nov 1 2010

Ópera

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

András Batta firma esta obra que, a pesar de su gran cantidad de páginas y su enorme tamaño, no deja de ser un intento de aproximar al lector a la ópera.
Repasa las óperas más importantes eligiendo una por cada autor aunque hay excepciones. En el caso de Puccini o Verdi, por ejemplo, comenta más de una. Y lo hace con la profundidad justa para que un aficionado se quede mirando las páginas del libro algo desconcertado por lo superficial de lo que encuentra o para que un no iniciado mire aquello que le queda grande por ser más que un comentario superficial. El autor apunta justo al lugar en el que nadie quiere atinar. Las páginas se llenas de fotografías e ilustraciones por si cuela lo de mirar estampitas, pero me temo que no. También incluye un glosario al final del volumen (volvemos al mismo lugar que en el resto de la obra) seguido de información diversa sobre estrenos mundiales y cosas así. O sea, lleno de información que no es demasiado interesante ni para unos ni para otros.
Si quiere saber algo sobre la ópera, lo mejor que puede hacer es comprar un par de entradas (mejor disfrutar en compañía de algo así), ir al teatro y dejarse llevar por lo que escuche. Escuche antes, si puede ser, lo que van a representar. Eso sí. Porque si intenta saber algo que le abra las puertas de este arte a través del libro de Batta, fracasará. Y si intenta profundizar sobre algún aspecto concreto, fracasará.

Calificación: Inservible.
Tipo de lectura: Puede echarse un vistazo por partes. De un tirón se hace pesado.
Tipo de lector: En principio aficionados a la ópera que estén entre dos aguas. Como el libro.
¿Dónde puede leerse?: En casa. El ejemplar es enorme.
¿Dónde puede comprarse?: En librerías especializadas.


nov 1 2010

Alimentar la Mente

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El editor presenta Alimentar la Mente como un texto amable y lleno de humor, con muchos consejos que siguen siendo útiles. No es cierto. Lo siento por el editor.
Sí que se utiliza sin embargo, en la cubierta, una palabra más adecuada a lo que tenemos entre las manos: delirante.
Ocho o Nueve Palabras Sabias Sobre la Escritura Epistolar, aparte del juego que establece el título, es un puñado de consejos para manejar la correspondencia que pretenden ser ingeniosos y divertidos, en una época en la que despachar y recibir correspondencia era importante tarea diaria. Son fútiles. La descripción del registro que el escritor llevaba de sus cartas y que anima a adoptar a sus lectores, es imposible de entender por su complejidad, y si en el momento de la publicación pudo tener algún interés, cosa que me permito dudar, hoy lo ha perdido.
Alimentar la Mente, el artículo que da nombre al libro, no va más allá de la reflexión que enuncia, que cualquiera puede desarrollar sin necesidad de ayuda, porque hacer paralelismo entre los alimentos del cuerpo y de la mente no es una idea especialmente brillante. Si fuera cierto que es el texto de una conferencia que dictó Lewis Carroll, debió de ser una de las más breves de la historia, no me extraña que la dictara.
Las humoradas, que dan tono a ambos textos, son anacrónicas y no tienen mucha gracia; y es que estos apuntes, que serían una curiosidad como adenda de una edición crítica, no se sostienen publicados aisladamente.
Lo que sin embargo traslucen las palabras, es la personalidad del escritor famoso, que se materializa como un personaje suspicaz y algo odioso, con quien mantener correspondencia o convivir debió de ser un infierno. Alguien puntilloso, perfeccionista, maniático e insufrible; siempre buscando rematar cualquier asunto de forma indirecta. Una persona algo ridícula. Como Lewis Carroll fue mucho más que todo esto, la publicación le hace un flaco favor.
Puesto que la edición es cuidada y la reseña sugerente, el resultado es el de una gran decepción.

Calificación: Sin interés
Tipo de lector: Ancianas señoras británicas desubicadas en el tiempo.
Tipo de lectura: Escasa.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en la oficina de correos mientras esperas tu turno.
¿Dónde encontrarlo?: Yo lo compré en la librería Antonio Machado de Madrid www.machadolibros.es, podría haber consultado antes de hacerlo. Ese es el valor que tienen los libreros, el de ayudarnos a elegir.