Último bus a Woodstock

Artículo escrito por: Carmen Neke

Último bus a Woodstock fue la novela con la que Colin Dexter estrenó en 1975 el personaje que habría de convertirse para muchos aficionados al género en la quintaesencia del detective británico: el inspector Morse (“solamente Morse”, como él mismo suele decir). Un personaje desprovisto de atractivo físico y poseedor de un carácter cínico y huraño , un ser solitario que solamente se relaciona con las muchas cervezas y whiskies que ingiere a lo largo del caso, en su mayoría pagadas por su fiel y sufridor subordinado, el sargento Lewis. Este sargento tendrá que aguantar toda la carga de sarcasmo y erudición de su jefe y llevará a cabo todas las tareas necesarias del trabajo policial mientras que Morse se dedica a pensar al son de la música de Wagner. Cuando no está pensando, Morse irá expresando su opinión, muy políticamente incorrecta, sobre la liberación femenina, los chicos melenudos, el nivel educativo de la población en general y todos los problemas que afectan a la ciudad de Oxford, donde transcurre la acción.

¿Qué tiene un personaje tan desagradable que ofrecer al lector? Mucho, realmente. Una trama detectivesca muy bien trabajada, inteligente y sin soluciones fáciles pero al mismo tiempo plausible. Un delicioso humor negro muy británico. Citas eruditas y literarias, fragmentos musicales, pistas de crucigramas que se dejan sin resolver para que el lector encuentre (o no) la respuesta. El contraste entre el erudito y pedante Morse y el sencillo Lewis, buena persona pero hasta un límite, que como don Quijote y Sancho se irán influyendo mutuamente a lo largo de la serie de novelas llegando a adquirir, como pasa en los mejores matrimonios, una compenetración silenciosa y una estima mutua que siempre se negarán a admitir.

Último bus a Woodstock no es la mejor novela de la serie, pero es la primera. Recomiendo leerlas en orden cronológico, porque los personajes van a ir evolucionando en una línea temporal que llevará hasta el último libro, que será el último de verdad. Una serie de novelas con un principio y un final, y de las cuales, sin desmerecer en nada a las anteriores, la última es la mejor. No se las pierda.

Calificación: Estupendo.

Tipo de lector: Amante de las novelas británicas de detectives en las que la trama es más importante que el sensacionalismo.

Tipo de lectura: Muy gratificante.

Engancha desde el principio.

Argumento: La ciudad de Oxford, la universidad y sus profesores y alumnos, la gente que vive en la ciudad y los turistas, las cosas que pasan con tanta gente diferente viviendo en el mismo sitio.

Personajes: Muy verídicos, trazados con fina ironía en algunos casos y con gran sensibilidad en otros.

¿Dónde puede leerse? Lectura vacacional perfecta.


Comentarios cerrados.