Ellas matan mejor

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Quien crea que matar a alguien del sexo contrario es patrimonio de los varones, debería echar un vistazo al libro Ellas matan mejor, escrito por el periodista Francisco Pérez-Abellán, que recoge cincuenta crímenes cometidos por mujeres de muy distinto estatus social y formación.

El libro no pasa de ser una recopilación de algunos asesinatos que conmocionaron la opinión pública en algún momento, durante el pasado siglo XX. En el libro se hace una clasificación de las asesinas en función del móvil que llevaron a esas mujeres a matar: Las ambiciosas/codiciosas, las enamoradas, las envenenadoras, las aterrorizadas/acosadas, las extraviadas/enajenadas.

El libro recoge lo curioso o morboso que estos asesinatos pudieron tener en su momento. Comienza con un prólogo escrito por el autor donde, contraviniendo los más elementales principios de coherencia y de creer en el trabajo de uno mismo, parece disculparse por estar escribiendo un libro en el que se pone de manifiesto que las mujeres, no sólo matan, sino que cuando lo hacen, lo hacen incluso mejor que los hombres. Y es que el periodista, en este punto del libro, se la coge con papel de fumar,  pues para colocar su libro entre los lectores, sin que se le tache de machista, siente la necesidad de dejar claro que detesta la llamada violencia machista y decir, cuando no hace falta, que en ocasiones las mujeres matan para liberarse del yugo del que la maltrata. Este alegato está de más porque creo que nada tiene que ver con el contenido del libro. Sólo por eso deberíamos dar carpetazo y cerrar el libro. Necesitar justificación por lo que se escribe me parece muy lamentable. Sin embargo, lo cierto es que el libro es curioso, así que siempre podemos optar por saltarnos el prólogo patético del autor y entrar en materia.

Entrados en harina, el libro relata cómo lo asesinatos cometidos por los varones acostumbran a ser brutales y salvajes  mientras que los cometidos por mujeres son más astutos, llegando a afirmar que las mujeres, las asesinas, tiene  un talento especial para el crimen.

En esta recopilación de asesinas encontrarán la historia de Sara Díez Rivas, la diabólica de Avilés (1982), una mujer casada con un italiano con el que tenía dos hijos, que consiguió convencer a sus dos amantes (el pichón y el guapo) para eliminar a su marido acaudalado. Entre los tres lo mataron y lo hicieron desaparecer. Transcurrido un año de la desaparición del italiano, la Guardia Civil encontró sus restos en un pozo al que tuvieron que acceder con equipos especiales. Fueron detenidos cuando “el guapo” delató al resto, si bien “el pichón” antes de su detención ya acostumbraba a fanfarronear de la muerte del italiano.

Podrán encontrar también la historia de María Victoria Alonso, asesina de niñas (1964).Como el propio autor narra, una madre puede llegar a ser el peor enemigo de los niños, cuando una mente perturbada, combate el reiterado nacimiento de niñas en su matrimonio con el asesinato de las mismas. La perfección en sus asesinatos habría hecho que, en condiciones normales, jamás se descubriera la verdad.

Tienen 48 historias más. Si se animan ahí las tienen.

 Calificación: Morboso

Tipo de lector: Uno curioso

Tipo de lectura: Facilona

Argumento: El relato de la historia de 50 asesinas.

Donde leerse: Atrincherados en su casa, o lejos de ella según esté la cosa.

Donde adquirirse: En cualquier librería.


Comentarios cerrados.