Amorrada al piló

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Hacia finales de los años 80 se pusieron de moda los programas de radio de contenido erótico en los que una locutora o un locutor se dedicaban a hacer las delicias de los radioyentes mediante la lectura de cuentos, relatos o cualquier otra cosa que se les pasara por la cabeza, pero que tuvieran un alto contenido erótico festivo. Hoy en día estos programas ya están totalmente normalizados, pero han perdido la inocencia de aquellos iniciales.

Siguiendo la estela de estos programas, aparecieron en el mercado diversas novelitas basadas en la existencia de esos programas, entre ellas Amorrada al piló de María Jaén, que fue adaptada y llevada al cine con el nombre de El escote.

Amorrada al piló,  es una novela erótica que  nos relata las peripecias de una locutora de radio que dirige un programa nocturno, un verano calido y húmedo, en el que directamente habla con sus oyentes. A través de las ondas se mezclaran las situaciones que vive Marta, la locutora, con las que imagina e inventa para su programa.

La literatura erótica siempre ha permanecido en un segundo plano y ha sido considerado un género menor. Debe ser porque escribir relatos eróticos, sin caer en lo zafio, es muy complicado y por aquello del vender, las estanterías de las librerías se han llenado de auténticos bodrios simulando ser literatura erótica y el género, por mal gestionado, se ha desprestigiado.

El relato de María Jaén tiene la frescura de la primera novela de una escritora novel. Obviamente, no ha pasado a ocupar un puesto en ningún lugar como una gran novela y no tuvo más trascendencia, en su momento, que lo novedoso, pero poco más. Un relato entretenido que pretendía absorver la pretendida sofisticación y  la modernidad que impregnaba, o así lo creíamos, la  Barcelona de finales de los años 80.

Al año siguiente, en 1987, María Jaén, repitió género, y  escribió su segunda novela Sauna que tuvo parecido éxito a la primera, pero que padece los mismos tics que la primera y por ello, imagino, fue más rápidamente olvidada. Desde entonces ignoro si la escritora ha continuado escribiendo cuentos eróticos o si finalmente se ha dedicado a la redacción de guiones cinematográficos para los que, dicho sea de paso, parecía mejor dotada.

Sin embargo, no hay que dejar de reconocer que es una novelita entretenida, picante y divertida, que aquellos a los que les interese la literatura erótica deberían tener presente.

Calificación: Relato erótico.

Tipo de lector: Adultos que no se sonrojen fácilmente..

Tipo de lectura: Sencilla y entretenida.

Argumento: Los rollitos sexuales que se maneja la locutora de un programa de radio nocturno.

¿Dónde leerse? En la terraza, patio, balcón o ventana de su casa durante el mes de agosto, refrescados por la brisa marina o la de un buen ventilador y amenizados por una buena sesión de música funky de los 80.

¿Dónde adquirirse? En su librería habitual.


Comentarios cerrados.