jul 17 2010

El loro de Flaubert

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Ensayo novelado del genial autor inglés Julian Barnes. Supone un concienzudo deambular por la vida y obra de Gustave Flaubert en el que se reflexiona, entre otros temas, sobre lo poliédrico que supone ser escritor con la misma energía y entusiasmo que lo supuso en el siglo XIX para él; en primer lugar y utilizando tres voces distintas (la del autor, la de Louie Collet y la de la biógrafa del novelista francés) se nos insiste en la idea de huir como escritores en la búsqueda de un estilo, pues cada tema tiene el suyo propio; esto oído hoy, puede parecer una contranorma, pero ya, de hecho, el autor establece normas de dudosa procedencia y extenuante pilarización de la escritura literaria como para que entendamos lo que supone de trabajo este incierto camino que es la literatura y su distancia respecto a Flaubert, al que no sólo diferencia con los narradores de hoy, la voluntad de abarcar desde la omnisciencia un mundo, sino el saber, a toro pasado, cómo los dioses o las musas jamás existieron y que sólo desde un ímprobo esfuerzo como el que el finado hizo, se encuentra hoy la voz necesaria desde la que apuntalar una visión de ese mundo.
La perspectiva desde la que se intenta reconstruir a Flaubert es a través de su loro, animal que se diferencia del resto en que se luce desde la vanidad de las palabras, ¿alguien da más?, el resto actuamos orgullosamente con tal de que no nos quiten nuestra pequeña parcela de existencia, pero la vanidad no siempre se da en nosotros, o quizás sí, pero disfrazada.
De lectura agradable e inteligente, Barnes opta desde un principio por mostrarnos a un Flaubert desde tres prismas: el novelista triunfador, el enfermo y apurado hombre y el llamado por Sartre, idiota de la familia, por su supuesta afición a la vida disipada en las reuniones sociales.
Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Afanoso respecto a la figura de la que se habla; también aficionado, en general, a la escritura y dispuesto a dejarse asesorar sabiendo que las únicas recetas posibles sólo llegan a lugares comunes.
Tipo de lectura: Plácida, agradable. Engancha.
Argumento: ¿Qué es ser escritor hoy? Barnes trata de responder a esta difícil pregunta desde un prisma perspectivista.
Personajes: Muy interesantes, en tanto en cuanto tratan de mutarse en voces.
¿Dónde puede leerse? En un aeropuerto, haciendo escala desde Londres a París.


jul 17 2010

Fuente Ovejuna

Artículo escrito por: Carmen Neke

Aunque parezca mentira, hubo un tiempo en el que la literatura tenía el poder de influir sobre la sociedad. En el que se discutía si la pluma era o no más poderosa que la espada. El teatro del Siglo de Oro fue una de las armas propagandísticas más importantes de la monarquía de la época para consolidar su incipiente poder absoluto con respecto a una nobleza que no se resignaba a perder tan fácilmente sus poderes y privilegios feudales. Y las gentes del pueblo no eran más que peones en una partida de ajedrez en la que estaba en juego el nuevo régimen político que tras su victoria iba a imperar en Europa hasta el siglo XX.

Hay estudiosos que han leído en Fuente Ovejuna la exaltación del pueblo que se levanta contra su opresor. Deben de ser estudiosos que no tienen los conocimientos más fundamentales de la historia de la época, porque lo que ocurre en Fuente Ovejuna dista mucho de ser una revolución popular. Se trata de una restauración monárquica del orden establecido que había sido roto por un noble que no sabía estar en su lugar. Porque cada estamento social tiene su lugar y su función, nos dice esta obra, y quien rompe este equilibrio merece ser castigado. Pero esta lección propagandística y moralizante la expresa Lope de Vega con una enorme sutileza y mano izquierda, digna de los mejores asesores de imagen de los políticos actuales.

Sin embargo, todo esto son consideraciones extraliterarias. Fuente Ovejuna es, ante todo, una obra de teatro extraordinaria, con la versificación tan efectiva que caracterizaba a Lope de Vega, la adecuación perfecta del tono y el lenguaje a los diferentes personajes, y una dosificación perfecta de emoción, suspense, intriga y humor. Una obra que merece ser leída, y aún más ver representada.

Calificación: Excelente.

Tipo de lector: Interesado en el teatro barroco y en la historia de España, y a quien no le importe tener que leer notas aclaratorias a pie de página para saber el significado de algunos términos utilizados.

Tipo de lectura: Se lee de un tirón, a pesar de las notas a pie de página.

Argumento: El Comendador se enfrenta a los Reyes Católicos en el plano superior y a los habitantes de su pueblo en el plano inferior. Tal ruptura de la armonía social no podrá quedar sin castigo.

Personajes: Nobles con y sin escrúpulos, plebeyos que defienden su orgullo de aldea, aldeanas de armas tomar.

¿Dónde puede leerse?: En alguna casa rural andaluza, a la hora de la siesta.


jul 16 2010

The Dalai Lamas Of Tibet

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El 17 de Marzo de 1959, el ejército rojo avanzó sobre Lhasa. Incumpliendo sus promesas, China consumaba la ocupación del Tíbet. Se terminaba de esta manera con una estirpe de reyes dioses como no había conocido antes la historia, porque los Grandes Lamas intervenían en la vida pública y en la privada, en lo político y en lo religioso, durante la vida y después de la muerte, en todas y cada una de las reencarnaciones posteriores y en las anteriores también, porque como escribió Hume –y lo cita Borges- “todos los argumentos que prueban la inmortalidad del alma, prueban también su preexistencia”.

La ocupación del Tíbet fue un acto de fuerza desproporcionado y un ataque al acervo común de la humanidad, además de una matanza de inocentes. Más de seis mil monasterios fueron destruidos y entre las nieves del Himalaya brillaron, inmensas, las hogueras alimentadas con los textos sagrados que habían permanecido ocultos durante centurias. Escoltado por guerreros Khamba, Tenzin Gyatso, decimocuarta reencarnación del Dalai Lama, de apenas veintidós años atravesaba los pasos de montaña camino del exilio.

En este libro, Thuben Samphel, periodista, titulado por la Universidad de Columbia, con la colaboración de Tendar, traductor del departamento de Información y Relaciones Internacionales de la Administración Central del Tíbet en Dharamsala, narra los sucesos de ese exilio y hace un repaso a la vida del Dalai Lama y a su labor en la actualidad. Traza también con concisión la historia de esta dinastía de reyes dioses y su papel en el mundo moderno.

El libro, con un prefacio de Su Santidad el Dalai Lama, tiene abundantes fotografías, muchas de ellas antiguas, que reflejan el esplendor de la corte de los Lamas e información imprescindible para acercarse al conocimiento de una de las instituciones religiosas más importantes del mundo, faro espiritual de una parte destacada de la humanidad.

En el momento en que se escriben estas líneas, el Panchen Lama, emanación del Buda de la Luz Infinita, reconocido a la edad de  seis años, permanece en paradero desconocido junto con toda su familia, secuestrado por el gobierno Chino. Es el prisionero político más joven del mundo.

Calificación: Interesante.

Tipo de lector: Interesados en el budismo y la historia tibetana y de las religiones.

Tipo de lectura: Sencilla. El libro está en inglés y desconozco si se ha traducido a otro idioma.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de viajes y quizás te lo puedan conseguir.


jul 15 2010

Anti kamasutra. Manual de uso para personas normales.

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Dicen por ahí que existe un “lobby Kamasutresco” que vela para que, pese a los 1500 años que tiene el Kamasutra, se matenga como El Libro, el único válido en materia de sexualidad, el Gran Hermano del sexo moderno. Dicen los del lobby que el que no conoce las sesenta y cuatro posturas que contiene el libro no tiene ni idea sobre lo que es sexo. Y es que lo que huele a oriente, a exótica sexual, desbanca todo lo demás.

Sin embargo, ha aparecido en el mercado el Anti Kamasutra. Manual de uso para personas normales escrito por Arthur de Pins y Maïa Mzaurette.  Escrito con un sentido del humor desternillante nos explica, paso a paso y acompañado de unas ilustraciones la mar de chulas, los inconvenientes de tener el libro escrito por Vatsyayana como manual de cabecera para tener relaciones sexuales placenteras.

Los autores de manera muy ingeniosa pretenden terminan con el mito del Kamasutra, relatándonos los riesgos, inconvenientes e inutilidad de las posturas que en él se contemplan. Por ejemplo, uno de los riesgos para la salud es la habitual “fractura de pene”, amén de arañazos, contusiones y distensiones varias al forzar hasta límites olímpicos para los que nuestros cuerpecitos serranos no están preparados. Dicen De Pins y Mzaurette que es de dominio público que la postura de la “unión suspendida” es una de las pruebas de ingreso en los GEO (Grupos Especiales Operativos) con la que se demuestra fuerza física y motivación, y que la postura de la “gamba” genera unas tortícolis tan espectacular que uno necesita tratamiento médico para recuperarse de un envite sexual

Dicen los autores del libro que de las 64 posturas que recoge el kamasutra sobran 59 pues son tres las que habitualmente practican los comunes de los mortales: la de la amazona, el misionero y el perrito. El resto, sólo sirven para hacer chistes tales como: “Por favor ¿No querrás que te coja la cabeza  por ahí abajo?”, relegando el famoso 69 a los preliminares y sin que pueda ser considerado una postura de ninguna clase.

Como dicen sus autores  de su libro, a modo de lema, “algún día habrá que matar al padre y quemar el kamasutra. Porque queremos disfrutar sin que nos pongan trabas. Porque los consejos preparatorios para el sexo son la mejor forma de no sentirse nunca, preparada”. En sus capítulos encontrarán, además, cómo la ciencia se ha cargado la idea romántica del amor al desvelarnos que cuando nos enamoramos o sentimos atraidos por otros sólo estamos ante un baile hormonal y poca cosa más.

En este libro, absolutamente divertido,  encontrarán una guía para que las personas normales (ni acróbatas, ni nobles, ni cortesanas), gente nada perfecta, mal depilada e incluso ocasionalmente embriagada disfruten de su sexualidad. Como dicen sus autores, este libro está pensado “para gente feliz, harta de que le expliquen cómo es su vida”. En él encontrarán, entre otras cosas,  la numerología en la sexualidad: Penes de 15 cm. que hacen el amor durante 5 minutos y 33 segundos en vaginas extensibles de 13 cm. de media, la historia de los gatillazos, de la necesidad de edulcorarnos visualmente y otras cositas chulas.

Un libro para morirse de la risa mientras se desmitifican las prácticas sexuales y nos las deja a la altura de lo que somos, tipos sencillitos, con barriguita, celulitis, agujetas, y esas cosas que pretenden tener una sexualidad divertida, cachonda incluso tierna, si así se tercia. Desmitificar para disfrutar.

Calificación: Libro de entretenimiento.

Tipo de lectura:  Facilona y muy divertida

Tipo de lector: Adulto normalito, de esos que andamos por la calle y no se ve en los anuncios de la tele.

Engancha: Del principio al final.

Argumento: Desmitificación del sexo.

Donde leerse: En cualquier sitio en el que pueda reírse sin molestar al vecino.

Donde adquirirlo: Tiendas “Natura”.


jul 15 2010

Los premios

Artículo escrito por: Carmen Neke

Es arriesgado repetir con los antiguos amores, sobre todo si se trata de un primer amor de juventud que dejó una profunda huella. Pero con Julio Cortázar se juega sobre seguro, cada relectura es una fiesta, un reencuentro en la cima del placer lector. Por pura casualidad descubrí que tenía Los premios perdido en mi biblioteca, en una edición totalmente impresentable (no sé qué pasó pero las páginas están todas arrugadas como si hubiera sido sumergido en un baño caliente). Pero ese mal estado del libro no impidió que hiciera una relectura compulsiva de él, admirada, emocional. Qué gran genio literario el de Cortázar, qué manera de crear personajes, recrear ambientes, organizar una situación absurda en la que coloca a sus caracteres para que hablen, se relacionen y vean cómo salir de ella. Poco pasa en el libro, y lo poco que pasa es bastante absurdo, pero ¿a quién le importa si mientras tanto los personajes mantienen unos diálogos que se leen casi sin respirar de lo hermosas que resultan esas frases?

Los personajes intelectuales son de una pedantería devastadora, las familias populares de la Boca hablan en un dialecto propio bien acorde a su vestimenta y conducta, que llena de espanto a las familias bienpensantes burguesas también presentes: toda la sociedad de Buenos Aires se halla representada a la perfección en este crucero, perfectamente identificable cada uno de los estamentos sociales por su conducta, su lenguaje, sus ideas. Pero ese es el planteamiento, después la novela avanza y como confiesa el propio Cortázar en la nota final:

El primer desconcertado he sido yo, porque empecé a escribir partiendo de la actitud central que me ha dictado otras cosas muy diferentes; después, para mi maravilla y gran diversión, la novela se cortó sola y tuve que seguirla, primer lector de episodios que jamás había pensado que ocurrirían a bordo de un barco de la Magenta Star.

Calificación: Delicioso.

Tipo de lector: Cualquiera.

Tipo de lectura: Ágil, amena, un Cortázar para todos los públicos. O casi, que los monólogos que se intercalan son aún más herméticos que las páginas más herméticas de Rayuela.

Argumento: Un grupo de habitantes de Buenos Aires gana como premio un crucero que no parece ir a ninguna parte. Unos se conforman, otros por suerte o por desgracia no.

Personajes: representan todos los estamentos sociales del Buenos Aires de la época, con una caracterización lingüística y de comportamiento que roza la perfección.

¿Dónde puede leerse? Lo ideal sería en un crucero, pero cualquier sitio vale.


jul 14 2010

Por el camino de Swan

Artículo escrito por: Augusto Prieto

A Marcel Proust le cuesta arrancar. Sus primeras páginas son una suma deslavazada de recuerdos de la infancia de un niño hipersensible, consentido y enfermizo. ¡Un coñazo de niño, vamos! Se entiende entonces a los que no soportan esta obra inmensa y a los que habiendo intentado su lectura se desinteresan de ella.

Pero pasada esta vaga introducción -sesenta y un páginas en la edición de Alianza para la biblioteca Proust, traducida por Pedro Salinas- se produce el milagro y lo hace en forma de magdalena. La célebre magdalena empapada de té, cuyo sabor desencadena tres mil setecientas treinta y ocho de las páginas más intensas y prodigiosas de la historia de la literatura. Una narración única si tenemos en cuenta la apariencia de que en ellas su autor no cuenta prácticamente nada.

Porque Marcel Proust considera que el hecho de que durante su infancia, los sábados se adelantase una hora el almuerzo por una razón tan banal como la de que la criada se tuviera que acercar al mercado de un pueblo vecino, podía haber sido núcleo apto para un ciclo legendario (sic). Parece que sobran los comentarios sobre lo que el autor es capaz de hacer con cualquier otra cosa.

A partir de ese momento cae un velo y podemos ver la red imperceptible de las neuronas del cerebro humano estableciendo contacto con chisporroteos de luz, entramos en los conductos desconocidos de la memoria y el recuerdo y pocos dejarán de sentirse impresionados ante un despliegue de certidumbres, de comparaciones desproporcionadas y de razonamientos subjetivos que saltan de lo personal a lo universal por la magia de la literatura.

La mayor parte de este primer libro de la saga –son siete- la dedica el escritor galo a plasmar de forma imborrable los recuerdos de su niñez manufacturados por el tiempo y recuperados por la voluntad autónoma e inconsciente de los sentidos. Continúa con la narración de los amores de Swann con Odette de Crézy cuya relación le permite establecer algunos de los temas claves de la novela, que crecerán en los libros posteriores: la hipocresía social, las apariencias, los celos, las formas del deseo.

Es revelador el último capítulo porque desarrolla algo que es decisivo para la exacta interpretación de lo escrito y esto es el poder evocador de los nombres de los lugares –que será también el de las personas- como hecho destacado en sí mismo a la manera de los cabalistas hebreos. La creación del lugar a partir de la pronunciación de su nombre.

Con estos tres ejes, Proust articula una obra profundamente psicoánalitica en donde se estudia cómo lo vivido contribuye a la creación de la personalidad y donde los objetos, las personas y los nombres tienen un poder taumatúrgico.

Este primer libro de la saga, es –y no por ser el primero- de capital importancia para emprender la lectura de la obra y el que escribe, aún prefiriendo el libro tercero, El Mundo de Guermantes, entiende como correcto que si alguien ha de leer solo uno de los libros para entender el mundo proustiano debe de elegir este.

No debemos omitir que Francisca, la criada, acude los sábados al mercado de Roussainville-le-Pin; La capacidad para leer esta obra en su idioma original –aún cuando se precise compararla con una traducción- es un regalo añadido para el lector.

Calificación: Obra maestra incontestable.

Tipo de lector: Afanoso

Tipo de lectura: Ardua hasta que se coge el tono.

Argumento: Aparentemente débil.

Personajes: De una intensidad demoledora.

¿Dónde puede leerse?: La cama parece el lugar ideal para entender la personalidad de la tía Leoncia, el punto de vista. Porque la cama como objeto mueble es decisiva a lo largo de la novela y lo fue para el escritor en vida.

¿Dónde encontrarlo?: En cualquier parte. En las mejores librerías siempre existe un ejemplar.


jul 13 2010

Pendiente

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Nunca he comprendido muy bien porqué el relato breve no se considera del mismo modo que la novela. Es tradicional que se valore mucho mejor una novela mediocre que un buen libro de relatos.

Pendiente de Recaredo Veredas en un buen libro de relatos. El autor con una elegancia al escribir exquisita y un dominio del lenguaje más que notable consigue un libro de relatos que parece un libro de relatos. Esto, que puede parecer una afirmación sin importancia, es una de las mejores cosas que se pueden decir de este tipo de publicaciones. Y es que el relato es lo que es. Deberían mostrarnos ese momento en que el mundo cambia, el personaje se modifica o el narrador sufre un cambio sustancial por lo que ocurre. No se dibuja un mundo que haya que explicar puesto que eso es cosa de novelas. En el relato breve no puede faltar ni sobrar una sola palabra. La concisión al narrar, el dominio del lenguaje para decir lo que sea preciso del único modo que puede decirse o la creación de personajes evitando retóricas absurdas y maquilladoras son algunas de las características del cuento. Técnicamente las diferencias, por tanto, son muchas e importantes con respecto a la novela. Pero sería muy largo de contar.

El caso es que los relatos de este libro lo son. La técnica que utiliza el autor la que debe ser. El hilo conductor es visible y hace coherente el conjunto de la obra. No son relatos construidos para hacer que os finales se llenen de fuegos de artificio porque no es necesario. Es un buen libro de relatos. Es literatura. Y, todo esto, no es poco tal y como está el patio.

Sólo una pequeña pega. Uno de los cuentos, “Interludio”, que parece estar colocado en el centro del libro para que el lector se tome un respiro ante la intensidad narrativa del resto de la obra, se queda muy a mitad de camino. Es un chiste bien contado y no aporta gran cosa al conjunto. Pero esto es algo menor puesto que se recibe mucho más, mucho, del resto que lo que este “Interludio” roba.

Prologa el libro Manuel Rico, poeta y crítico literario. Editorial Dilema fue la responsable de su edición. Una pena que en el momento de su publicación y, a pesar de las críticas excelentes que acumuló, pasase desapercibido para el gran público.

Aún tienen una oportunidad para leer un buen libro.


jul 13 2010

Cuando l@s niñ@s no vienen de París

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Tenemos tendencia a pensar que la cosas de la vida se suceden con naturalidad, siguiendo el impulso natural, que todo llega. Nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos.  Pues bien, estas cuatro fases no siempre se suceden de una manera natural. No, al menos dos de ellas. De hecho puede que no lleguen a producirse, me refiero a creer y reproducirse. Ya saben, no todos crecemos (algunos se quedan por el camino antes de hora ) y no todos se reproducen de forma natural. Lo único cierto es nuestro nacimiento y nuestra muerte.
Frente a la eventual  imposibilidad natural de la reproducción biológica,  las personas han buscado distintas maneras para aumentar la familia. Uno de estos caminos  es la adopción nacional o internacional. Al respecto se ha escrito mucho, sobre todo en las revistas del colorín, con motivo de las adopciones de famosos de medio pelo y de pelo entero. Pero la adopción es un mundo complejo que no se limita a pasear de la mano a un negrito etíope muy gracioso, a un rubito de ojos de acero o a una chinita con coletas. La adopción implica toda una serie de cuestiones complejísimas, de reformulación de la paternidad y la maternidad que no todo el mundo tiene claro. La adopción, es bidireccional, padres- hijos, hijos-padres, con la especialidad que  los adultos quieren y buscan esa relación y el menor, que ahí lo tenemos, no quiere ni busca nada.  Por eso, los adultos tienen que tener claro, muy claro,  hacia dónde van y lo que van a encontrar por el camino (que no van a ser rosas precisamente).

El libro de Margarita Muñiz Aguilar, que muy acertadamente tituló Cuando l@s niñ@s no vienen de París, es una guía de recursos sobre cómo afrontar la post-adopción, esta difícil etapa que llega cuando  ese niño que durante años ha estado en la mente de sus padres llega físicamente a sus hogares y pasa a ser un miembro de la familia. Unos niños que, en la mayoría de casos (todos, en realidad) traen una mochila rellena de historias de abandono en la espalda y de desconocimiento de su propio origen.

Margarita Muñiz deja muy claro que  las familias biológicas y las adoptivas comparten aspectos esenciales en cuanto a la crianza. Pero a las comunes dificultades que ambos tipos de familias tienen hay que añadirles cuestiones tan importantes como el hecho que esos menores que, como decían, tienen un pasado anterior a la aparición de sus padres adoptivos. Traen consigo una carga emocional, unos miedos y un desamparo, que no se encuentran en los hijos biológicos. Por su parte, los padres también deben enfrentarse a las expectativas creadas y a la necesidad de “ganarse el cariño” de ese niño que ya es de su familia.
Con este manual, la autora, logopeda de profesión y madre adoptante,  trata de ofrecer, desde el conocimiento de las necesidades del niño adoptado,  tanto a familias como a profesionales, un espacio de reflexión y orientación sobre diversas cuestiones que afectan a la parentalidad adoptiva. Entre ellas: “¿Qué traen nuestros hij@s en su “mochila”? ¿Cómo afecta la calidad y duración del período de institucionalización en el establecimiento de un vínculo seguro? ¿Existe la depresión post-adopción? ¿Somos una familia con un miembro de otra etnia o una familia multiétnica? ¿Cuáles son los retos y los logros de la monoparentalidad adoptiva? ¿Qué piensan nuestros hijos de la adopción? ¿Hay diferencias entre cómo se perciben a sí mismos y cómo los perciben los demás?

Un buen libro que puede ayudar en el peregrinar del complejo mundo de las adopciones internacionales que van más allá de la foto en una revista.