Lisístrata

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El acto grotesco de las mujeres de Atenas que deciden cerrar sus piernas y abstenerse de complacer a sus maridos para parar la guerra con Esparta, es utilizado por el griego Aristófanes, considerado como el mejor poeta cómico de la época clásica, como pretexto para provocar la farsa lasciva e irreverente, pero encierra una crítica social y moral de una profundidad devastadora.

Aristófanes era un autor populista, que se manejaba con lo grosero, lo chabacano, lo escatológico, lo cual le hacía muy atractivo y muy cercano a las clases más populares que asistían a los teatros. No por ello dejó de cultivar un firme mensaje social. Su sentido del humor es cercano pero extraño y siempre son difíciles de modular en una traducción los equivalentes semánticos al contexto y al momento histórico. Lisístrata está construida sobre una estructura definida, que el dramaturgo utiliza con gran flexibilidad y donde el prólogo da paso a las entradas del coro y a las partes de debate formal entre los bandos, hombres y mujeres. Alternó el verso y las partes cantadas.

Es una comedia muy actual, cuyo mensaje pacifista continúa vigente. Su autor adquirió fama en vida de asocial y desarraigado, gustaba de ir descalzo y renunciaba a ser remunerado, su sociedad era una ciudad-estado rica, inquietada por las guerras del Peloponeso y a punto de precipitarse en la decadencia. Se agotaba el siglo quinto antes del nacimiento del Cristo.

Es quizás, la primera obra feminista que gestó la mente humana y por ello es moderna y transgresora.

Calificación: Buena.

Tipo de lector: Cualquiera.

Tipo de lectura: Muy variable según la versión. Una de las mejores la de Gredos.

Argumento: Muy teatral y divertido.

Personajes: Fuertes.

¿Dónde puede leerse?: En casa.

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual, con los clásicos grecolatinos.


Comentarios cerrados.