Biblia Vulgata Latina

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El 20 de diciembre de 1792, el tribunal de la Inquisición tolera, por fin, las versiones de las Sagradas Escrituras en lengua vulgar que habían sido prohibidas por el concilio de Trento. Las ediciones estaban condicionadas a rigurosas anotaciones y explicaciones conforme a los dogmas de la Iglesia Católica.
La primera edición de ésta ”Biblia Vulgata Latina traducida en español y anotada conforme al sentido de los Santos Padres”, considerada por Palau magnífica y cuya corrección elogia, salió de la imprenta de José Tomás y de Orga, en Valencia, entre 1791 y 1793.
El acceso a los textos en español supuso para los lectores una importante revolución en el pensamiento y la interpretación de los testamentos que habían estado restringidos hasta entonces a los eruditos que los manejaban a su conveniencia.
Son diez volúmenes en gran folio, de los que los primeros ocho corresponden al Antiguo Testamento y no está ilustrada, con la salvedad de las portadas de cada uno de los tomos que representan alegorías. Fue anotada por el padre Felipe Scio de san Miguel, preceptor del príncipe, bajo los auspicios de Carlos IV.
Es interesante pieza de coleccionista e importante para el estudio de las variaciones en la interpretación de los textos y en las traducciones posteriores.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Interesados en culebrones.
Tipo de lectura: Variable
Argumento: Las hazañas de un dios mezquino y vengativo contra el pueblo elegido por él, que hace lo que puede por merecer la cólera divina, todo hay que decirlo; con una suite de la vida de su supuesto hijo contada desde cuatro puntos de vista y una traca final a cargo de Juan.
Personajes: Hay de todo. Ente los favoritos, Eva la culpable, Noé y sus animales, Ezequiel y los carros de fuego, Dalila (no, Dalida no, Dalila), Abraham no mates a tu hijo, Faraón, Salomé y sus siete velos y la gran prostituta de Babilonia.
¿Dónde puede leerse?: En uno de los resorts del Mar Muerto (el Rojo vale también).
¿Dónde encontrarlo?: Esta edición en anticuarios y subastas.


Comentarios cerrados.