La Iliada

Artículo escrito por: Augusto Prieto

A través de los siglos nos llega el eco de un nombre. Troya. Una ciudad de verdad y de leyenda. Un campo de batalla donde los hombres se enfrentaron para demostrar el valor, el coraje y los códigos de honor, que acababan de sacar a la raza de la oscuridad de la caverna y que agrandaron el mundo por la magia de la literatura. Troya.

Las hazañas y los prodigios que tuvieron lugar bajo sus murallas, resonaron en boca de los rapsodas por todo el Mediterráneo, causando asombro y admiración; porque en las noches, en torno de la hoguera, pudo escucharse, enlazado con los versos, el rumor de la batalla. Troya. Donde el espíritu romano quiso nacer. Su ilusión iluminó las cortes del Renacimiento.

Troya. Donde los dioses se enfrentaron por ayudar a los contendientes, y desnudaron sus espíritus débiles y mezquinos, maquinados por la imaginación de los humanos. Donde los hombres pasaron a ser héroes y se acercaron a los dioses que los habían creado. Troya.

Puede ser que nueve siglos antes del Imperio de Augusto, un bardo ciego recompusiera las distintas versiones del poema, dándoles unidad literaria, y aunque no fuera así, la historia no quiere ya renunciar al nombre ilustre de Homero. Viene en cualquier caso la leyenda, con seguridad, de una larga tradición oral. Los más grandes bibliotecarios del mundo antiguo: Zenódoto de Éfeso, en Alejandría, Aristófanes de Bizancio y Aristarco de Samotracia, la estudiaron y anotaron, creando la estructura que hoy conocemos, aunque el núcleo original se redactó en Atenas en tiempos de Pisístrato, trescientos años después de Homero.

La ciudad fue conocida en el ámbito griego como Ilión, de ahí el nombre de la epopeya.

La Iliada nos habla de la cólera de Aquiles. Del poder y del arrojo de un hombre, del desencadenamiento de su fuerza sobrenatural al enfrentarse con el hecho de que su amigo, ha muerto en el campo de batalla. De la venganza. Todo lo demás es el resonar de las acciones heroicas que allí tuvieron lugar, en una ciudadela fortificada, asediada por los aqueos, que los troyanos defendieron con valentía y con  honor.

Canta el poeta a la Muerte, la Moira, cuando deja de ser implacable, porque los hombres tienen la grandeza de elegirla antes que destinos menos triunfantes, pero anónimos, como Aquiles, que elige la gloria antes que una existencia larga y oscura. Canta a la guerra, cuando esta se realizaba en pié de igualdad, y sobre todo glosa la muerte de los jóvenes que entenebrece el futuro con su tragedia. Sobre algunos de los personajes planea siempre el hado funesto.

La Iliada de Homero no tiene principio ni final, se refiere sesgadamente a los actos que llevaron a los dos pueblos a la guerra y se detiene antes de que una ciudad fuera borrada de la faz de la Tierra y por ello recordada para siempre. Troya. Cuando se inicia, hace ya nueve años que los aqueos acampan bajo las murallas de la ciudad y los augurios de Calcante anuncian su próxima caída.

Algunas de las partes del relato, son enumeraciones incansables y obsesivas, cómo el catálogo de las naves o la vista desde la muralla; la descripción del escudo de Aquiles es la descripción de un mundo y de cada una de sus cosas, la écfrasis más antigua de la Historia de la Literatura. Desenvuelve Homero, para nosotros, acontecimientos de un dramatismo inigualable, como el lamento fúnebre por Patroclo o los presagios estremecedores de Andrómaca. La escena en la que el anciano Príamo, rey de Troya, acude a suplicar ante Aquiles el cadáver de su hijo Héctor, representa por su humanismo, por su emotividad y su profundidad psicológica, una de las cúspides de la literatura de todos los tiempos y todas las civilizaciones. Uno de los grandes momentos de la humanidad.

El canto de La Iliada tiene más de dieciséis mil versos, trabados entre sí con fórmulas y repertorios que facilitaron su memorización antes de la invención de la escritura.

Obsesionado con este canto infinito y desafiando a los profesores que dudaban de su existencia, un visionario llamado Heinrich Schliemann descubrió en 1870 bajo la colina de Hissarlik las ruinas de Troya y mostró ante el mundo a su esposa, Sophia Engastromenos, aderezada con el tesoro de Príamo.

La Iliada es un universo en sí misma, pretexta La Odisea y La Eneida, Las Troyanas e Ifigenia en Áulide. Los más grandes poetas griegos fabularon sobre la seducción de Helena que desde hace treinta siglos llora su belleza tras los muros de piedra. En Troya.

Calificación: Imprescindible. Es la madre de la literatura occidental.

Tipo de lector: Todos.

Tipo de lectura: Muy desigual. Hay que enfrentarse al texto con voluntad e intentar acomodarse a su técnica. Algunos pasajes son muy arduos, otros sencillos y emotivos. Los nombres y sobrenombres de los participantes y las alusiones a los dioses pueden ser enredosas. Todo ello no puede asustar al lector que tiene libertad, sobre todo en una obra tan abierta como esta, para saltar, retomar, releer o buscar adaptaciones alternativas.

Argumento: Aparentemente son una serie de capítulos sin gran unicidad en la que se cuentan hechos aislados y unidos solamente por el hecho de Troya sitiada y las decisiones de Aquiles de participar en el desenlace.

Personajes: Únicos, eternos y universales, alguno de ellos como Casandra, por su intensidad y el dramatismo de su composición, salen del texto y continúan su vida autónoma a través del tiempo hasta nuestros días.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte pero es texto muy recomendable para leer a la sombra de cualquier ciudad en ruinas. Especialmente la Micenas de Agamenón.

¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería. Si no lo tienen no vuelvas. No era una librería.


Comentarios cerrados.