jul 15 2010

Anti kamasutra. Manual de uso para personas normales.

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Dicen por ahí que existe un “lobby Kamasutresco” que vela para que, pese a los 1500 años que tiene el Kamasutra, se matenga como El Libro, el único válido en materia de sexualidad, el Gran Hermano del sexo moderno. Dicen los del lobby que el que no conoce las sesenta y cuatro posturas que contiene el libro no tiene ni idea sobre lo que es sexo. Y es que lo que huele a oriente, a exótica sexual, desbanca todo lo demás.

Sin embargo, ha aparecido en el mercado el Anti Kamasutra. Manual de uso para personas normales escrito por Arthur de Pins y Maïa Mzaurette.  Escrito con un sentido del humor desternillante nos explica, paso a paso y acompañado de unas ilustraciones la mar de chulas, los inconvenientes de tener el libro escrito por Vatsyayana como manual de cabecera para tener relaciones sexuales placenteras.

Los autores de manera muy ingeniosa pretenden terminan con el mito del Kamasutra, relatándonos los riesgos, inconvenientes e inutilidad de las posturas que en él se contemplan. Por ejemplo, uno de los riesgos para la salud es la habitual “fractura de pene”, amén de arañazos, contusiones y distensiones varias al forzar hasta límites olímpicos para los que nuestros cuerpecitos serranos no están preparados. Dicen De Pins y Mzaurette que es de dominio público que la postura de la “unión suspendida” es una de las pruebas de ingreso en los GEO (Grupos Especiales Operativos) con la que se demuestra fuerza física y motivación, y que la postura de la “gamba” genera unas tortícolis tan espectacular que uno necesita tratamiento médico para recuperarse de un envite sexual

Dicen los autores del libro que de las 64 posturas que recoge el kamasutra sobran 59 pues son tres las que habitualmente practican los comunes de los mortales: la de la amazona, el misionero y el perrito. El resto, sólo sirven para hacer chistes tales como: “Por favor ¿No querrás que te coja la cabeza  por ahí abajo?”, relegando el famoso 69 a los preliminares y sin que pueda ser considerado una postura de ninguna clase.

Como dicen sus autores  de su libro, a modo de lema, “algún día habrá que matar al padre y quemar el kamasutra. Porque queremos disfrutar sin que nos pongan trabas. Porque los consejos preparatorios para el sexo son la mejor forma de no sentirse nunca, preparada”. En sus capítulos encontrarán, además, cómo la ciencia se ha cargado la idea romántica del amor al desvelarnos que cuando nos enamoramos o sentimos atraidos por otros sólo estamos ante un baile hormonal y poca cosa más.

En este libro, absolutamente divertido,  encontrarán una guía para que las personas normales (ni acróbatas, ni nobles, ni cortesanas), gente nada perfecta, mal depilada e incluso ocasionalmente embriagada disfruten de su sexualidad. Como dicen sus autores, este libro está pensado “para gente feliz, harta de que le expliquen cómo es su vida”. En él encontrarán, entre otras cosas,  la numerología en la sexualidad: Penes de 15 cm. que hacen el amor durante 5 minutos y 33 segundos en vaginas extensibles de 13 cm. de media, la historia de los gatillazos, de la necesidad de edulcorarnos visualmente y otras cositas chulas.

Un libro para morirse de la risa mientras se desmitifican las prácticas sexuales y nos las deja a la altura de lo que somos, tipos sencillitos, con barriguita, celulitis, agujetas, y esas cosas que pretenden tener una sexualidad divertida, cachonda incluso tierna, si así se tercia. Desmitificar para disfrutar.

Calificación: Libro de entretenimiento.

Tipo de lectura:  Facilona y muy divertida

Tipo de lector: Adulto normalito, de esos que andamos por la calle y no se ve en los anuncios de la tele.

Engancha: Del principio al final.

Argumento: Desmitificación del sexo.

Donde leerse: En cualquier sitio en el que pueda reírse sin molestar al vecino.

Donde adquirirlo: Tiendas “Natura”.


jul 15 2010

Los premios

Artículo escrito por: Carmen Neke

Es arriesgado repetir con los antiguos amores, sobre todo si se trata de un primer amor de juventud que dejó una profunda huella. Pero con Julio Cortázar se juega sobre seguro, cada relectura es una fiesta, un reencuentro en la cima del placer lector. Por pura casualidad descubrí que tenía Los premios perdido en mi biblioteca, en una edición totalmente impresentable (no sé qué pasó pero las páginas están todas arrugadas como si hubiera sido sumergido en un baño caliente). Pero ese mal estado del libro no impidió que hiciera una relectura compulsiva de él, admirada, emocional. Qué gran genio literario el de Cortázar, qué manera de crear personajes, recrear ambientes, organizar una situación absurda en la que coloca a sus caracteres para que hablen, se relacionen y vean cómo salir de ella. Poco pasa en el libro, y lo poco que pasa es bastante absurdo, pero ¿a quién le importa si mientras tanto los personajes mantienen unos diálogos que se leen casi sin respirar de lo hermosas que resultan esas frases?

Los personajes intelectuales son de una pedantería devastadora, las familias populares de la Boca hablan en un dialecto propio bien acorde a su vestimenta y conducta, que llena de espanto a las familias bienpensantes burguesas también presentes: toda la sociedad de Buenos Aires se halla representada a la perfección en este crucero, perfectamente identificable cada uno de los estamentos sociales por su conducta, su lenguaje, sus ideas. Pero ese es el planteamiento, después la novela avanza y como confiesa el propio Cortázar en la nota final:

El primer desconcertado he sido yo, porque empecé a escribir partiendo de la actitud central que me ha dictado otras cosas muy diferentes; después, para mi maravilla y gran diversión, la novela se cortó sola y tuve que seguirla, primer lector de episodios que jamás había pensado que ocurrirían a bordo de un barco de la Magenta Star.

Calificación: Delicioso.

Tipo de lector: Cualquiera.

Tipo de lectura: Ágil, amena, un Cortázar para todos los públicos. O casi, que los monólogos que se intercalan son aún más herméticos que las páginas más herméticas de Rayuela.

Argumento: Un grupo de habitantes de Buenos Aires gana como premio un crucero que no parece ir a ninguna parte. Unos se conforman, otros por suerte o por desgracia no.

Personajes: representan todos los estamentos sociales del Buenos Aires de la época, con una caracterización lingüística y de comportamiento que roza la perfección.

¿Dónde puede leerse? Lo ideal sería en un crucero, pero cualquier sitio vale.