Isla de Pascua

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Si una novela va a ser traducida a catorce idiomas diferentes, si la apuesta editorial por ese trabajo es clara, si el esfuerzo promocional que se realiza es importante; lo más prudente es buscar la razón por lo que esto ocurre. Podremos encontrarnos en ese análisis, entre otras cosas, con productos mediocres (desde una perspectiva literaria) que necesitan una comercialización agresiva y feroz para competir en el mercado editorial, algo que suele ser muy habitual en los tiempos que corren, o podremos encontrarnos, entre otras cosas, con buenas novelas que necesitan de esos recursos para no pasar desapercibidas.
Isla de Pascua, primer trabajo de la autora Norteamérica Jennifer Vanderbes (Nueva York, 1974), será traducida a catorce idiomas, una editorial importante como es Alfaguara apostó por esta novela y, además, es un buen relato.
Presenta algunos problemas en el arranque de la narración. Los primeros capítulos de cada trama -tres en total- son algo extensos, lo que provoca una demora en ese arranque que llega muy despacio. También en la elección de tonos puesto que no se percibe un cambio claro de registro al narrar las diferentes historias cuando sería muy necesario en esta novela y, sin embargo, se perciben cambios de tonos dentro de cada una de las historias que, por no estar justificados, difuminan la figura de un narrador que, por otro lado, queda finalmente construido a base de cierto rigor técnico. Y, por último, en el uso del diálogo que se presenta con unos contenidos informativos en exceso, lo que impide una construcción clara del cosmos de cada personaje y que dejan la sensación de vacío narrativo en algunos momentos. Pero esos problemas, que es verdad empañan algo el trabajo de Vanderbes y que si apareciesen en el trabajo de un escritor consagrado serían muy graves, no sobresalen de forma especial por encima de sus aciertos narrativos. Isla de Pascua es una buena primera novela en su conjunto; un trabajo muy bien documentado que se sostiene sobre los tres personajes femeninos que terminan bien perfilados a pesar de los problemas apuntados, sobre una descripción objetiva que dibuja los escenarios con gran claridad y un tempo casi decimonónico necesario para hacer verosímil una narración que nos lleva desde una Inglaterra aún victoriana hasta un momento histórico muy cercano a nosotros; una novela que da cuenta de un trabajo muy cuidado ( la experiencia de Vanderbes como profesora de escritura creativa se deja ver desde las primeras líneas); un texto con el que la autora ha sabido tomar la distancia justa evitando así que se perciba, por parte del lector, una labor que podría aparecer como excesivamente académico en alguna de sus zonas expositivas más arriesgadas.
Bajo la sospecha de recibir un nuevo título desde Estados Unidos unido a la tradición del best seller, encontramos con agrado Isla de Pascua. Una buena primera novela firmada por la que, posiblemente, llegue a ser una excelente escritora.


Comentarios cerrados.