Firmado, Dios

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Una explicación las Sagradas Escrituras tiene que estar siempre cerca de la verdad. Como cualquier otro libro. Ni más ni menos. Y esa verdad no suele ser simple ni sencilla. Todos los grandes libros guardan claves de lecturas muy difíciles de paladear para los que no deciden estudiar a fondo lo que tienen entre manos.

Carlos Goñi intenta una explicación de algunos pasajes de la Biblia y decide bajar hasta niveles básicos de lectura para hacerlo. Gran error. Se deja por el camino la verdadera esencia de lo que se dice en ese conjunto de libros. Por poner un ejemplo, dice que el pasaje de Caín y Abel se refiere, fundamentalmente, a la lucha entre hermanos cuando eso es el vehículo narrativo y el fondo es muy distinto. Libro simplón y sin ningún mérito teológico. La exégesis razonable de la Biblia que anuncia se queda en un manual de lectura mediocre y anodino.

¿Por qué el autor olvida la antropología crítica para armar su texto? ¿Por qué el autor se empeña (cuando habla de similitudes con otros libros) en dejar claro que salva las distancias entre unos y otros? ¿Miedo a la cúpula?

Libro fallido por aburrido, por no aportar nada nuevo y que se convierte en una sesión de catequesis bastante pasada de moda. Decepcionante.

Calificación: Malo.

Tipo de lectura: Anodina.

Tipo de lector: Desde luego el que sepa algo de esto queda excluido. Quizás sirva para devotos.

Sobran gran número de páginas que se utilizan para explicar historietas. Y en la Biblia no las hay que sean importantes en sí mismas.

¿Dónde se puede leer?: Ni idea.

¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería.


4 Respuestas en “Firmado, Dios”

  • Roberto ha escrito:

    Crítica injusta. Este señor no se ha leído el libro o no tiene suficientes conocimientos teológicos. ¿Acaso el crítico es un doctor de la Iglesia? Creo que lo que pretende el autor de Firmado Dios es acercar la Biblia a la gente de hoy y lo consigue. La alta teología queda para críticos como el señor R. Lozano.

  • admin ha escrito:

    Estimado Roberto: En este blog se habla de libros. Usted para defender esta obra habla (con un tono bastante despectivo) de una persona, de la que firma el artículo. Si es verdad lo que usted dice, que la crítica es injusta, etc., trate de defender su postura sin recurrir a nada que no sea el propio libro. De otro modo entraríamos en un callejón estéril. Mire, podemos hacer una cosa, en el artículo se menciona el pasaje de Caín y Abel. Explique usted porque en el libro se maneja una explicación adecuada. Seguro que el autor del post le contestará cortésmente sobre lo que piensa. Haga la prueba.

  • Roberto ha escrito:

    Desde mi ignorancia he de decir que hace un año que leí el libro y la impresión que me causó se parece muy poco a la del comentarista. He leído otros libros del mismo autor y creo que no son tan malos como lo pone. Quizá es que él espera algo diferente de lo que el autor pretende. Ahora me he visto obligado a leer el capítulo 2 sobre Caín y Abel y sigo pensando que la apreciación es injusta, más teniendo en cuenta que el libro tiene casi 40 capítulos.
    Entre otras muchas cosas, ese capítulo dice que Caín y Abel representan o simbolizan la lucha entre hermanos, pero dice más: habla de la maldad, de la prohibición de la ley de poner el nombre de Caín, de las guerras fratricidas, la pena de muerte, el trabajo como pena, la diferencia entre ganadero y agricultor, los sacrificios cruentos, la importancia evolutiva de ser carroñeros, el origen de la civilización y de la religión, la lucha por la “sobrevivencia” (hambre de inmortalidad) de la que hablaba Unamuno, posibles interpretaciones del sentido de la longevidad bíblica…
    Desde mi humilde opinión, creo que la reseña no hace justicia a lo que pretende el libro. Cito en ese mismo capítulo lo que dice el autor: “Está bien leer la Biblia con lupa, pero hay que saber también tomar perspectiva, conjugar historia, fe, cultura, imaginación y un poco de humildad para admirarnos de lo que miramos. Todo eso y mucho más nos hará falta a lo largo de este recorrido por los libros del Libro de los libros.”
    Lo de doctores de la Iglesia, lo decía porque yo no he estudiado teología.
    Atentamente.
    Roberto

  • Gabriel Ramírez ha escrito:

    Me encuentro de vacaciones y con muy poco tiempo para mis cosas. Pero he recordado que escribí esto hace tiempo. Para continuar con el debate puede servir ya que muestra bastante bien la forma que tengo de ver ese pasaje en concreto.

    http://www.lavidadelreves.es/tag/cain-y-abel/