Cuentos de Lovercraft

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No dudaría este escribiente en caer en la heterodoxia de considerar a Howard Phillips Lovercraft como precursor, o seguidor acaso, del decadentismo literario. Porque apartado el Terror, participa de la misma escritura obstinada y manierista, del exceso de adjetivos y la creación de atmósferas, de lo sensorial y lo lujoso.

Deberíamos preguntarnos después, cómo utilizando esos recursos, pudo transcribir sus pesadillas. Mediante qué artificios y alteraciones, o cuales estados mentales, fue capaz de exorcizar esos sueños malsanos vomitándolos sobre sus lectores.

El Mundo se divide en dos bandos que no se pueden conciliar: los adoradores de Lovercraft, habitantes de sus mundos, y los que detestan ambos factores. Tanto la filia como la fobia exceden el hecho literario.

El escribiente estremecido piensa que es un escritor excesivo, aunque puede comprender el mito, y que sus lectores necesiten de la droga de esos mundos imaginarios y perversos que estamos seguros que el escritor americano vio.

Sus cuentos son el Horror materializado. The nightmare.

Lovercraft amalgama lo mortuorio y lo maldito, lo deforme y lo perturbado, lo morboso; para espantarnos. Y lo conseguirá cuando nos liberemos del brillo excesivo del lenguaje, que nos deslumbra en la lectura y opaca sus temas.

El acontecimiento trascendente y eterno de una maldición; las visiones del apocalipsis; los vértices de la locura y del sueño, y sus vórtices también; la inaccesible verdad del movimiento de los astros que redujo al temor a las antiguas civilizaciones; los estados alterados de la conciencia y sus sucesos; la mancha de los antepasados como signo; la locura –nuevamente- y la muerte, lo inefable; lo onírico: son los temas de los ocho cuentos de una humilde recopilación del diario El Pais, en una de esas colecciones que regalan los diarios para fidelidad de sus clientes (¿lectores?). Maestros del Terror.

El Alquimista, Dagón, Mas Allá del Muro del Sueño, Polaris, El Caos Reptante, Hechos tocantes al Difunto Arthur Jermyn y su Familia, La Tumba, Celephaïs; no puede haber títulos más evocadores. Uno de ellos se atreve con tabúes aborrecibles.

Es posible que los mismos cuentos barajados con otros más, se desplieguen en múltiples ediciones. Seguro que los amantes de lo siniestro y de lo oscuro los devorarán. Pueden ser indigestos.

El amante del hecho literario debe conocerlos.

Calificación: Terroríficos.

Tipo de lector: Siniestros y simpatizantes.

Tipo de lectura: Escalofriante.

Argumento: Demenciales

Personajes: Espeluznantes.

¿Dónde puede leerse?: Sentados en una tumba (inglesa)

¿Dónde encontrarlo?: Seguro que ésta edición ha terminado casi entera en libreros de lance. Hay otras en tu librería favorita.


2 Respuestas en “Cuentos de Lovercraft”