Si te comes un limón sin hacer muecas

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Sergi Pàmies, alabado por su coetáneo Vila-Matas por considerarlo un cuentista con más mundo del que en principio pudiera parecer contener, no es este autor alguien especialmente minimalista en sus recursos, a pesar de que sus relatos sean cortos. Tiene la habilidad de saber escribir veinte piezas, casi hiperbreves, en torno a un mismo tema, que podría ser la resistencia ante el mal o la indiferencia ante el mismo. Lo único que el lector llega a vaticinar es que, por exceso o defecto, aquí hay un mundo poblado de densas, polimórficas e intensas ficciones, y donde probablemente es menos el tiempo el protagonista que esta idea núcleo citada que incluye tanto la supervivencia de sus criaturas ante un mundo hostil, como la necesidad que las dos adolescentes de la portada tienen de dormir. Piezas que merodean el tema o conatos de energía que vemos hasta en una gota del grifo que sueña con precipitarse al vacío aún a sabiendas de que en el intento quedará espachurrada contra el fregadero.
En La otra vida, un tierno fantasma dedica su desaparición a los seres queridos que tanto le aguantaron, transformando así lo vano de toda una vida en alegoría cuasi-mística sin dramatismos ni heroísmos; es éste un relato cerebral que con semejanzas temáticas a El corazón delator de Poe, obtiene, salvando las distancias, un resultado mucho más sosegado.
Monovolumen y Brindis quizás sean los mejores, de una larga ristra de relatos (todos ellos importantes) y a tener en cuenta. En el primero, el personaje-narrador envidia a un vecino que se muestra simpático, mientras él sólo es cordial, esta cordialidad esconde cierta vergüenza a prodigarse; el caso es que la relación se prolonga y a nuestro menos querido personaje no se le ocurre otra cosa que vacilarle sobre un coche suyo que piensa que es inaccesible al bolsillo del vecino.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: No necesariamente familiarizado con el concepto de posmodernidad, pero dispuesto a reconocerse en él.
Tipo de lectura: Amena, aunque densa.
Argumento: Ficciones diversas en torno a cuestiones pequeñas (y por ello, universales) de la vida.
Personajes: Fácilmente identificables.
¿Dónde puede leerse? En cualquier sitio sin ruido y que a la vez permita hacer y deshacer con paz y tranquilidad.


Comentarios cerrados.