Me gusta cuando comes croquetas porque estás como ausente

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Una amiga me coló el enlace a un libro publicado en Bubok (plataforma para la publicación gratuita en Internet) recomendándome su lectura, asegurándome que encontraría la chispa. Reconozco que el título del libro en cuestión no me dejó indiferente Me gusta cuando comes croquetas porque estás como ausente.

Del autor no conocía absolutamente nada, como era natural, así que no tenía nada más que el libro, sin ninguna referencia de su autor José Luís Sánchez-Garrido García, para saber por dónde iba a moverme.

Me gusta cuando comes croquetas porque estás como ausente es un libro de poemas  y relatos intimistas. Es reconfortante leer autores noveles que, como en el caso de Sánchez-Garrido, nos transportan a los umbrales de nuestro propio yo y a descolocarnos ante relatos que parecen disparatados, pero que, en realidad, no lo son.

El título les puede parecer una broma y que, sus textos también lo sean, pero no es ninguna broma, simplemente es así, natural, como los relatos que contiene. Cuando leí la dedicatoria del libro, ese dedicarlo “a la gente güena y a la güena gente”, supe que no me iba a dejar indiferente, pense que sólo quien es capaz de reconocer a los “güenos” puede serlo.

Sus relatos y poemas irradian luminosidad, ganas de perderse entre los escritos y leerlos poquito a poco mientras uno se toma un algo que le refresque el gaznate porque, a mal que uno lea, los escritos de Sánchez-Garrido les refrescarán el alma. Una escritura sencilla, cotidiana, deliciosa.

Me tomo la licencia y copio uno de los poemas que a mí, particularmente, más me ha gustado.

De esta manera

Nunca me hice mayor.

Si acaso he visto el tiempo envejecer a mi lado.

Nunca supe crecer

Ni aprendí de los errores.

Ni tracé futuros

Ni di consejos.

En cada mañana está la primera vez

Duermo fabulando, como los niños

Y no me sé los calendarios.

Nunca llevé reloj

Ni compromisos en los bolsillos.

Nunca me hice mayor

Porque no sé cómo se hace.

Quizás por torpe.

Nunca he sabido calcular la dimensión de mi vida.

No se medir el futuro, ni comprimir el pasado

Y me distraigo con el presente.

Y sin prestarte nunca atención, sin embargo.

Soy yo quien habla de ti.

Clasificación: Poesía y relatos muy entretenidos

Tipo de lector: Cualquiera que no sea un remilgado, pero sienta y viva.

Argumento: Es muy variado.

Donde puede leerse: Una terracita de verano, o en la mesa de la cocina, en cualquier sitio

Donde encontrarlo: Bubok (www.bubok.com). Sean “güena gente”, adquiéranlo y pasen de la versión gratuita en PDF.


Comentarios cerrados.