La casa verde

Artículo escrito por: Carmen Neke

La casa verde de Mario Vargas Llosa es una novela global, que crea su propio universo a partir de la realidad geográfica de Perú: el desierto, la montaña, la selva, la costa. En este universo, los personajes van a ser arquetipos del sector social que representan: militares, monjas, indios, cholos, blancos). La novela se desarrolla en varios entornos diferentes que se van alternando en la narración, y también en diferentes espacios temporales. En la parte Uno todavía los personajes y las situaciones se presentan de manera independiente, pero a partir de la parte Dos se va viendo mejor cómo se interrelacionan entre sí. También se va aclarando la temporalidad, pues se nos presentan mezclados los sucesos de diferentes épocas, y al principio es difícil establecer la cronología exacta de los hechos.

En los diálogos aplica Vargas Llosa una técnica muy suya de ir alternando los diálogos presentes y pasados sin preámbulo alguno, los protagonistas de los sucesos de los que se habla en los diálogos intervienen de manera directa. El contraste entre las descripciones pausadas y quasi míticas de unos fragmentos con los diálogos ultradirectos de otros es enorme, pero la diferencia de estilos también es una gran ayuda para el lector, que de esa manera se va ubicando con relativa facilidad en los diferentes entornos de la historia, cada uno presentado con un estilo muy particular y propio.

Los personajes, a su vez, se van haciendo cada vez más entrañables a medida que avanza la novela. Sobre todo los personajes femeninos, esas mujeres que Vargas Llosa sabe crear con tanta maestría, tan femeninas y al mismo tiempo dotadas de una enorme fortaleza de carácter y poder de decisión, lo que les permite sobrevivir en un mundo masculino y enormemente hostil hacia ellas. Estos personajes femeninos (especialmente Lalita y Bonifacia) son la clave y el hilo conductor de todo el relato. Mujeres compradas y vendidas, que pasan de mano en mano y cuyo destino va siendo marcado por los hombres que les tocan en suerte. Pero que al mismo tiempo no son ni mucho menos víctimas: saben sobrevivir mucho mejor que los hombres en el mundo hostil y salvaje de los diferente entornos naturaleza (el desierto, la selva, el río) y van a terminar como triunfadoras morales de la historia, aunque el destino les haya deparado tan poca fortuna. Los personajes masculinos, en cambio, van sufriendo un proceso de degeneración a lo largo de la novela, y al final se descubre que su orgullo no era más que bravuconería, sus grandes planes sueños irrealizables, y ante la adversidad se vienen abajo por completo.

Una novela espléndida, que si en una primera lectura apasiona y asombra, en una segunda lectura va a revelar toda su potencia narrativa y de evocación de ambientes.

Calificación: Obra maestra incuestionable.

Tipo de lector: Con tablas y paciencia.

Tipo de lectura: Para lectores exigentes y experimentados.

Argumento: El presente y el pasado se mezclan en el marco de una Naturaleza indomable donde van a pasar muchas cosas hermosas y terribles, en el tránsito de un pasado mítico a la cruda modernidad.

Personajes: Todos los tipos humanos que se movían en los entornos naturales del Perú, intentando sobrevivir a pesar de todo.

¿Dónde puede leerse? Junto a un río, cerca de la selva o en medio del desierto. O simplemente en el salón de casa.


Comentarios cerrados.