jul 20 2010

Biblia Vulgata Latina

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El 20 de diciembre de 1792, el tribunal de la Inquisición tolera, por fin, las versiones de las Sagradas Escrituras en lengua vulgar que habían sido prohibidas por el concilio de Trento. Las ediciones estaban condicionadas a rigurosas anotaciones y explicaciones conforme a los dogmas de la Iglesia Católica.
La primera edición de ésta ”Biblia Vulgata Latina traducida en español y anotada conforme al sentido de los Santos Padres”, considerada por Palau magnífica y cuya corrección elogia, salió de la imprenta de José Tomás y de Orga, en Valencia, entre 1791 y 1793.
El acceso a los textos en español supuso para los lectores una importante revolución en el pensamiento y la interpretación de los testamentos que habían estado restringidos hasta entonces a los eruditos que los manejaban a su conveniencia.
Son diez volúmenes en gran folio, de los que los primeros ocho corresponden al Antiguo Testamento y no está ilustrada, con la salvedad de las portadas de cada uno de los tomos que representan alegorías. Fue anotada por el padre Felipe Scio de san Miguel, preceptor del príncipe, bajo los auspicios de Carlos IV.
Es interesante pieza de coleccionista e importante para el estudio de las variaciones en la interpretación de los textos y en las traducciones posteriores.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Interesados en culebrones.
Tipo de lectura: Variable
Argumento: Las hazañas de un dios mezquino y vengativo contra el pueblo elegido por él, que hace lo que puede por merecer la cólera divina, todo hay que decirlo; con una suite de la vida de su supuesto hijo contada desde cuatro puntos de vista y una traca final a cargo de Juan.
Personajes: Hay de todo. Ente los favoritos, Eva la culpable, Noé y sus animales, Ezequiel y los carros de fuego, Dalila (no, Dalida no, Dalila), Abraham no mates a tu hijo, Faraón, Salomé y sus siete velos y la gran prostituta de Babilonia.
¿Dónde puede leerse?: En uno de los resorts del Mar Muerto (el Rojo vale también).
¿Dónde encontrarlo?: Esta edición en anticuarios y subastas.


jul 20 2010

La soledad de los moribundos

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

La muerte es uno de los pocos hechos ciertos que sabemos se va a producir indefectiblemente. Los seres humanos somos finitos. Sin embargo, pese a ser así, en nuestra sociedad, la del siglo XXI, aún es difícil que el tema de la muerte sea entendido o tratado con normalidad. Porque lo que nos desconcierta, nos da miedo y no controlamos, solemos apartarlo. Si no se habla de ello es como si no existiera. Imagino que por este mismo motivo, las personas que se encuentran cerca de la muerte se sienten más solas que nunca. La muerte nos asusta, nos desconcierta y no la controlamos.

En relación al tema de la muerte, Norbert Elias (médico y filósofo) escribió un ensayo titulado La soledad de los moribundos. La historia personal de Elias, judio de origen aleman, que no consiguió convencer a sus padres para que salieran de Alemania cuando ya era evidente que la catastrofe nazi se acercaba, le marcó de por vida. Su padre falleció en el año 1940  y, posteriormente, su madre, en Auschwiz. El dolor personal, le llevó a abandonar toda labor intelectual (era un consagrado sociólogo) y buscó “escupir” la rabia dedicándose al boxeo. Durante más de diez años no escribió ni una línea. Sólo cuando empezó a psicoanalizarse y se formó como terapeuta recobró la tranquilidad y retornó a sus actividades académicas.

En el libro, Elias relata como el sistema médico, en general, y las personas, en particular, tenemos tendencia a generar grandes abismos entre los enfermos terminales y el resto de personas, familiares, médicos, etc. Explica Elias que uno de los motivos de dicho alejamiento podría ser la falta de costumbre de las personas a frecuentar sus propios rincones internos, sus miedos. Ello, aún no siendo de manera consciente, provoca dolorosos distanciamientos entre el que sabe próxima su muerte y el resto de personas que le rodean.

Es cierto que este libro tiene ya algunos años (fue escrito a principios de los años 80), pero no se puede negar que algunas de las cuestiones que se plantea el autor siguen vigentes hoy en día. En La soledad de los moribundos, Norbert Elias no da solución alguna a la situación o sensación de abandono que  las personas que se encuentran próximas a morir pueden llegar a sentir, sino que nos ofrece distintos elementos para reflexionar, exponiendo diversas experiencias vividas directamente por el autor, que permiten al lector pensar, plantearse los comportamientos que tenemos los humanos frente al hecho de la muerte.

La primera premisa que nos plantea el ensayo es que sólo para los humanos es un problema morir, pero no lo es para los animales.

“En la actualidad —escribe Elias—, las personas allegadas o vinculadas con los moribundos se ven muchas veces imposibilitadas de ofrecerles apoyo y consuelo mostrándoles su ternura y su afecto. Les resulta difícil cogerles la mano o acariciarlos a fin de hacerles sentir una sensación de cobijo y de que siguen perteneciendo al mundo de los vivos. El excesivo tabú que la civilización impone a la expresión de sentimientos espontáneos les ata muchas veces manos y lengua”. Esto, es una realidad.

Calificación: Ensayo sobre la soledad de las personas que están a punto de morir.

Tipo de lector: Cualquiera a quien no le dé mal rollo leer sobre la muerte.

Tipo de lectura: Sencilla.

Argumento: La soledad de los que mueren.

¿Dónde leerse?: Sentados en nuestra butaca favorita para poder leer entendiendo.

¿Dónde adquirirse?: En su librería habitual pues se ha reeditado en los últimos meses.