Frankenstein

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La reciente edición, por parte de Espasa Calpe, del manuscrito original descubierto en la Biblioteca Bodleiana, en la que se incluyen ambos: el texto original de Mary Wollstonecraft y la versión clásica, con las correcciones y añadidos de mano de Percy B. Shelley, son el pretexto ideal para acercarse de nuevo o por vez primera a una de las obras literarias más grandes, más brillantes y más sentidas que se hayan publicado jamás.
Una novela excelsa que ha influido como ninguna otra sobre el pensamiento, el cine y la literatura, porque es hermosa y profunda.
Todos sabemos de lo mistérico de su concepción: una villa neoclásica frente al lago de Ginebra en una oscura noche de tormenta de 1816. Conmovidos por la soledad alpina y la lluvia incesante, se encuentran dos inmortales: Byron y Shelley, poetas, británicos, expatriados; sus respectivas amantes, Claire Clairmont y la joven de dieciocho años Mary Wollstonecraft Godwin; y el médico personal de Byron, John William Polidori, de veintiuno.
Inspirados por la magia del momento, deciden componer unos relatos de terror, y lo que comienza como un juego, se convertirá en la noche, en la más lúcida pesadilla que la mente humana haya podido maquinar.
Un espanto  inimaginable, porque se hunde en el más profundo de los terrores humanos: La Soledad.
Todos sabemos que el doctor Frankenstein desafía a la naturaleza y a los dioses, como un Moderno Prometeo, creando de la nada una criatura que piensa y siente. Un ser aterrador y desamparado a quien tememos porque es depositario de nuestros más ocultos temores.
El resto, olvidando las versiones cinematográficas que le son infieles y espurias, es una historia de amor a la humanidad, de miedo a la soledad y al abandono. Una novela que comienza con un atractivo juego de narradores en un paraje de desolación magnífica, los hielos árticos. Cuando la voz del doctor comienza su narración, quedamos apresados por un relato tan conmovedor e hipnótico que no nos permite abandonarlo y nos enfrenta, como un espejo negro, con todo lo que podíamos temer de la naturaleza humana. Nuestra naturaleza.
Por esta edición sabemos que Mary Shelley tuvo una intuición de inmortalidad y pudo tocar la gloria gracias a ella, sabemos también que su esposo la ayudo a perfeccionar el manuscrito con acertadas correcciones y anotaciones. Una leve ayuda para una obra descomunal.
Quizás esta noche el lector, sumergido en la penumbra de su cuarto, se pueda acercar al miedo.  Al poder de la naturaleza, a las virtudes de la compasión, a lo desconocido; y sepa entonces que a través de dos siglos, una joven de dieciocho años  desgrana en su oído una profunda historia de amor… entonces, se duerme, pero se despierta; abre los ojos y ve aquella cosa horrorosa de pie, a su lado, abriendo las cortinas del dosel, y mirándolo con aquellos ojos inquisitivos, amarillentos y acuosos…
Calificación: Extraordinario. Obra maestra incontestable.
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Amena
Argumento: Estremecedor y hermoso
Personajes: Viven a través de nuestros miedos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita.


Comentarios cerrados.