, la posesión del otro.
Sófocles ancla la tragedia de Áyax en la Ilíada, prolongando la querella por las armas de Aquiles. La obra teatral, tiene resonancias de ese gran poema épico. Es la historia de la caída de un gran hombre vencido por las pasiones de la ira y la venganza, que debe expiar sus culpas con la muerte para ser reivindicado. La construcción de los diálogos es un interesante ejercicio de retórica.
En todas las tragedias, el coro asume la reflexión sobre lo que sucede, y encaminaba -en la antigüedad- los estados de ánimo del espectador; leídas hoy, sus intervenciones resultan arduas por las continuas referencias a la mitología y el exceso lírico, complicado por las traducciones. En muchos montajes teatrales contemporáneos se prescinde de él o se reduce su presencia.
Como siempre sucede con el teatro clásico, conviene en su lectura acudir a diferentes versiones, incluso leyéndolas simultáneamente, porque las traducciones son bastante variables.

Calificación: Edipo Rey es una obra maestra y Antígona un excelente texto dramático. Áyax y Las Traquinias son interesantes.
Tipo de lector: Aficionados al teatro. Espectadores.
Tipo de lectura: Puede costar un poco entrar en los textos que tienen pasajes difíciles de leer, pero la construcción dramática acaba con todos los recelos. Facilita la lectura el hecho de que todos los textos son breves.
Argumento: Vertiginoso.
Personajes: Profundos.
¿Dónde puede leerse?: En Grecia. En Mérida.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


nov 15 2010

Dios creó los números

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Imagine que quiere saber qué son y para qué sirven los números. Ahora piense que puede elegir a una persona que le aporte respuestas a sus inquietudes. Usted elige a Richard Julius Wilhelm Dedekind. Se lo explica y usted no se entera de nada porque lo que quería era una explicación más de andar por casa. Pero usted que es constante decide saber algo sobre las leyes del pensamiento. Más que nada por empezar por el principio. Esta vez le pregunta a George Boole. Y tampoco se entera de nada. Ahora, algo desesperado decide ir a su librería habitual para adquirir un libro que contenga los descubrimientos más importantes en materia matemática. Ve en la estantería un tomo enorme que firma Stephen Hawking. Lo compra sin pensar porque usted lo que quiere es saber cosas nuevas. La solapa del libro dice que Hawking ha elegido a los diecisiete mejores matemáticos de todos los tiempos y resume sus grandes descubrimientos y la solución a cada problema que planteaban. Lo abre decidido y ¡oh, no! ve por allí a Boole a Dedekind y a otros quince. Por supuesto no se entera de nada.
Pues esto es lo que le puede pasar con Dios creó los números. Hay que estar puesto en matemáticas para comprender lo que se dice. Sin tener unos conocimientos (importantes) mejor no acercarse. Por el contrario, si usted está interesado en el asunto, es un libro de lo más atractivo. Incluye una pequeña biografía de cada uno de los matemáticos elegidos por Hawking y el planteamiento teórico y práctico de los descubrimientos que les hicieron pasar a la historia.
Es especialmente interesante el capítulo dedicado a Newton. Tal vez el más accesible de todos. Es curioso cómo desde un filosofía muy pegada al realismo y con la técnica y Dios por delante este hombre fue capaz de desarrollar teorías que asombraron a todo el mundo y que siguen siendo válidas.
Stephen Hawking aparece en la portada. Sólo.
Es un libro caro. Así que antes de comprarlo es mejor echar un vistazo a lo que dice para estar seguro de que se adapta bien a lo queremos.

Calificación: Interesante.
Tipo de Lector: Interesados en las matemáticas.
Tipo de lectura: Imposible si no se sabe de estas cosas.
¿Dónde puede leerse?: A solas y con muchos papeles alrededor para tomar notas.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería. Como lo firma Hawking los libreros aprovechan el tirón.


nov 14 2010

Kamasutra sin límites

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No suelo asomarme por las habitaciones de casa en las que hay un televisor encendido. Me aburre enormemente. Pero todos sufrimos alguna noche de insomnio. Y ayer fue una de ellas. Aproveché el silencio para ver con calma una película sobre Charlie Parker (magnífica y repleta de buena música y un maravilloso trabajo de sonido). Al apagar el reproductor me encontré mirando la pantalla con asombro. Les garantizo que nunca había visto una cosa igual. Como el asunto iba de libros me senté a escuchar.
Por un lado, un grupo de periodistas (o lo que sean, porque cuesta trabajo creer que esos cuatro señores y esa señora lo sean dado la cantidad de gritos que se escuchaban, la cantidad de interrupciones que se produjeron para quitarse la palabra entre ellos y a la entrevistada, el discurso tan penoso y, por tanto, el espectáculo bochornoso que regalaban); decía que por un lado unos gritaban y por otro una jovencita gritaba, también. Los primeros acusaban a la señorita de haber presentado un libro que ya estaba escrito cinco años antes y publicado por la misma editorial. El título del libro es Kamasutra sin límites y la autora es Beatriz Trapote (me dicen que el gran mérito de esta chica es ser la novia de un torero o el de ir por los platós de televisión diciendo idioteces). Parece ser que sólo se pueden leer treinta y siete páginas nuevas del total publicado. Y parece ser que tampoco esas páginas han sido escritas por esta señorita Trapote. En la portada aparece, claramente, su nombre como autora aunque en las páginas interiores se puede leer que el libro es una colaboración entre esta señorita y la autora del volumen anterior (Kamasutra Salvaje) que es la marquesa de no sé qué (mejor lo buscan ustedes en la red porque yo no me voy a tomar la molestia). En definitiva, que la publicación de este libro es una estafa. Vale.
Plagiar no es algo que haya inventado esta criatura. Esto es algo tan viejo como la propia escritura. No me parece un gran descubrimiento ni una gran noticia. Se denuncia si es que procede o no se compra el libro y arreglado.
No pienso adquirir un ejemplar y menos leerlo. No perdería el tiempo en algo así ni loco. Supongo que este es de esos libros que están llenos de paridas y poco más. Que cada uno haga lo que crea más oportuno.
Lo importante es otra cosa. Por un lado, se confirma que en la televisión buena parte de los que pasan por ser periodistas son, en realidad, una banda de maleducados que defienden sus tesis a base de gritos. Y, por otro, que aquí ya vale todo. Una señora tiene las piernas largas y los ojos bonitos y le invitan a escribir un libro. Una mierda de libro que le hará mucho más famosa y mucho más millonaria. Y esto se traduce en que hay autores magníficos que no publican sus obras ni a la de tres, que hay editoriales apostando por la literatura de calidad que están pasando las de Caín para salir adelante; que nos siguen metiendo, a base de campañas de marketing, una cantidad de porquería que quita el aliento (con la excusa de que eso es lo que demanda el personal. Mentira). Por ejemplo, médicos y enfermeros se quejan de lo que se llama intrusismo. Eso es lo que sucede cuando un auxiliar de clínica se dedica a inyectar a un paciente o alguien sin la titulación necesaria diagnostica enfermedades. Todo el mundo se lleva las manos a la cabeza con estas cosas. Pero cuando una criatura presenta un libro plagiado, lleno de gilipolleces no pasa nada. No pasa nada si los programas de televisión se construyen desde la zafiedad y el bochorno. No pasa nada si nos estamos convirtiendo en lo más tonto de la historia de la humanidad.
Ya está bien. Espero que este texto no invite a la compra del libro. Sería un gran disgusto para mí.


nov 13 2010

Jardín de espinos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La buena literatura no está al alcance de cualquiera. Muchas veces se convierte en una especie de coto cerrado para el lector medio, en algo lejano y desconocido para el gran público y, por qué no decirlo, para un buen número de autores.
Es verdad que existen libros, tan aplaudidos como vendidos, capaces de divertir a cualquiera que se atreva a leer más allá de las dos o tres primeras páginas; obras que construyen microcosmos facilones llenos de personajes esteriotipados en los que se puede ver reflejado cualquier lector (por eso gustan de ese modo), pero son pocas las novelas en las que la literatura aparece como principal anclaje de la narración. Encontrar novelas que reúnan las características necesarias para encuadrarlas en ese espacio reservado, al verdadero trabajo literario, es un duro trabajo que pocos quieren realizar. Las editoriales apuestan por sobrevivir vendiendo y, a veces, perdiendo su propia definición, publican trabajos puramente comerciales; los lectores se conforman con pasar el rato; las librerías llenan cajas de libros que devuelven a su destino sin haberlos expuesto en sus estanterías. Esto es lo que hay. No nos engañemos por más tiempo.
Sin embargo, también podemos tener satisfacciones al leer algunos trabajos y al comprobar que aún existen proyectos editoriales en los que prevalece la calidad literaria frente a las cuentas de resultados.
Una de ellas es Jardín de Espinos. Su autor, Miguel Ángel Serrano (Madrid, 1965.; Premio José María de Pereda de Novela Corta con la obra Tango; finalista del premio NH de relato en el año 2001 y autor del ensayo La ciudad de las bombas. Barcelona y los años trágicos del movimiento obrero), ha sabido construir desde un tono muy elevado una narración espléndida que nos habla del dinero, del poder, de las diferencias sociales y de la imposibilidad de redención para el ser humano. Una novela exigente a la que, poco a poco, el lector se va acercando durante sus primeras páginas para poder entender el alcance de lo narrado. En esto, la novela presenta cierto paralelismo con las de Proust, en las que es necesario aprender a leer durante el comienzo de la narración para que los personajes, los escenarios y la misma trama, vayan apareciendo en plenitud gracias a esa implicación del lector con lo leído. Jardín de espinos es una novela técnicamente compleja en la que la descripción (este registro se encuentra lleno de espléndidos giros benetianos), el correlato objetivo (Serrano es capaz, por ejemplo, de mostrar un pueblo entero enseñando el vehículo de un joven que reside allí) y los diálogos, conforman un relato que araña la conciencia de los personajes para que el lector profundice en la suya propia. Original y sorprendente es la lectura de Lord Jim que, aunque aparece de forma explícita mediada la narración, acompaña desde la primera frase al relato y que el autor utiliza para que su texto tome fuerza desde un territorio ajeno aunque paralelo y muy bien escogido. Del mismo modo, la novela de Scott FitzgeraldEl gran Gatsby, va apareciendo debajo de las zonas expositivas más interesantes y se mezcla con la anterior haciendo de la mirada que el autor ejerce sobre la diferencia de clases y sus muros infranqueables sea de una potencia narrativa poco frecuente.
La buena literatura no está al alcance de cualquiera, ya está dicho, pero sí al alcance de Miguel Ángel Serrano y de todo aquel que se acerque a Jardín de Espinos.