La fortuna de Matilda Turpin

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Que los premios nunca son garantía de que la novela que lo recibe es gran cosa se ha dicho por activa y por pasiva. Un buen ejemplo de esto lo encontramos en La fortuna de Matilda Turpin de Álvaro Pombo. Esta novela recibió en el año 2006 el renombrado Premio Planeta. El argumento de la novela trata de la omnipresencia de Matilda Turpín, mujer sofisticada, dedicada a sus negocios que enferma de cáncer y, finalmente, muere. Alrededor de ella y de la finca Lobreña, la vida entrelazada de las personas que formaron parte del mundo de Matilda, de los que la sufrieron y de quienes la amaron. Nunca una novela me costó tanto al leerla por su propia inconsistencia. Un argumento que enreda para llevar a ninguna parte. No me gustó; definitivamente, me pareció terriblemente hueca. Querer escribir sobre la vida sofisticada de las personas no garantiza tener una obra sofisticada en absoluto, bien al contrario, el uso tan manido del escenario idílico de un retiro rural, la combinación de personajes tales como una mujer de vida intensa dedicada a los negocios, afincada en un matrimonio muerto y enterrado, y un hombre con ropajes de intelectualidad, entregado a sus propias reflexiones,  doliente del mismo matrimonio finiquitado, da más, por la manera en que se trata, para una película folletinesca de sábado de sobremesa que para un libro interesante. Los personajes; de los que el autor intenta darnos mil detalles menores para que los construyamos a la medidas que él pretende; no quedan, en absoluto, construidos, para nada trabajados. Ni siquiera el pretendido uso de distintas voces narrativas produce un efecto positivo en la novela. Estamos frente a una obra tan menor de este autor que si no fuera por el premio que recibió habría sido olvidada al siguiente mes de su publicación. Lo preocupante es que el autor la considera una de sus mejores novelas, y no dudó en airearlo a los cuatro vientos cuando esta novela recibió las primeras críticas.
Un libro tan pesado, pese a su pequeño volumen que bien vale para hacer de pisapapeles. Poca cosa más.

Clasificación: Novela pesadísima.
Tipo de lector: Cualquiera que tenga tiempo que perder.
Argumento: Escuetamente, los desencantos de una familia que queda mellada por Matilda Turpin, en su antes de morir y en su después de muerta.
Personajes: Terriblemente desdibujados.
Engancha: Para nada.
Donde puede leerse: No lo lean, hagan otra cosa. Macramé, cerámica o cualquier otra cosa con la que aprovechen mejor su tiempo es una buena alternativa.
Donde encontrarlo: En cualquiera librería. Ganar el Planeta es lo que tiene.


Comentarios cerrados.