El Maestro y Margarita

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La lectura de El Maestro y Margarita hace un efecto distorsionado y extraño.
Por encima de todo es una novela muy divertida, con un humor delirante que se acerca al esperpento; el retrato de una sociedad soviética atrapada en la sin razón, un ambiente viciado del que Mijaíl Bulgákov huye mediante el artificio de una fábula.
La mirada se abre, amplia, sobre un sistema arbitrario y corrupto; donde el soborno, el oportunismo y la delación, campan a sus anchas, mientras que los individuos intentan mantener la cordura de esa colectividad esquizofrénica. Para retratarla, el escritor invierte los términos de la ecuación entre lo lúcido y lo demente, con un hábil manejo del absurdo.
Entonces aparece el Demonio.
No importe que algunas referencias sobre las que se construye la novela, escapen a la inteligencia del lector, son múltiples, difusas y complejas; pero la narración es transparente.
No se pueden identificar las caricaturas con facilidad -por motivos de distancia- pero se sospechan, y es seguro que un conocimiento del ambiente del Moscú contemporáneo de Bulgákov, pondría cara a alguno de los personajes y lo convertiría en quien sabe cuál de las personas que impidieron al escritor publicar esta novela en vida.
El resto del esqueleto narrativo, se establece sobre juegos intertextuales: La Margarita de Fausto que regresa a la literatura dispuesta a tomarse la revancha, envuelta en la música de Berlioz y acompañada por la cohorte que se presupone al músico: Quincey, Goethe y Nerval. Enfrente está una Jerusalén posible, bajo la sombra del quinto procurador de Judea, Poncio Pilatos. Pushkin vigila.
¿Cómo ha conseguido Bulgákov amalgamar todo esto con éxito, y conseguir que lloremos de risa en algún momento? Quizás porque era ruso.
Una ópera de Höller, basada en El Maestro y Margarita, avala la ambición de los temas sobre los que se desenvuelve la novela, que nos recuerda inevitablemente en algunos momentos a la Alicia de Carroll, y nos remite en otros a una fábula de Andersen.

Calificación: Muy Buena.
Tipo de lector: Cualquiera con ganas de reírse y un afilado sentido del humor.
Tipo de lectura: Dinámica, enredosa en algún momento pero en otros, inolvidable. Los capítulos titulados La Magia Negra (12) y El Gran Baile de Satanás (23) desbordan el surrealismo.
Argumento: Menos absurdo de lo que a primera vista parece y bastante vertiginoso.
Personajes: Muy divertidos.
¿Dónde puede leerse?: En Moscú, en el Estanque del Patriarca.
¿Dónde encontrarlo?: Por ejemplo en la librería Méndez de Madrid, en la calle Mayor www.libreriamendez.com


Comentarios cerrados.